LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Banda sonora de "Harry Potter y el cáliz de fuego" (Patrick Doyle)
BSO

Libro de "Harry Potter y el cáliz de fuego" (J.K. Rowling)
LIBRO

Videojuego de "Harry Potter y el cáliz de fuego" para PS2
VIDEOJUEGO
 

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


HARRY POTTER Y EL CÁLIZ DE FUEGO
(Harry Potter and the goblet of fire)


Dirección: Mike Newell.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 157 min.
Género: Aventuras, fantasía.
Interpretación: Daniel Radcliffe (Harry Potter), Rupert Grint (Ron Weasley), Emma Watson (Hermione Granger), Tom Felton (Draco Malfoy), Stanislav Ianevski (Viktor Krum), Katie Leung (Cho Chang), Matthew Lewis (Neville Longbottom), Robert Pattinson (Cedric Diggory), Clémence Poésy (Fleur Delacour), Robbie Coltrane (Rubeus Hagrid), Ralph Fiennes (Lord Voldemort), Michael Gambon (Albus Dumbledore), Brendan Gleeson (Alastor "Ojoloco" Moody), Jason Isaacs (Lucius Malfoy), Gary Oldman (Sirius Black), Alan Rickman (Profesor Snape), Dame Maggie Smith (Profesora McGonagall), Timothy Spall (Peter Pettigrew), Miranda Richardson (Rita Skeeter).
Guión: Steve Kloves; basado en la novela de J.K. Rowling.
Producción: David Heyman.
Música: Patrick Doyle. Temas de Harry Potter por John Williams
Fotografía:
Roger Pratt.
Montaje: Mick Audsley.
Diseño de producción: Stuart Craig.
Vestuario: Jany Temime.
Estreno en USA: 18 Noviembre 2005.
Estreno en España: 25 Noviembre 2005.

CRÍTICA por Tònia Pallejà

La magia de la adolescencia

  Aunque nunca han llegado a interesarme las novelas de J. K. Rowling y me mantengo ajena a la pottermanía, he disfrutado bas-tante con las divertidas adaptaciones cinematográficas de esta sa-ga que, después de una primera entrega algo tibia, ha ido ganando progresivamente en atractivo, siendo, a mi juicio, la tercera parte, ti-tulada “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, el mejor largome-traje de la serie hasta el momento. Tras las aportaciones consecu-tivas de Chris Columbus y Alfonso Cuarón como directores, el vete-rano Mike Newell toma ahora las riendas de esta cuarta produc-ción, ofreciéndonos una entretenida y decorosa continuación, que no empaña los méritos acumulados por sus colegas, pero que en determinados aspectos se sitúa por debajo de sus predecesoras.

  “Harry Potter y el cáliz de fuego” pro-longa con acierto el registro siniestro y oscuro que dominaba los anteriores episodios, jugando todavía más, si ca-be, con ingredientes propios del terror que probablemente sobrecogerán a los más pequeños, y se adapta al crecimiento de sus jóvenes protago-nistas introduciendo, como destacada novedad, algunos temas más adultos, como son las inseguridades y desve-los sentimentales propios de la ado-lescencia, así como los afectos y en-fados que acompañan su amistad, quedando en este caso prácticamente arrinconadas las lecciones en las aulas en favor de las lecciones de la vida y la puesta en práctica de sus conocimientos a través de arriesgadas pruebas e inesperadas afrentas. Sin descubrir más de la cuenta, el argumento sigue varias subtramas relacionadas que se centran en un competitivo torneo que enfrenta a cuatro represen-tantes de las más destacadas escuelas de magia en Hogwarts; en los temibles preparativos que anuncian el regreso del maligno Lord Voldemort; y en las cuitas románticas que sacuden a Harry, Her-mione, Ron y compañía ante la celebración del baile de Navidad.

 

  No cabe duda de que condensar las casi 700 páginas del material original en apenas dos horas y media de me-traje ha supuesto una ardua tarea pa-ra Steven Kloves, cuya experiencia, al margen de proyectos como “Los fa-bulosos Baker Boys” o “Jóvenes pro-digiosos”, se ha ido consolidando casi en paralelo a las sucesivas adaptacio-nes de Harry Potter. Es imposible no darse cuenta de los equilibrios a que se habrá visto obligado este guionista para contentar a los lectores que de-mandaban una reproducción fiel de semejante cantidad de pasajes, apor-tando al mismo tiempo algunas ideas propias y conjugándolas con una narración consistente y fluida acorde con las exigencias co-merciales.  Y, como sucede muy a menudo, en demasiadas oca-siones Kloves ha preferido rescatar el mayor número posible de eventos y personajes, sacrificando para ello la profundidad y cohe-sión del relato. El resultado es una historia siempre interesante y dinámica, pero algo irregular, arbitraria y superficial, donde las distintas escenas se encadenan a marchas forzadas, con una resolución bastante precipitada en la que faltan algunos de-talles y explicaciones que ayuden a entender mejor los conceptos que maneja la historia y, en cambio, sobran ciertos personajes in-substanciales, cuya aportación es ciertamente discutible más allá de servir como relajado paréntesis humorístico, tal y como ocurre, por ejemplo, con la irritante periodista Rita Skeeter. Así, ya desde el comienzo, con la pesadilla introductoria, el fugaz viaje en trans-portador o el abortado partido de quidditch, nos damos cuenta de que el relato se excede al ir directamente al grano, sin ponernos en los antecedentes necesarios y pasando de puntillas por cada situa-ción, mientras que otros instantes resultan demasiado prescindi-bles y recurrentes, caso de algunos prolegómenos en busca de pa-reja para la fiesta, y no sirven más que para lastrar el deslavazado desarrollo.

  Con todo, sería injusto no admitir que "Harry Potter y el cáliz de fuego" es una intensa y deliciosa experiencia familiar, no sólo por el exuberante imaginario que despliega o por su impre-sionante desfile de imágenes, sino por la posibilidad que nos ofrece de identificarnos con la faceta más íntima de sus pro-tagonistas, quienes atraviesan nuevas experiencias fácilmente re-conocibles que tienen más relación con la magia de lo cotidiano. En este sentido, a pesar de que la película será recordada princi-palmente por algunas espectaculares secuencias épicas, como los fragmentos que tienen lugar alrededor del lago o la prueba del la-berinto, casi se ven superadas por los instantes dramáticos que captan de forma entrañable los sentimientos de los personajes, transmitidos con cercanía y autenticidad. Lástima que no hubiera más tiempo para desarrollarlas...

  Mike Newell es un labrado director que tiene en su haber decenas de tí-tulos para el cine y la televisión harto desiguales —desde las estimables "Donnie Brasco", "Abril encantado" o su gran éxito comercial "Cuatro bodas y un funeral" hasta las irrelevantes "Fuera de control", "El despertar" o la más reciente "La sonrisa de Mona Lisa"—, pero es obvio que su más bien nulo contacto con una gran pro-ducción de este tipo dentro del género de aventuras fantásticas no lo hacía aparecer como el candidato más oportuno al puesto. Y, si bien no se puede negar que su trabajo es correcto en los momentos de más sosiego o intimidad, así como en aquellos que quedan compensa-dos por la fastuosa puesta en escena y los generosos recursos digitales, su planificación deja bastante que desear en las secuen-cias de acción, caso de la lucha contra el dragón, que no disponen de la tensión y energía suficientes, por más que la banda sonora de Patrick Doyle (recogiendo el testigo dejado por John Williams) sea una vez más la encargada de animar el flácido tono en algunos tra-mos y darle una continuidad más aparente. A ello cabe sumar la dudosa opción fotográfica de Roger Pratt, quien confunde "atmósfera tenebrosa" con "ausencia de luz más filtro opa-co", dando lugar a numerosas escenas nocturnas donde se pierde claridad expositiva.

  Y qué quieren que les diga, uno de los momentos más esperados de toda la historia potteriana, el del renacimiento de Voldemort y su posterior duelo con Harry, no podría haber quedado más deslucido. Y es que, entre aquellos decorados tan de representación teatral de fin de curso en el colegio, con ese puchero que más parece el del cocido de la abuela, los mencionados problemas de visión,  un par de personajes enfrentados a los que les corre horchata por las venas en vez de sangre a punto de ebullición (¿y este señor sa-cado de "The Rocky Horror Picture Show" era el malo maloso que debía infundirnos tanto respeto?) y las prisas que se traen por con-cluir la escena y pasar a la siguiente, es difícil encontrar la grandio-sidad o el aliento perverso por ningún lado. La cosa, más que de miedo, es de risa.

  Personalmente, siempre he conside-rado que el universo de Harry Potter era menos interesante por su protago-nista, o protagonistas, que por sus caracteres secundarios (eso incluye también a las criaturas no humanas), y este mismo desequilibrio se repro-duce también en el plano interpretati-vo, donde existe un importante desni-vel entre aquellas figuras más inexper-tas y las que cuentan con sobradas tablas. Obviamente, a estas alturas era imposible liquidar... esto... prescindir de un actor tan insufi-ciente como Daniel Radcliffe, a quien no le auguro un gran futuro profesional después de colgar los hábitos del niño mago, pero no deja de llamar la atención que no haya mejorado un ápice desde sus inicios, y su torpe sobreactuación no se beneficia en absoluto de un libreto que le permite poco más que  poner cara de asombro, susto o de rabia-estreñimiento delante de los diferentes eventos. Algo pasada de rosca está también Emma "Hermione" Watson, curiosamente la que se perfilaba como la más prometedora del trío estelar, siendo Rupert Grint (junto a sus hermanos gemelos en la ficción James y Oliver Phelps) el que ha experimentado una evolución más apre-ciable, desde aquel payaso de forzadas muecas con que nos había castigado hasta lograr aquí una conexión creíble y natural con la idiosincrasia de Ron. Como viene siendo habitual, es el reparto adulto el que entrega un desempeño más convincente y matizado, pero salvo por la presencia destacada de Michael Gambon sus-tituyendo al fallecido Richard Harris como Dumbledore, se echa de menos una mayor intervención de Maggie Smith, Robbie Coltra-ne y sobre todo de Alan Rickman, que con su siniestro Profesor Snape ha creado uno de los personajes más carismáticos. Entre las nuevas incorporaciones adultas (nada a destacar sobre el estre-no de algunos miembros adolescentes), cabe citar a Miranda Ri-chardson, bastante desaprovechada en la piel de Rita Skeeter, y a Ralph Fiennes como Voldemort, una elección que no me ha aca-bado de entusiasmar, pues aunque se trata de un talentoso intér-prete, ni su presencia escénica ni su ejecución, excesivamente contenida, le dan el empaque suficiente a un villano de este calibre. Afortunadamente, un desinhibido Brendan Gleeson nos permite disfrutar mucho con su brillante caracterización de Alastor "Ojolo-co" Moody, convirtiéndose en el auténtico rey de la función.

  Supongo que todos estos defectos ya estaban presentes en me-nor medida en los anteriores capítulos y son parcialmente disculpa-bles si sopesamos el enorme reto que suponía y el más que aceptable saldo final. A fin de cuentas, “Harry Potter y el cá-liz de fuego” nos obsequia con suficiente fantasía, acción, misterio, emociones y humor como para pasar un buen rato, y pese a que los aspectos dramáticos y narrativos no andan pare-jos a su espléndida técnica, al menos da fe del buen estado de sa-lud de esta saga, todavía inconclusa.

Calificación:


Imágenes de "Harry Potter y el cáliz de fuego" - Copyright © 2005 Warner Bros. Pictures y Heyday Films. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Harry Potter Publishing Rights © J.K.R. Harry Potter characters, names and related indicia are trademarks of and © Warner Bros. Ent. All rights reserved.

Añade esta película a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario (The chronicles of Narnia: The lion, the witch and the wardrobe)     King Kong     La Novia Cadáver de Tim Burton (Tim Burton's Corpse Bride)     Mirrormask     Nanny McPhee

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2005 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................