LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


DICK Y JANE: LADRONES DE RISA
(Fun with Dick & Jane)


Dirección: Dean Parisot.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 90 min.
Género: Comedia.
Interpretación: Jim Carrey (Dick Harper), Téa Leoni (Jane Harper), Alec Baldwin (Jack McCallister), Richard Jenkins (Frank Bascombe), Richard Burgi (Joe), Angie Harmon (Veronica), John Michael Higgins (Garth), Timm Sharp (Andrew), Conrad Bachmann (Phil).
Guión: Judd Apatow y Nicholas Stoller.
Producción: Brian Grazer y Jim Carrey.
Música: Theodore Shapiro.
Fotografía:
Jerzy Zielinski.
Montaje: Don Zimmerman.
Diseño de producción: Barry Robison.
Vestuario: Julie Weiss.
Estreno en USA: 21 Diciembre 2005.
Estreno en España: 10 Febrero 2006.

CRÍTICA por Leandro Marques

Ni tan ladrones, ni tanta risa

  Cuando ya más no les podía pasar. Con sus rostros desfigurados por dis-tintos golpes. Suciedad en los cuer-pos. Con la casa vacía, sin siquiera luz ni agua. Incluso sin el pasto del jardín. Y para peor de males, con una carta de desalojo en las manos. La si-tuación los desbordaba y ya no se po-día esperar más, había que tomar una decisión. Como a Dick y Jane, un ma-trimonio normal, enamorado, trabaja-dor, con un adorado pequeño hijo, a cualquier otra pareja le podría haber sucedido. Este sistema perverso con-vierte el planeta en escenario de una lucha salvaje, cuerpo a cuerpo, entre quienes lo habitan. En este sistema perverso, no existen las personas buenas, honestas, con principios morales, a quienes les vaya de la manera que merecen. Con este marco de justificaciones como refugio, primero un poco en broma, después en serio, Dick y Jane resolvieron que la solu-ción a sus problemas la encontrarían saliendo a robar.

 

  En “Dick y Jane: Ladrones de risa”, este panorama pesimista y desolador es enfocado desde el humor. La situación de una familia arruinada, estafada, que se viene abajo, que pierde su estatus de vida, proporciona un sinfín de anécdotas que, especialmente carac-terizadas por Jim Carrey, pueden mirarse con cierta gracia. Sin embargo, para funcionar como algo más que un producto comercial y convertirse en una película con una mirada particular sobre un acontecimiento específico, esa gracia no puede estar vacía de ele-mentos como la ironía o la acidez, que completen y signifiquen el absurdo que transmiten las imágenes. La cinta dirigida por Dean Parisot probablemente haya intentado proporcionar una mi-rada fresca y a la vez comprometida sobre el tema en el que incursiona, pero nunca logra revertir la percepción de llana liviandad que transmite el film. “Dick y Jane: Ladrones de risa" carece del recurso de la metonimia (la parte por el todo), o no la construye de la manera necesaria como para, al correr el velo de la superficie, pueda encontrarse detrás de ella una idea concreta, una posición determinada.

  Partiendo de este lugar, la comedia, que puede ser entendida como uno de los géneros más efectivos para rebe-larse a algo, o al menos para manifes-tar un descontento  —sólo alcanza para confirmar esto pensar en Charles Chaplin—, se queda en “Dick y Jane: Ladrones de risa” sin su segunda pa-ta, la que sostiene a la primera, y se convierte en un mero y achatado pa-satiempo. Como comedia en su pri-mer sentido, la cinta ofrece un rela-to ágil y dinámico, con gran parti-cipación de la banda de sonido, plagado de situaciones que bus-can, casi a la fuerza, conseguir el dibujo de una sonrisa en el rostro del espectador. Aquí es donde se presenta otro obstáculo al film. Sucede que al meterse con un tema de carácter social tan sensible, tan delicado, sin terminar de involucrarse, el “chiste” debe situarse en el lugar exacto, debe ser muy fino para evitar la caída en un grotesco indeseado que termine hiriendo y ofendiendo defini-tivamente sensibilidades. Porque tampoco es cuestión de meterse así nomás y salir ileso inmiscuyéndose en una problemática social que afecta seriamente a muchos en muchos lugares del mundo.

  Por supuesto, como la tarea no es sencilla, no siempre los gags resultan logrados y eficaces, pese a que Carrey y su coprota-gonista Téa Leoni ponen su empeño y sus destrezas por con-seguirlo. Justamente la performance de los actores y la relación que construyen sus personajes proporcionan la cuota más saluda-ble y refrescante de la película. De todos modos, la cinta se man-tiene siempre fiel a los puntos medios, lo que evita su caída en un grotesco que roce la irrespetuosidad a la hora de tratar el conflicto que aborda. El problema está en las decisiones que se toman res-pecto a la elaboración del relato. Por un lado, Parisot decide contar en un tono liviano una historia que bien podría ser material de un film de género dramático, pero por otro, no se permite dejar de lado la seriedad del asunto tratado y lo respeta demasiado. Al mismo tiempo que carece de  audacia y desparpajo para pasarse de la ra-ya con la burla (al estilo hermanos Farrelly, por ejemplo), no se compromete en desarrollar una línea irónica que le brinde el espa-cio para ubicar allí su mirada, su crítica al mundo. Dick y Jane es resultado de esta mal lograda búsqueda de un equilibrio: no se pue-de quedar bien con todos a la vez.

  Además de las fallas citadas, tam-poco puede decirse que la historia transcurra con fluidez. Muchas veces, en muchas otras películas, el ritmo in-cesante y el bombardeo constante de situaciones graciosas son utilizados como recurso y como propuesta a la vez: no dejan lugar a la reflexión du-rante el desarrollo del film porque la ri-sa y el entretenimiento generan una especie de asfixia en el espectador. Con lo malo y lo bueno que puede te-ner este procedimiento, es un método válido cuando el realizador se propone nada más hacer reír a su público. En el caso de “Dick y Jane: Ladrones de risa”, la trama no se desarro-lla a un ritmo infernal sino que ofrece espacios vacíos que llevan al encuentro del espectador con sus pensamientos, pero en esa ins-tancia, la sensación que proporciona ese diálogo es que el film no cuenta con una idea clara que comunicar ni con demasiados chis-tes graciosos que mostrar. En síntesis, puede definirse como una película que se deja ver, con chispazos de entretenimiento. Segura-mente nadie se levantará de su butaca ofuscado. Sin dudas, tam-poco está destinada a generar grandes momentos, ni siquiera gran-des carcajadas. Es una película llana, que no corre riesgos, y que por consiguiente, en definitiva, terminará hundiéndose en la intrascendencia.

Calificación:


Imágenes de "Dick y Jane: Ladrones de risa" - Copyright © 2005 Columbia Pictures, Imagine Entertainment y JC 23 Entertainment. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Dick y Jane: Ladrones de risa"
Añade esta película a tus favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Dick y Jane: Ladrones de risa" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Secretos compartidos (Prime) (Prime)     Esta abuela es un peligro 2 (Big momma's house 2)     Secretos de familia (Keeping mum)     La joya de la familia (The family stone)     Doce fuera de casa (Cheaper by the dozen 2)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................