LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

DVD de "Memorias de una geisha"
DVD

DVD Edición Especial de "Memorias de una geisha"
DVD Ed. especial
(2 discos)

Banda sonora original de "Memorias de una geisha" (John Williams)
BSO

Novela "Memorias de una geisha" (Arthur Golden)
LIBRO

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


MEMORIAS DE UNA GEISHA
(Memoirs of a geisha)


Dirección: Rob Marshall.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 145 min.
Género: Drama.
Interpretación: Zhang Ziyi (Sayuri), Ken Watanabe (Presidente), Michelle Yeoh (Mameha), Gong Li (Hatsumomo), Kôji Yakusho (Nobu), Youki Kudoh (Calabaza), Kaori Momoi (Mamita), Tsai Chin (Tía), Cary-Hiroyuki Tagawa (Barón), Suzuka Ohgo (Chiyo), Zoe Weizenbaum (Calabaza [Niña]), Thomas Ikeda (Sr. Bekku).
Guión: Robin Swicord y Doug Wright; basado en la novela de Arthur Golden.
Producción: Lucy Fisher, Douglas Wick y Steven Spielberg.
Música: John Williams.
Fotografía:
Dion Beebe.
Montaje: Pietro Scalia.
Diseño de producción: John Myhre.
Dirección artística: Patrick M. Sullivan Jr.
Vestuario: Colleen Atwood.
Estreno en USA: 9 Diciembre 2005.
Estreno en España: 20 Enero 2006.

CRÍTICA por Joaquín R. Fernández

  Aún sigo dándole vueltas a la cabeza para comprender los moti-vos por los cuales "Memorias de una geisha" ha sido vapuleada por la crítica estadounidense, algo que seguramente harán de igual for-ma la mayoría de medios de comunicación europeos. Bajo mi pun-to de vista, cualquiera de los argumentos que muchos esgrimen contra este filme podrían utilizarse también para describir las imper-fecciones de "Chicago", el musical que se alzó con el Oscar® a la mejor película en la septuagésima quinta edición de estos célebres galardones y que tan popular hizo a Rob Marshall, el responsable de esta adaptación cinematográfica de la amena novela de Arthur Golden.

  No han sido pocos los intentos de llevar a la pantalla grande este afa-mado texto literario, siendo Steven Spielberg uno de los nombres que a muchos nos hubiera encantado ver en los títulos de crédito de la cinta, no como productor, como es el caso, si-no en calidad de realizador. La dificul-tad de encontrar un guión adecuado o unos intérpretes que pudieran atraer al público occidental, algo complicado si tenemos en cuenta que hasta Ja-ckie Chan ha sufrido no pocos tras-piés en la taquilla norteamericana, han retrasado el rodaje de un proyecto que ha pasado por las manos de cineastas que, en princi-pio, no se parecen en nada, tal y como se puede comprobar si comparamos la obra de Spike Jonze con la de Kimberly Peirce.

 

  La trama de "Memorias de una geisha" da comienzo en los años veinte del siglo pasado y se desarrolla más allá de la Segunda Guerra Mundial. Un pescador vende a sus dos hijas a un hombre, puesto que no puede cuidar de ellas, ya que su esposa está en-ferma. Las niñas son separadas, viéndose forzada una de ellas a ejercer la prostitución mientras que la otra es aceptada en una casa de geishas. Allí prácticamente se convertirá en una criada, si bien la fortuna se cruza en su camino el día en que la popular Ma-meha decide convertirse en su maestra y enseñarle todos los se-cretos que le permitirán llamar la atención de hombres poderosos que puedan llegar a ser sus protectores, garantizándole de este modo una existencia acomodada. El precio, no obstante, sigue siendo muy alto: su libertad. Aparte de tener que entrenarse muy duramente en todo tipo de artes y agilizar su intelecto en muy poco tiempo, la joven será el objeto de deseo de individuos a los que no ama.

  La película, que podría definirse co-mo un drama en el cual se atisban de vez en cuando unos cuantos rayos de esperanza, es el relato del viaje emo-cional de una muchacha maltratada por la vida y que intenta subsistir de-seando que en un futuro se cumpla su más preciado sueño. Aunque su de-sarrollo podría tildarse de pausa-do, ello no quiere decir que la cin-ta se haga pesada o llegue a abu-rrir. Existen altibajos, cierto, provo-cándonos sorpresa el adecuado tiem-po que se toma el guionista en des-cribirnos la infancia de la protagonista cuando, por ejemplo, no hace lo propio con respecto a la educación que Sayuri recibe de Mameha. Mientras algunos temas son trata-dos de manera superficial, otros sobresalen gracias al mimo que el realizador ha puesto en ellos, algo que se puede comprobar en ciertas escenas del filme (la rivalidad entre las geishas, la presenta-ción en sociedad de Sayuri, los diálogos que escuchamos durante el combate de sumo o los cambios que afectan a algunos persona-jes tras la guerra).

  Es una lástima, sin embargo, que Rob Marshall se empecine en contener los sentimientos de los protagonistas, probablemente en un intento de que nadie le acuse de manipular al espectador con un puñado de secuencias lacrimógenas. No obstante, esto no quiere decir que los afectos que se profesan determinados personajes no cautiven al público, existiendo al menos un exquisito uso de las miradas y de los gestos, desembocando todo ello en un venusto fi-nal que conmueve al público gracias a su emotividad, tan escon-dida hasta entonces que probablemente semejante resolución pro-voque un mayor impacto en todos aquellos que hemos asistido a las amarguras que ha tenido que padecer Sayuri en su tránsito de la niñez a la adolescencia y de la adolescencia a la madurez.

  Resulta imposible no mencionar el preciosismo técnico que exhibe esta película, poseedora de una hermosa fotografía, unos esplén-didos maquillajes, unos fastuosos decorados y unos deslumbrantes vestuarios. Además, John Williams deja a un lado sus habituales alardes orquestales y, como era de esperar, nos ofrece una banda sonora repleta de sonoridades orientales, en ocasio-nes tal vez excesivamente frías. Aun-que su música no se puede calificar de original y no se encuentra entre sus mejores trabajos, al menos contiene piezas de una agradecida belleza, como cuando vemos a Chiyo y a su amiga correteando por las calles de la ciudad o, por supuesto, ese precioso tema central que escribe para Sayuri.

  En todo caso, lo mejor de "Memorias de una geisha" lo ha-llaremos en su reparto, destacando una resplandeciente y ver-sátil Zhang Ziyi y un magnífico Ken Watanabe, siendo su papel el de un individuo amable y caballeroso (por supuesto, nadie alaba-rá su interpretación al no estar basado su personaje en ninguna figura conocida o al no poseer alguna discapacidad que le permita lucirse como actor). Además, cabe reseñar la elegancia de Miche-lle Yeoh y la poderosa presencia de Gong Li, que expresa muy bien con su rostro, y particularmente con los ojos, la compleja per-sonalidad de Hatsumomo.

Calificación película:
Calificación banda sonora original:


Imágenes de "Memorias de una geisha" - Copyright © 2005 Columbia Pictrures, DreamWorks Pictures, Spyglass Entertainment, Amblin Entertainment y Red Wagon Entertainment. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Memorias de una geisha"
Añade "Memorias de una geisha" a tus películas favoritas
Opina sobre "Memorias de una geisha" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Memorias de una geisha" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

En la cuerda floja (Walk the line)     Buenos días, y buena suerte (Good night, and good luck)     Casanova     El hombre del tiempo (The weather man)     El jardinero fiel (The constant gardener)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................