LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


    Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


LOS PRODUCTORES (THE PRODUCERS)
(The producers)


cartel
Dirección: Susan Stroman.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 134 min.
Género: Comedia, musical.
Interpretación: Nathan Lane (Max Bialystock), Matthew Broderick (Leo Bloom), Uma Thurman (Ulla), Will Ferrell (Franz Liebkind), Gary Beach (Roger DeBris), Roger Bart (Carmen Ghia), Jon Lovitz (Sr. Marks), David Huddleston (Juez), Michael McKean, Eileen Essell, Debra Monk, Andrea Martin.
Guión: Mel Brooks y Thomas Meehan.
Producción: Mel Brooks y Jonathan Sanger.
Música: Mel Brooks.
Fotografía:
John Bailey y Charles Minsky.
Montaje: Steven Weisberg.
Diseño de producción: Mark Friedberg.
Vestuario: William Ivey Long.
Estreno en USA: 16 Diciembre 2005.
Estreno en España: 24 Marzo 2006.

CRÍTICA por Leandro Marques

Le falta un poco de sal

  La sal que otorga luz y vida a un mu-sical es el baile y la alegría. Palabras más, palabras menos, eso es lo que canta el estribillo de una de las can-ciones de "Los productores (The pro-ducers)", la nueva versión de la pelícu-la que marcó el debut en cine de Mel Brooks casi cuatro décadas atrás. Con el aporte del genial realizador en el guión más la dirección de Susan Stroman, el film, si bien intenta sos-tener la esencia del género que pro-clama aquella canción, no siempre lo-gra alcanzar su objetivo. Pese al verti-ginoso ritmo de la trama, las deliran-tes idas y venidas de la historia, la musicalidad permanente y la gracia fundamentalmente de Nathan Lane y Will Ferrell en sus respectivos roles, la construcción de la alegría parece ser una meta lejana para la realizadora, que no pareciera poder encontrar nunca la manera de tomar definitivamente por las astas a la historia, ha-cerla suya, y poder conducirla de la mejor manera hacia el aprove-chamiento máximo de todo su potencial.

 

  En el 2001 Brooks llevó su creación a las famosas luces de la ca-lle Broodway, donde trabajaron con éxito (el musical recibió varios premios y se exportó a varias partes del mundo) la pareja protagó-nica (Lane y Matthew Brodderick) y la directora Stroman, aunque en el rol de coreógrafa. Este film es la adaptación de esa obra de teatro y no de la película filmada por el realizador en 1968. Proba-blemente por eso resulta no difícil de percibir que el principal es-collo con el que debe trabajar la cinta es su excesiva teatra-lidad. En cada diálogo e imagen se pone foco en el primer plano dejando el fondo de la imagen reducido a la quietud y pasividad. Cada escena del film luce como una que podría ser de teatro, y los puntos positivos de esta elección, como la irónica sim-pleza de los diálogos que se produce, no logra compensar la sen-sación de falta de vida que invade a la mayoría de las secuencias.

  El movimiento del todo que forma parte de cada plano es clave en la animosidad del cine, es uno de los aspectos que lo constituye como un arte inquieto, en permanente estado de búsqueda y exploración. A diferen-cia del teatro, que esencialmente sólo requiere del movimiento de los acto-res sobre el escenario, el movimiento en el cine debe recaer en cada punto visible de  la imagen, en cada uno de sus rincones: ahí radica la importan-cia de los segundos y terceros pla-nos. A través, entre otras cosas, de la certeza del movimiento (su veracidad es inobjetable), se produce una operación vital en la comunicación del realizador con el espectador: se construye el olvido que permite sentir y vivir como real lo que se ve. Es decir, de este modo, el es-pectador puede realizar el mecanismo a partir del cual le es posible pasar provisoriamente por alto el hecho de que está frente una fic-ción, para así involucrarse en los sucesos de la narración como si estuviera él mismo viviéndolos.

  "Los productores (The producers)" parece recordar a viejas pelícu-las por escenas en las que, por ejemplo, cuando se muestra un plano exterior donde los protagonistas se disponen a cruzar la ca-lle, se ven autos en movimiento que, por una pequeña fracción de segundo previa, se llegaron a ver detenidos, como a la espera del grito de “acción”. En varios detalles como éste se pone en eviden-cia que al film no le interesa relacionarse con la idea de lo real, con transmitir la sensación de que esos actores no son tales, son per-sonas que tratan de cruzar una avenida verdadera. La apuesta y puesta estética, tal vez demasiados anticuadas, implican un corri-miento de ciertos códigos cinematográficos para desplazarse a otros característicos del teatro en general, y del género musical en particular. Sin embargo, la visualidad del film, el despliegue de luminosidad, coreografías y color que podrían llevar a la fas-cinación característica del género no son suficientes para evitar recaer en la falta de ritmo cinematográfico que corta permanentemente la fluidez de la narración, y que,  por consi-guiente, impide la posibilidad de “olvido” por parte del espectador. La conexión al film, por lo tanto, resulta intermitente, y por esa ra-zón, más que una invitación a ser parte, el espectador queda rele-gado a una posición de mero observador.

  De todos modos, la película se sostiene. Principalmente porque el guión, el desopilante retrato y burla a ciertos ámbitos de la so-ciedad americana de los 50, man-tiene en algunos puntos su vigen-cia y humor. Por las interpretaciones ya mencionadas, a las que se suman las de la siempre linda de ver Uma Thurman (lejos de su mejor papel) y de Matthew Brodderick. Eso sí, la ale-gría, aquella que reclamaba la can-ción, tendrá que esperar para otra ocasión. Encontrarla en esta versión de "Los productores (The producers)" pareciera ser una misión imposible. Tal vez porque el intento de transmitir “alegría”  terminó convirtiéndose más en una obligación, en una imposición del género, que en la genuina y armónica conse-cuencia de los hechos que narra la historia.

Calificación:


Imágenes y notas de cómo se hizo "Los productores (The producers)" - Copyright © 2005 Columbia Pictures, Universal Pictures y Brooksfilms. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Los productores"
Añade "Los productores" a tus películas favoritas
Opina sobre "Los productores" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Los productores" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Date movie     Last holiday (Las últimas vacaciones) (Last holiday)     Mrs. Henderson presenta (Mrs. Henderson presents)     La Pantera Rosa (The Pink Panther)     Pride & prejudice (Orgullo y prejuicio) (Pride & prejudice)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad