LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

√ Fácil      
Cómodo
√ Seguro  
√ Rápido
  

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


LOS TRES ENTIERROS DE MELQUIADES ESTRADA
(The three burials of Melquiades Estrada)


Dirección: Tommy Lee Jones.
Países:
USA y Francia.
Año: 2005.
Duración: 116 min.
Género: Drama.
Interpretación: Tommy Lee Jones (Pete Perkins), Barry Pepper (Mike Norton), Julio César Cedillo (Melquiades Estrada), Dwight Yoakam (Belmont), January Jones (Lou Ann Norton), Melissa Leo (Rachel), Levon Helm (Anciano ciego), Mel Rodríguez (Capitán Gómez), Cecilia Suárez (Rosa), Ignacio Guadalupe (Lucio), Vanessa Bauche (Mariana).
Guión: Guillermo Arriaga.
Producción: Michael Fitzgerald, Luc Besson, Pierre-Ange Le Pogam y Tommy Lee Jones.
Música: Marco Beltrami.
Fotografía:
Chris Menges.
Montaje: Roberto Silvi.
Diseño de producción: Merideth Boswell.
Dirección artística: Jeff Knipp.
Vestuario: Kathleen Kiatta.
Estreno en USA: 14 Diciembre 2005.
Estreno en España: 17 Febrero 2006.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Los tres nacimientos del amor

  En este western crepuscular, el aho-ra director Tommy Lee Jones mira con cariño a la gente sencilla de las aldeas chicanas, obligados a pasar la frontera como inmigrantes ilegales en busca de la prosperidad que la socie-dad norteamericana les ofrece: frente a sus valores y su sentido de la hu-manidad, coloca un territorio texano donde prevalecen el hedonismo, la in-tolerancia o una violencia incubada en la soledad; pero ambas son partes de una misma cultura, aunque no parez-can darse cuenta de ello pues sufren una preocupante pérdida de identidad. La mirada de Lee Jones no es, sin embargo, la de un John Ford nostálgico del pasado, sino que se aproxima más bien a la de un Sam Peckinpah con su violento y desgarrado mundo, o la de un Clint Eastwood que vive su particular odisea como centauro del de-sierto.

 

  En su debut tras la cámara, Tommy Lee Jones echa mano de un relato original —aunque basado en un hecho real— de Guillermo Arriaga, autor de los guiones de “Amores perros” y “21 gramos”, que aquí recurre a la fórmula de capítulos para contar una historia de amistad, que lo es también de redención y maduración perso-nal. Su inconfundible sello al construir el guión queda paten-te en la primera mitad de la cinta, con continuas fracturas y saltos temporales y una alternancia de escenas que recogen unas vidas rutinarias y sin horizontes, en soledad y abandona-dos al sexo más degradante, a la vez que establece los estrechos lazos de amistad que se generaron entre el mexicano Melquíades Estrada y su capataz Pete Perkins, algo que más tarde justificará el empeño de éste por enterrarle en su pueblo de origen.

  Quizá intencionadamente, en esta primera parte, el retrato de los perso-najes resulta plano y esquemático, y bastan unos rasgos simples que ro-zan lo caricaturesco para dejar cons-tancia del patetismo de los patrulleros fronterizos o de la vaciedad de los ha-bitantes de ese pueblo perdido en el desierto de Texas. Sin embargo, na-rrativamente la historia está contada con agilidad y precisión y se sigue sin dificultad, de forma que la muerte de Melquíades nos es contada a tres bandas hasta completar el puzle de lo sucedido, o se explica la pasividad de una policía corrupta que dejará paso a una venganza personal con sabor a lección moral.

  Con el viaje se inicia la redención de una culpa, que debe ser re-parada en sus propias carnes por el patrullero Mike Norton: muy significativo es que sea obligado a vestir las ropas de trabajo del di-funto y a cargar con su cadáver, señal de la necesidad de una acti-tud comprensiva (con el inmigrante) y del carácter purgativo de la penitencia. Auténtica odisea en busca del pueblo y de la familia del buen vaquero que supondrá un verdadero aprendizaje de la vida pa-ra el mismo Perkins y para el asesino impune. Ambos experimen-tarán su propia conversión interior y el descubrimiento del amor al contacto con la humanidad de las gentes que se encontrarán en el camino (resulta inevitable el recuerdo de la excelente “Una historia verdadera” de David Lynch): el ciego solitario que espera en vano a su hijo enfermo de cáncer, la joven curandera en otro tiempo mal-tratada y ahora salvadora, o la cuadrilla que comparte con ellos su comida serán elementos del camino determinantes para que uno se decida a pedir en matrimonio a su amante y otro clame perdón por tantas tropelías cometidas. De nuevo, el amor como factor re-dentor que se descubre en el viaje de la vida y como anhelo impe-rioso de cualquier criatura, pertenezca ésta a una o a la otra parte de Río Grande: no en vano, el mexicano Melquíades Estrada, tres veces enterrado, también tuvo su viaje en busca del amor que aquí no conviene desvelar; en su historia se adivina fácilmente esa bús-queda del hogar que le arraigue a la tierra y la constante —e in-consciente— huida de la realidad cuando ésta aparece teñida de soledad. En este viaje y postrero entierro, la narración pasa a ser lineal, y la fuerza del guión se centra en la construcción moral de unos personajes que ahora sí evolucionan, gracias también a la fuerte presencia del propio Tommy Lee Jones para dar vida a un loco —quizá no tan loco— empeñado en corres-ponder a quien tanto le había dado.

  Con todo, esta "road movie" de fuer-te carga alegórica y sentido moral go-za de un diseño de producción muy cuidado, y tiene en la fotografía su ter-cer pilar —junto al guión y al actor Lee Jones, ambos premiados en Can-nes—, con la luminosidad cegadora de los áridos desiertos o unas textu-ras que dan espesura a la historia y generan la ambientación adecuada, unas veces cálida y emotiva, otras dramática y desgarradora. En este aspecto, su factura se acerca al cru-do hiperrealismo tan habitual en la ci-nematografía mexicana, no exento de algunas escenas descarnadas y desagradables por su violencia o sentido de lo macabro. Junto a esta explicitud innecesaria, el carácter episódico y la fractura tan abrupta de la historia por su eje central, así como el hecho de centrarse casi exclusiva-mente en el retrato de Perkins, hacen que no llegue a encan-dilar y conmover al espectador, aunque ello no impida a esta “opera prima” lograr unas cotas más que admirables.

Calificación:


Imágenes de "Los tres entierros de Melquiades Estrada" - Copyright © 2005 EuropaCorp y Javelina Film Company. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Los tres entierros de Melquiades Estrada"
Añade esta película a tus favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Buenas noches, y buena suerte (Good night, and good luck)     Manderlay     Sin control (Derailed) (Derailed)     El Rey     Iluminados por el fuego

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
..............................................................................................................................................