LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


DISPARANDO A PERROS
(Shooting dogs)


Dirección: Michael Caton-Jones.
Países:
Reino Unido y Alemania.
Año: 2005.
Duración: 115 min.
Género: Drama.
Interpretación: John Hurt (padre Christopher), Hugh Dancy (Joe Connor), Dominique Horwitz (capitán Charles Delon), Clare-Hope Ashitey (Marie), Nicola Walker (Rachel), Louis Mahoney (Sibomana), David Gyasi (François), Jack Pierce (Mark), Steve Toussaint (Roland), Victor Power (Julius).
Guión: David Wolstencroft; basado en un argumento de Richard Alwyn y David Belton.
Producción: David Belton, Pippa Cross y Jens Meurer.
Música: Dario Marianelli.
Fotografía:
Ivan Strasburg.
Montaje: Christian Lonk.
Diseño de producción: Bertram Strauss.
Vestuario: Dinah Collin.
Estreno en Reino Unido: 31 Marzo 2006.
Estreno en España: 13 Abril 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Genocidio y martirio

  La cámara de Michael Caton-Jones mira a Ruanda en los momentos más sangrientos de su historia reciente: la guerra civil entre etnias de 1994, y el genocidio de los tutsies a manos de los hutus. Es una mirada llena de dolor, de crítica y también de agradecimiento. De dolor por tantas víctimas que fueron masacradas a golpe de machete, sin ninguna consideración hacia niños ni mujeres. De crítica por la cobardía moral de la ONU para parar la matanza, y por el racismo hipócrita del “mundo desarrollado” que únicamente protegió sus intereses blancos. De agradecimiento a quienes, con su ejemplo y entrega, permitieron que algunos sobrevivieran para contarlo, aun a costa de su vida. Nada de esto resulta extraño si sabemos que David Belton, co-productor y co-guionista del film, fue uno de los reporteros de la BBC que salvaron la vida gracias a la heroica acción del franciscano Vjeko Curic, a quien ahora rinde tributo.

 

  Una historia similar fue llevada al cine recientemente por Terry George en "Hotel Rwanda". Ahora, el nuevo testimonio nos traslada del hotel a una Escuela Técnica Oficial, también convertida en campo de refugiados. El héroe –real y humano, no del cómic ni de la mitología– pasa a ser un misionero católico, el padre Christopher –Curic en la realidad– que se quedó y murió entre los ruandeses para salvar a cuantos fuese posible. Entre el inicial golpe de Estado y la posterior evacuación de extranjeros y tropas de la ONU, nos encontramos con actos salvajes llenos de odio y sangre junto a actuaciones memorables de solidaridad y perdón, al joven profesor Joe que se debate en un espinoso dilema moral, y a unos periodistas o militares que se mueven entre la ambigüedad y el fracaso por un trabajo poco comprometido.

  El escocés Caton-Jones pretende mostrar de manera realista lo allí sucedido, y por eso rueda en los mismos lugares de la tragedia, incorpora al equipo artístico y técnico de la película a algunos de los supervivientes, e ilustra con títulos de crédito iniciales y finales lo que pasó en el país africano. Su puesta en escena se acerca más al estilo documental de lo que hiciera Terry George no dejando de ser una realidad ficcionada, y opta por no apartar el objetivo en los momentos más crudos y dramáticos, como las escenas en que los hutus matan a golpes de machete a mujeres y niños, o cuando el sacerdote visita el convento donde las monjas han sido violadas y asesinadas. Acciones cruentas y cuerpos despedazados que aquí buscan evidenciar la verdad de lo sucedido, idéntica motivación que empuja al realizador a mostrar la figura del misionero en su realidad más profunda, a no quedarse únicamente en su acción humanitaria: por eso, en varias ocasiones, el director hace hincapié en su sentido sobrenatural y trascendente, en su intento por dar un sentido cristiano al sufrimiento de esas gentes y ponerlo en relación con el valor de la misa que el sacerdote celebra para los refugiados, poco antes de ser abandonados a la muerte segura.

  En el trabajo del guionista se aprecia también una voluntad por alcanzar el dramatismo por medio de los mismos hechos de la historia real, más que a través de la puesta en escena, ahora más televisiva que su antecesora. El desarrollo es previsible por ser conocido en sus líneas generales, se reducen las subtramas para centrase en la principal, y no se alcanzan los clímax de "Hotel Rwanda". Sin embargo, las imágenes tienen el valor del testimonio verdadero y de la honestidad de su representación, con momentos conmovedores y un interesante dilema moral que se plantea en la persona del profesor inglés. La ambientación apuesta en algunos momentos por el tono realista, mientras que una estupenda banda sonora recurre a coros africanos para trasmitir esa doble realidad de la calle enloquecida y de unas almas que buscan la paz al sentirse comunidad. Las calles polvorientas y los caminos sembrados de cadáveres son el escenario trágico para que John Hurt dé vida al padre Christopher con un rostro contenido y grave que trasmite paz y hondura interior, mientras que a Hugh Dancy le queda el reto de encarnar a un inquieto Joe que tiene que evolucionar del entusiasmo juvenil al doloroso descubrimiento de la realidad y de sí mismo.

  Buenas interpretaciones para una historia personal y colectiva en la que, una vez más, algunos miraron hacia otro lado porque sólo debían realizar un “seguimiento de la paz” pero no colaborar con ella. El director no se ceba con esas irresponsabilidades históricas porque su objetivo es de carácter más positivo, y mirar en exceso a las fuerzas internacionales hubiera distraído de la presencia de “algunos hombres buenos”, circunstancia mucho más interesante. Película, por tanto, nada complaciente ni dulce, y tampoco maniquea en el retrato de personajes: verosímil en las distintas actitudes que el hombre puede adoptar ante la muerte y la tragedia, según sus resortes interiores, el film queda resuelto con corrección a modo de “crónica de un genocidio y un martirio” que el mundo debía conocer. Gustará a quienes hayan disfrutado con"Hotel Rwanda", aunque han de ir precavidos ante una historia que se repite con pocas variantes, que pierde sutileza y complejidad narrativa para ganar en verosimilitud y crudeza.

Calificación:


Imágenes de "Disparando a perros" - Copyright © 2005 CrossDay, Egoli Tossell Films y BBC Films. Distribuida en España por Lauren Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Disparando a perros"
Añade esta película a tus películas favoritas
Opina sobre "Disparando a perros" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Disparando a perros" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Atrapa el fuego (Catch a fire) (Catch a fire)     Bobby     Klimt     Banderas de nuestros padres (Flags of our fathers)     Babel

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad