LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Libro "Truman Capote. La biografía definitiva" (Gerald Clarke)
LIBRO

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Reseñas de un Butaquero
 


TRUMAN CAPOTE
(Capote)


cartel
Dirección: Bennett Miller.
País:
USA.
Año: 2005.
Duración: 110 min.
Género: Biopic, drama.
Interpretación: Philip Seymour Hoffman (Truman Capote), Catherine Keener (Nelle Harper Lee), Clifton Collins Jr. (Perry Smith), Chris Cooper (Alvin Dewey), Bruce Greenwood (Jack Dunphy), Bob Balaban (William Shawn), Amy Ryan (Marie Dewey), Mark Pellegrino (Dick Hickock), Allie Mickelson (Laura Kinney), Marshall Bell (Alcaide Marshall Krutch).
Guión: Dan Futterman; basado en el libro "Truman Capote. La biografía definitiva" de Gerald Clarke.
Producción: Caroline Baron, William Vince y Michael Ohoven.
Música: Mychael Danna.
Fotografía:
Adam Kimmel.
Montaje: Christopher Tellefsen.
Diseño de producción: Jess Gonchor.
Vestuario: Kasia Walicka Maimone.
Estreno en USA: 30 Septiembre 2005.
Estreno en España: 24 Febrero 2006.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Cuando la realidad supera a la ficción

  Las relaciones entre realidad y ficción siempre han estado en el epicentro del buen cine, como también la complejidad de los flujos y reflujos que se establecen entre lo vivido y el imaginario del litera-to/cineasta: un auténtico misterio en el que las fronteras se desva-necen y donde resulta difícil separar lo racional de lo emocional. Es lo que se ha propuesto mostrar el debutante en el largometraje de ficción Bennett Miller en su retrato del escritor Truman Capote, con una película muy galardonada y que aspiraba a varios Oscar®.

 

  Para adentrarse en el mundo interior de Capote, tan complejo y contradic-torio, el director se acerca al momen-to en que encontró la inspiración de su libro “A sangre fría”, a partir del asesinato de los cuatro miembros de la familia Clutter en un pueblo de Kan-sas, con la detención, juicio y ejecu-ción en la horca de los dos asesinos. Pero la historia del crimen y proceso apenas tiene interés para Miller, que desde el inicio se siente atraído por la figura del carismático escritor: le su-cede como a todos aquellos que le ro-dean en reuniones y charlas, donde Capote se convierte en centro de gracias y conversaciones, en su-jeto que reclama la admiración y el afecto de sus oyentes. El direc-tor experimenta esa misma fascinación, y se siente cautivado por este cínico y deslumbrante genio: utiliza la cámara para observar, escrutar y mostrar al espectador la complejidad de una mente sin-gular, de una hipersensibilidad enfermiza y de una personalidad egocéntrica. Es una mirada introspectiva que en ningún mo-mento recurre a la voz en off, que se apoya en el poder vi-sual de la imagen para captar cada uno de sus gestos, modu-laciones de voz y aires de suficiencia: su presencia en cada plano es abrumadora, y acierta al despreciar el desarrollo de cualquier subtrama que pudiese distraer al espectador: es cierto que hubiera sido interesante conocer las relaciones entre Ca-pote y su amiga escritora Harper Lee, su infancia y primeros pa-sos, sus dramas con la bebida y las drogas, lo mismo que sus in-cursiones en el mundo del cine, pero todo ello hubiera supuesto una perspectiva narrativa más “exterior” y convencional de su vida, en detrimento de la mayor riqueza psicológica del personaje.

  Una infancia difícil y traumática, una inusual inteligencia, y una va-nidad y narcisismo desmesurados ofrecían los mejores ingredien-tes para dejar constancia hasta qué punto la realidad puede pertur-bar la estabilidad interior de un espíritu sensible, cómo la auténtica creación literaria necesita nutrirse de la vida hasta confundirse con ella, y cómo ésta busca válvulas de escape que sirvan de bálsamo existencial. Capote, plenamente identificado con la soledad y sufri-miento de uno de los asesinos —Perry—, espera su confesión para terminar el libro y calmar su ansia de reconocimiento público, y por eso se angustia y provoca el juego de suspensiones de la ejecu-ción o permite su fatídico desenlace: necesita y sufre por la muerte de este “amigo de circunstancias” porque ve en él su propia reali-dad, pero a la vez ama tan egoístamente su novela que necesita un punto y final; el resultado es la esquizofrenia y un conflicto de con-ciencia llevados con ambigüedad por Miller/Hoffman hasta el es-pectador, que tampoco sabrá si se ha aprovechado del reo o si hizo lo posible por salvarlo; en este calvario, sólo la autora de "Matar a un ruiseñor" aporta luz a tanta confusión interior, a la vez que de-muestra comprensión y cabal conocimiento de la complejidad de su amigo.

  Pero el buen guión y la magnífica di-rección de actores no hubieran basta-do para sostener esta historia. Se precisaba una interpretación como la de Philip Seymour Hoffman, esforza-damente comedida y con el punto preciso de dramatismo: no era nada fácil el papel de un personaje tan pa-radójico y controvertido, tan lleno de recovecos e intenciones torcidas, tan perseguido por la cámara durante las más de dos horas de metraje. Su amaneramiento y una voz tan afecta-da no eran fácilmente trasladables a la pantalla sin caer en lo patético o histriónico —el doblaje no ayuda, pero el espectador pronto se siente atrapado por la riqueza del personaje—, y también hubiera sido fácil hacer de su homosexualidad una batalla social o política —algo tan frecuente últimamente—. Sin embargo, Seymour Hoff-man logra una interpretación antológica —premiada con el Globo de Oro y merecedor del Oscar®—, y la película nunca se deja arrastrar por ideología alguna, lo que supone una ho-nestidad en su planteamiento y desarrollo que engrandece al escritor, al actor y al director. Por su parte, la dureza y seduc-ción trasmitidos por Seymour Hoffman tienen adecuada réplica en una contenida y expresiva Catherine Keener en el papel de Har-per Lee, también candidata al Oscar® por su interpretación.

  Una música imperceptible pero eficaz, un montaje dinámico y sin pérdidas de ritmo y una puesta en escena brillante sirven para dar consistencia a este drama sincero en torno al creador de la novela de no ficción, de aquella que se inspiraba en la realidad inmediata y también en la que el mismo escritor escondía en lo más profundo de su alma herida desde su tierna infancia.

Calificación:


Imágenes de "Truman Capote" - Copyright © 2005 United Artists, Sony Pictures Classics, A-Line Pictures, Cooper's Town Productions e Infinity Media. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Truman Capote"
Añade "Truman Capote" a tus películas favoritas
Opina sobre "Truman Capote" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Truman Capote" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Buenas noches, y buena suerte (Good night, and good luck)     Manderlay     Memorias de una geisha (Memoirs of a geisha)     En la cuerda floja (Walk the line)     Brokeback Mountain: En terreno vedado (Brokeback Mountain)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad