LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
  APUNTA TU CORREO

Recibirás cada semana
los últimos estrenos de cine

 

HAMLET


cartel Dirección: Michael Almereyda.
País:
USA.
Año: 2000.
Duración: 123 min.
Interpretación: Ethan Hawke (Hamlet), Kyle MacLachlan (Claudius), Sam Shepard (Fantasma), Diane Venora (Gertrudis), Bill Murray (Polonius), Liev Schreiber (Laertes), Julia Stiles (Ofelia), Karl Geary (Horacio), Paula Malcomson (Marcella), Steve Zahn (Rosencrantz), Dechen Thurman (Guildenstern), Rome Neal (Barnardo), Jeffrey Wright (Gravedigger), Paul Bartel (Osric), Casey Affleck (Fortinbras).
Adaptación: Michael Almereyda; de la obra de William Shakespeare.
Producción: Andrew Fierberg y Amy Hobby.
Música: Carter Burwell.
Fotografía:
John de Borman.
Montaje: Kristina Boden.
Diseño de producción: Gideon Ponte.
Dirección artística: Jeanne Develle.
Vestuario: Marco Cattoretti y Luca Mosca.
Decorados: Joshua Drew y Jeffrey Everett.
Dirección de producción: Anthony Katagas.

 

CRÍTICA
por
Pablo del Moral (CinEncanto)

Creyendo que nunca puede haber suficientes adaptaciones de Shakespeare, el director de culto Michael Almereyda nos trae una nueva versión de "Hamlet", la clásica obra de teatro del famoso escritor. En esta ocasión, y francamente copiando el enfoque de la moderna "Romeo + Julieta" de Baz Lurhmann, la historia se desarrolla en tiempos modernos con gran estilo visual, pero respetando los diálogos originales. Y creo que esa es la principal falla de la cinta.

Al igual que sucedió en "Romeo + Julieta", parece que los actores tienen dificultad para expresar creíblemente los arcaicos diálogos, llenos de metáfora y construidos en forma tan estricta (tal vez respetando el mentado "pentámetro iámbico") que es comprensible la imposibilidad de darles un flujo natural de modo que no parezcan forzadas recitaciones de letreros apenas fuera de cámara.

De entre el destacado elenco, los únicos que consiguen la mencionada credibilidad son Sam Shepard como el fantasma del padre de Hamlet y Bill Murray como Polonius, padre de Ofelia y amigo de la familia. Shepard muestra total convicción con los complejos parlamentos, y su intensidad ayuda enormemente en su caracterización. Bill Murray, por el contrario, parece tomar todo a la ligera, incluso permitiéndose ciertos modismos que estoy casi seguro son improvisados; tal actitud, contra lo que pudiera pensarse, lo libera de la tiesa solemnidad que el resto de los actores sufre, y hace que su papel sea más natural, casi espontáneo.

La historia, bien sabida, narra los conflictos entre los miembros del gobierno de Dinamarca, o en este caso, la Compañía Dinamarca, S.A., un vago imperio corporativo localizado en Nueva York. El rey (o el CEO) acaba de morir y su viuda se casa inmediatamente con el hermano del finado empresario. Esto no le cae muy bien a su hijo Hamlet, y con la ayuda del fantasma de su padre y de su fiel amigo Horacio, tratará de esclarecer los hechos y hacer justicia donde haga falta. En su búsqueda por la verdad, sin embargo, parece sólo ocasionar tragedias entre las personas cercanas a la familia real, incluyendo la muerte de varios allegados y el despecho y locura de su enamorada.

Almereyda toma algunas diestras decisiones en la adaptación. Aunque en algunos momentos cae en el cliché, la incorporación de elementos modernos en la obra funciona generalmente muy bien, sobre todo en los momentos en que los característicos monólogos, muy naturales en teatro, hubieran resultado incómodos dentro de la plástica cinematográfica (como ha pasado con casi todas las adaptaciones de Shakespeare hechas por Kenneth Branagh). Por ejemplo, el famoso monólogo de "ser o no ser" tiene lugar en un Blockbuster Video, con una de las peores películas en años recientes como fondo (El Cuervo 2: Ciudad de Angeles). Si hay algún significado oculto tras esto, no lo sé, pero el resultado final embona perfectamente en la actualizada narrativa de la cinta. Y al igual que en su película "Nadja", Almereyda incorpora diestramente el vídeo digital (y el clásico "Pixelvision") en algunas escenas. El cambio de medio acentúa las escenas, pues logra convertir al espectador en un testigo activo, espiando las acciones que se desarrollan. La diferencia es sutil, pero significativa.

"Ser O No Ser" -título en México de Hamlet *- no es la mejor ni la peor adaptación de Shakespeare que haya visto. Por un lado su estilo es muy atractivo, lo que es un crédito para Almereyda y su director de fotografía; por otro, los actores desmeritan un poco la cinta con sus acartonados diálogos, con las excepciones antes mencionadas. Además, aunque se ha resumido considerablemente la obra original, la película se siente algo lenta en algunas partes. Tal vez un poco de concienzuda edición hubiera mejorado el ritmo de la cinta para igualar su dinámico estilo visual. Recomendada para completistas de Shakespeare y para quienes disfruten de una visión fresca de este emergente director, siempre y cuando estén dispuestos a aceptar los defectos comunes en las adaptaciones del famoso bardo.

Calificación: 6


CinEncanto


*
Nota del editor


< Página principal de Hamlet

Imágenes de Hamlet - Copyright © 2000 Double A Films. Todos los derechos reservados.

estrenos | críticas | novedades | especiales | cartelera
preestrenos | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © Ángel Castillo Moreno, 1999-2001. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos