LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
  APUNTA TU CORREO

Recibirás cada semana
los últimos estrenos de cine

 

LA HORA DE LA ARAÑA (ALONG CAME A SPIDER)


cartel Dirección: Lee Tamahori.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 104 min.
Interpretación: Morgan Freeman (Alex Cross), Monica Potter (Jezzie Flannigan), Michael Wincott (Gary Soneji / Jonathan Mercuzio), Mika Boorem (Megan Rose), Penelope Ann Miller (Katherine Rose), Michael Moriarty (senador Hank Rose), Dylan Baker (Ollie MacArthur), Anton Yelchin (Dimitri Starodubov).
Guión: Marc Moss; basado en la novela de James Patterson.
Producción: David Brown y Joe Wizan.
Producción ejecutiva: Morgan Freeman.
Música: Jerry Goldsmith y Mark Isham.
Fotografía:
Matthew F. Leonetti.
Montaje: Nicolas De Toth y Neil Travis.
Diseño de producción: Ida Random.
Dirección artística: Sandy Cochrane.
Vestuario: Sanja Milkovic Hays.
Decorados: Elizabeth Wilcox.

 

CRÍTICA
por
Pablo del Moral (CinEncanto)

Cada vez que aparece una nueva película del sub-género de "asesino serial", sabemos de antemano los personajes que conoceremos: el brillante pero demente asesino, el atormentado policía y la indefensa víctima. "La Telaraña" -título en México de "Along came a spider"*- difiere en varios de estos puntos, pero no lo suficiente para hacerla destacar entre el cada vez mayor grupo de películas de tema similar. El villano no es un asesino, sino un secuestrador y la víctima no es nada indefensa, pero el policía se ajusta perfectamente a lo esperado. En cuanto a la historia, todos la conocemos.

La trama comienza cuando el villano, bajo la misma nariz del Servicio Secreto, rapta a una niña en la súper protegida (y supongo, súper cara) escuela para hijos de políticos. La niña es hija de un Senador norteamericano, de modo que los medios de comunicación inmediatamente intervienen y convierten la situación en un circo de tres pistas que lo único que consigue es elevar el ego del secuestrador. Entonces entra a escena el psicólogo criminal Alex Cross, un brillante "profiler" (es decir, quien se encarga de elaborar el perfil psicológico de los peores criminales), quien aún está angustiado por sentirse responsable de la muerte de una policía durante un operativo que tenía a su cargo. El secuestrador le envía pistas, pues al villano le interesa más el reto de enfrentarse con un digno rival que pedir dinero por la niña. Así, entre las provocaciones del secuestrador y el metódico avance de Cross, la historia se complica hasta la sorpresa final que demuestra que no todo lo que parece ser cierto lo es.

Como se ve, aunque la película trata de evitar los clichés del género, falla en todos los intentos. No hay en el argumento nada que no hayamos visto ya (y mejor hecho) en previas películas como "Seven", "El Silencio de los Corderos" o "Copycat". Y por mi parte, ya estoy cansado del asesino serial genio; recuerdo la refrescante y cruda cinta "Kalifornia", que con poco presupuesto y actores casi desconocidos (bueno, en la época en la que se filmó), logró darle una vuelta a la consabida trama.

La cuestión es que "La Telaraña", por sí misma, es bastante buena; sus elementos individuales son impecables, desde el soberbio Morgan Freeman hasta el puntilloso e inteligente guión (basado en una exitosa novela, desde luego). Pero la falta de novedad en las situaciones y personajes impide que el espectador pueda sumergirse en la trama para realmente sentir el suspenso que supuestamente se debería generar. Exceptuando un horrible efecto especial al principio de la cinta, los valores de producción son muy buenos, con una cinematografía a la vez cruda y cálida, haciendo excelente uso de locaciones poco vistas (pues por suerte la historia no ocurre en Nueva York o Los Angeles) y de actores con carácter.

El director neozelandés Lee Tamahori ha demostrado bastante destreza para retratar fielmente las emociones humanas, pero en esta ocasión su talento se ve un poco disminuído tal vez por la responsabilidad que viene con un presupuesto elevado y por el manejo de actores reconocidos. En eso radica otra falla de la película. Aún cuando los actores intentan prestar emotividad a las escenas, hay algo que impide que se sientan con la intensidad requerida para compenetrarse con los personajes. El resultado es una película fría, que observa los hechos remotamente, sin buscar la identificación del público, cosa indispensable para que funcione una historia como ésta.

Entonces, "La Telaraña" es un thriller hecho competentemente, pero cuya predictibilidad y falta de emoción restan interés por parte del espectador. Ni siquiera la sorpresa del final ayuda, pues llega muy tarde y no es tan impactante como pretende. En resumen, la suma de las partes da un resultado menor que el valor de los elementos individuales. Mal concepto, buena ejecución. Marginalmente recomendada para fanáticos del género o para quienes no hayan visto películas previas de este tipo.

Calificación: 5


CinEncanto


* Nota del editor


< Página principal de La hora de la araña

Imágenes de La hora de la araña - Copyright © 2001 Paramount Pictures, David Brown Productions, Phase 1 Productions y Revelations Entertainment. Todos los derechos reservados.

estrenos | críticas | novedades | especiales | cartelera
próximos estrenos | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © Ángel Castillo, 1999-2001. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos