LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
  APUNTA TU CORREO

Recibe cada semana los
últimos estrenos de cine

 

PEARL HARBOR


cartel Dirección: Michael Bay.
País:
USA.
Año: 2001.
Interpretación: Ben Affleck (Rafe McCawley), Josh Hartnett (Danny Walker), Kate Beckinsale (Evelyn Johnson), Cuba Gooding Jr. (Doris 'Dorie' Miller), Dan Aykroyd (capitán Thurman), Tom Sizemore (Earl), William Lee Scott (Billy), Greg Zola (Anthony Winkle), Ewen Bremmer (Red), Alec Baldwin (Doolittle), James King (Betty), Catherine Kellner (Barbara), Jennifer Garner (Sandra), Michael Shannon (Theo), Jon Voight (presidente Roosevelt), Matthew Davis (Joe), Mako (almirante Yamamoto).
Guión: Randall Wallace.
Producción: Jerry Bruckheimer y Michael Bay.
Producción ejecutiva: Randalla Wallace, Bruce Hendricks, Chad Oman, Mike Stenson y Barry Waldman.
Música: Hans Zimmer.
Fotografía:
John Schwartzman.
Montaje: Roger Barton, Mark Goldblatt, Chris Lebenzon y Steven Rosenblum.
Diseño de producción: Nigel Phelps.
Dirección artística: Jon Billington, Geoff Hubbard, Martin Laing y William Ladd Skinner.
Vestuario: Michael Kaplan.
Decorados: Jennifer Williams.

 

NOTAS DE PRODUCCIÓN de Touchstone Pictures y Jerry Bruckheimer Films

El rodaje

El 2 de abril de 2000, el Estudio y los realizadores, formando equipo con la Marina de Estados Unidos, organizaron una ceremonia para rendir tributo a los hombres y mujeres que perdieron la vida aquel trágico día. El Comandante de la Flota del Pacífico, el almirante Thomas B. Fargo y Kathy Billings, Ranger del los Parques Americanos del Arizona Memorial dieron la bienvenida a Dick Cook, Jerry Bruckheimer, Michael Bay, Ben Affleck, Josh Hartnett, Kate Beckinsale, Cuba Gooding, Jr., y a varios miembros de la Asociación de Supervivientes de Pearl Harbor de Hawai y San Diego en el Arizona Memorial.

"La ceremonia fue una experiencia muy emotiva para todos nosotros", dice Affleck. "Nunca había estado allí, así que me llevé una enorme impresión cuando vi el barco justo debajo. Todavía sigue destilando aceite. Es muy real y te da la medida de la magnitud de lo que ocurrió. Todos esos nombres grabados en las paredes de la capilla, familias enteras. Cuando empezaron a sonar los aplausos resultaba difícil conservar la compostura. Lo que se sentí allí, entre respeto reverencial y miedo no lo olvidaré nunca".

"Sientes mucha emoción cuando ves todos esos nombres", afirma Gooding. "Cuando piensas en esos miles de hombres que murieron en tan sólo unos minutos, se te parte el corazón. Es entonces cuando comprendes la responsabilidad que tenemos haciendo esta película. En cierto sentido lo hace más fácil pero los sentimientos son muy difíciles de controlar".

"El rodaje principal empezó en Oahu, el martes 4 de abril con una ceremonia de bendición que celebró un sacerdote hawaiano. La toma de la primera escena fue un momento muy emotivo para gran parte del equipo de producción, ya que era la primera vez que veían volar a la aviación japonesa. Fue uno de esos momentos que te hacen retroceder en el tiempo a un lugar en el que nunca has estado. Y de repente te das cuenta de lo terrible que debió ser. Un escalofrío te recorre todo el cuerpo y sientes un nudo en la garganta".

[Escena 127pt:] Por la mañana temprano, una ligera brisa venía del mar y el rocío todavía resplandecía sobre la ondulante hierba. Una madre joven tendía la ropa. Miró hacia el cielo. Vio un avión militar con un gran círculo rojo pintado en sus alas. Volaba tan bajo que tuvo la impresión de que si levantaba los brazos lo tocaría con sus dedos. No reconoció la bandera, pero no se asustó, sólo estaba sorprendida. El ruido que hacía el motor era sobrecogedor. No se dio cuenta del resto de los aviones que le seguían. Pero de repente los vio, volando tan bajo que pudo fijarse en las caras de los hombres que los pilotaban. Eran japoneses. Se sintió muy confusa. Agitaban las manos advirtiendo a sus hijos, no para saludarles, sino para que salieran corriendo y se escondieran. Entonces fue cuando se dio cuenta: esto era sólo el principio.

"Rodar en Hawai fue una experiencia mágica", dice Bay. Y añade: "Hubo momentos de gran intensidad. Te das cuenta dónde estás y todo lo que esta película significa para mucha gente. Cuando miraba hacia abajo, a la silla de mi director, recuerdo que podía ver las huellas que habían dejado las balas en el suelo. Estaban justo debajo de mis pies. Lo cierto es que fue un honor rodar justo en el lugar donde había ocurrido. Para mí fue algo mágico".

A Bay también le permitieron rodar bajo el agua en el Arizona Memorial. Es la primera vez que un equipo de rodaje obtiene este tipo de autorización. "La imagen más simbólica de Pearl Harbor es el hundimiento del Arizona", afirma Bay. "Está a 1.200 metros por debajo del agua y en él descansan los restos de más de 1.100 hombres. Tanto la Marina como el Servicio de Parques Nacionales pensaron que era una buena idea conservarlo como monumento para que nadie olvidara lo que ocurrió".

"Bucear hasta allí fue una verdadera hazaña", sigue diciendo. "Está muy oscuro, y todavía hoy sigue destilando combustible. Hay muchos sedimentos y muchas algas. También hay percebes enormes. Pero de repente ves una escotilla que sigue conservando el cristal. Las escaleras que llevan a las bodegas están muy destruidas y en la proa todavía puede verse el enorme armamento que tenía. Fue una experiencia inolvidable. Sientes muchas cosas cuando estás ahí abajo".

La parte más grande y más peligrosa de la secuencia del ataque se rodó en los primeros días de la producción. Por motivos de identificación, los dos bombardeos tomaron el nombre eufemístico de Big Shot #1 y Big Shot #2. Tanto la primera como la segunda unidad bajaron al Middle Loch de Pearl Harbor, estableciendo un campamento base en Victor Dock. Varias pequeñas embarcaciones transportaban al equipo durante el día, así como a decenas de especialistas y de extras, sin olvidar al equipo de la flota de la Marina de Estados Unidos anclada en este lugar. El Big Shot #1 implicaba explosiones en seis barcos, cada uno de los cuales medía entre 120 y 180 metros de longitud. A John Frazier, coordinador de efectos especiales, a Jim Schwalm, su coordinador de plató y a todo su equipo le llevó un mes organizar la flota.

"Realizamos diversas pruebas durante la pre-producción", afirma Frazier. "Las explosiones que más le gustaban eran las que utilizaban dinamita, así que nos decidimos por explosivos de gran potencia. También utilizamos conductores, una combinación de los dos y lo que se llama un Kinepak, que es un explosivo binario o una mezcla de dos componentes químicos que no es volátil hasta que los unes. Para conseguir la velocidad y la altura que quería Michael, esta era la forma más segura de hacerlo porque esto no queríamos que fueran fuegos artificiales sino explosiones de verdad".

El equipo de Frazier utilizó 700 mechas de dinamita, más de 600 metros de conductores y 15.120 litros de gasolina para prender los seis barcos. "Hacía bastante calor", dice Frazier bromeando. "Los pirotécnicos estaban en los barcos. Prendieron fuego a todo lo que había en ellos, así que teníamos cientos de metros de líneas de fuego, extintores, (COE y espuma) y todo el mundo llevaba mascarillas para que no inhalarán el humo".

Su equipo también utilizó naftaleno para crear un humo negro muy denso en las secuencias de los bombardeos y durante toda la producción. Es el mismo componente químico que se utiliza en las bolas de naftalina y que no es tóxico.

El Departamento de Protección del Medio Ambiente estuvo siempre presente para supervisar el desarrollo y la ejecución de las secuencias de los bombardeos. A la compañía de producción le preocupaba mucho proteger el habitat y la vida salvaje de la zona (lo que incluía algunas especies de peces, pájaros y tortugas) y llegó a bloquear la autopista en un radio de 6 kilómetros.

Bay siempre tuvo las ideas muy claras sobre cómo quería que se desarrollaran las secuencias. Se tomó todo el tiempo necesario para situar las 12 cámaras de Panavision, de las que él mismo se encargaba, y al mismo tiempo sincronizaba un conjunto de más de 30 especialistas, 90 extras, 9 aviones, una embarcación dotada de cámara y un equipo que controlaba un sinfín de efectos especiales dotados de detonadores situados estratégicamente alrededor de la flota. El departamento de embarcaciones tenía un ballenero de 800 metros, tres embarcaciones con cámara, una motora, tres embarcaciones de apoyo, dos jet skis, seis embarcaciones que tomaban fotos, nueve pequeñas planeadores y 13 barcos de efectos especiales.

"Cuando ocurrió la explosión, fue la explosión más grande que jamás había visto en mi vida", afirma el director/productor Bay. "Nuestro coordinador de efectos especiales, John Frazier, que lleva 40 años en esta profesión, y que es uno de los responsables de los efectos de ‘Apocalypse Now’ (Apocalipsis Now), afirmó: ‘Es sin duda la explosión más grande que jamás he hecho para una película".

Bay continúa diciendo: "Todo ocurrió en 7 segundos. Fue un verdadero compendio de lo que es una catástrofe: aviones volando, un helicóptero, un B-25, gente en pequeñas embarcaciones… Pero todo estuvo muy bien sincronizado y salió a la perfección. Cuando estaba rodando, me acuerdo que miraba a mi alrededor y me decía: ‘¡No puedo creer lo que estoy haciendo!’".

"La explosión fue tan enorme que me puse a temblar", recuerda Bay riéndose. "Se puede apreciar en el movimiento de la cámara porque no había calculado la magnitud de la explosión."

A pesar de que gran parte de la secuencia de la batalla se realizó con efectos especiales en directo, la compañía Industrial Light & Magic se encargó de completar muchos detalles. El director de la segunda unidad y supervisor de efectos visuales, Eric Brevig realizó el seguimiento del proceso. Tanto él como su equipo llevaron a cabo sus propias investigaciones históricas, buscando películas y fotografías antiguas.

"El guión estaba perfectamente detallado", dice Brevig. "Sabía que no contábamos con toda la tecnología que requería el guión. Pero ese es el desafío: crear algo que no habíamos hecho antes. En la actualidad, Pearl Harbor es una enorme atracción turística, pero insistí en situar las cámaras justo donde debían estar. Se puede reconocer perfectamente la geografía de la zona. Además tuvimos que pintarlo todo salvo las montañas más alejadas y diseñar escenarios de batalla con navíos de guerra sintéticos y explosiones gigantescas".

"La utilización de miniaturas en vez de grandes elementos de atrezzo era evidente ya que lo que teníamos que crear tenía unas proporciones gigantescas", explica. "No hubiéramos podido construir elementos lo suficientemente grandes para la película. Realizamos maquetas de barcos y de aviones con imágenes generadas por ordenador y luego las duplicamos. En el caso de los aviones, lo hicimos cientos de veces y en el de los barcos casi doce veces, con el fin de llenar todo el puerto. También colocamos marineros sintéticos en los barcos. Cada uno de ellos es un personaje generado por ordenador con un traje diferente y que está coreografiado para que realice una actividad precisa".

Brevig utilizó ilustraciones y animaciones para diseñar los movimientos más básicos de su cámara. Trabajó en estrecha colaboración con David Nowell, el director de fotografía aérea y con su propio cámara, Mitch Amundsen, en la segunda unidad con el fin de crear escenarios que parecieran reales y que estuvieran a la altura de lo que Bay esperaba.

Teniendo en cuenta que el ataque a Pearl Harbor se realizó por aire, el departamento aéreo tuvo un gran protagonismo durante el rodaje. El coordinador aéreo Alan Purwin, el jefe de pilotos Steve Hinton y el director de fotografía aérea David Nowell se encargaron de todas estas tareas. Hinton, que goza de un gran prestigio en los círculos de la aviación por ser propietario de un gran número de aviones especializados, es también uno de los mejores pilotos de la industria cinematográfica.

"Teníamos 14 aviones operando a la vez", dice Bay. Y añade: "Yo ya había trabajado antes con aviones, con reactores de las Fuerzas Aéreas y otros aviones de este calibre, pero estos eran mucho mayores y con mucha más potencia. Algunos de estos aparatos tienen más de 60 años y los llevamos al límite. Pero contábamos con pilotos muy experimentados. Como le dijo un oficial de la Marina sobre Steve: ‘Es tan bueno que consigue que vuele cualquier cosa’. Tenía plena confianza en ellos. Y no sólo en los pilotos, sino también en el equipo, en los especialistas y en los actores que también tuvieron que enfrentarse a grandes peligros".

"Recuerdo que estábamos rodando en una torre de 16 plantas y el avión tenía que acercarse a 320 km/hora. El avión tenía que girar, dirigirse a la torre y rodearla. Estaba a tan sólo tres metros de nosotros. Confiaba totalmente en los pilotos. Pero me siento muy orgulloso de todo el trabajo que realizamos tanto en el agua, en la tierra, como en el aire. Y también la combinación de todas estas tareas. Además cumplimos estrictamente con todas las medidas de seguridad. Sólo hubo un incidente menor con un avión, cuyo resultado fue un dedo roto, un par de esguinces y una lesión en un hombro, además de algunos moratones y arañazos. Es entonces cuando te das cuenta de todo lo que tuvieron que pasar estos hombres."

La aviación utilizada en la película incluía una variedad de 16 aviones antiguos y algunas réplicas, entre las que estaban tres réplicas de los bombarderos Val, tres réplicas del Kate y tres Zeros para reproducir los aviones japoneses. El departamento aéreo también utilizó cuatro P-40s , un DC3, cuatro B-25s y un Messerschmidt ME-109.

"Es imposible encontrar los aviones que existían entonces. A ningún precio", explica el piloto Steve Hinton. Y añade: "El Zero que utilizamos, por ejemplo, era un modelo posterior, pero es el único Zero que todavía funciona en todo el mundo. En los otros dos se instalaron motores americanos para que pudieran volar. Son aviones magníficos. Tampoco quedan Kates ni Vals, que era los bombarderos y los aviones que llevaban los torpedos. Ni siquiera creo que quede uno en el mundo totalmente montado. Además, utilizamos una versión posterior del P-40 porque sólo queda uno de una versión más moderna que pueda volar".

"Hicimos todo lo que pudimos para que pareciera auténtico", afirma Hinton. "Conseguimos aviones que se parecían a los de la época. Para los puristas esto no es lo que hay que hacer. Lo más seguro es que el avión no tenga el color adecuado, o que falle cualquier otro detalle. No puede ser perfecto ya que estos aviones ya no existen, y los que quedan están en los museos y no es muy aconsejable poner en peligro un trozo de la historia. No creo que el público vaya a ver a aviones cuando va al cine. Además, el núcleo del relato, es la historia humana, el resto sólo sirve para realzarla."

El 5 de mayo, el reparto y el equipo abandonó Hawai para empezar a trabajar en la zona de Los Angeles. Las localizaciones incluían el Camarillo State Hospital, Union Station en el centro de Los Angeles, el Linda Vista Hospital en Boyle Heights, el Queen Mary en Long Beach, Fort MacArthur, el Warner Grand Theatre en San Pedro, el US Coast Guard Lighthouse en Palos Verdes, el aeropuerto Van Nuys, la Marine Air Corps Station en Tustin y la Point Magu Naval Air Station en el US Naval Construction Battalion Center de Port Hueneme. El equipo también pasó un tiempo en el Disney Ranch en Newhall, así como en el Stage #2 de las instalaciones de los Estudios Disney en Burbank. Otras localizaciones fueron Point Dume y Point Magu, Pomona, Claremont, LaVerne, Somis y Glendale.

A mediados de junio, la compañía de producción se trasladó a los Estudios Fox, en Baja, California, para rodar durante dos semanas la mayor parte de las escenas que se desarrollan bajo el agua. El enorme depósito de agua se utilizó para escenificar el vuelco del USS Oklahoma y el hundimiento del USS Arizona y del USS West Virginia. Las escenas que se desarrollaban en el Canal de la Mancha se realizaron en un depósito de agua más pequeño que hay en las mismas instalaciones.

A finales de julio, el equipo y el reparto se trasladaron al sureste de Texas. El trabajo empezó en Houston en el USS Texas, uno de los pocos barcos de este tipo que quedan de la Primera Guerra Mundial. Después viajaron hasta Corpus Christi, al USS Lexington, uno de los dos portaaviones que quedan de la Segunda Guerra Mundial. Pasar todo eso tiempo en los barcos, que son verdaderos museos flotantes abiertos al público, representó una experiencia educativa inolvidable a pesar del asfixiante calor y de la plaga de mosquitos que nos invadió.

Una semana después de que la producción estuviera prácticamente montada a mediados de agosto en Los Ángeles, un equipo reducido viajó a Inglaterra para rodar las escenas de Rafe cuando se alistó en la RAF. Este rodaje se desarrolló a primeros de septiembre. Otro equipo reducido se trasladó a San Diego y al USS Constellation para completar el rodaje del ataque aéreo de Doolittle. Bruckheimer, Bay y su equipo pasaron un día en el mar observando a los pilotos de la Marina durante sus sesiones de entrenamiento. Los aviones despegaban y aterrizaban cada 60 segundos, a pocos centímetros de donde estaba situado el equipo. Una vez que terminaron los ejercicios del día, el equipo de rodaje trasladó sus B-25 en la cubierta del barco, despertando la admiración de la Marina.

Esta película es el proyecto de mayor envergadura que habían llevado a cabo hasta la fecha los realizadores, pero al mismo tiempo fue uno de los más fáciles. "Ha resultado ser una producción perfecta", dice Bay con gran entusiasmo. "El calendario se cumplió a la perfección. El rodaje duró 106 días y 10 de ellos se realizaron con una unidad reducida. A veces no me puedo creer que hemos hecho una película de esta magnitud en tan poco tiempo".

"Estábamos muy bien preparados", sigue diciendo. "Jerry y yo ya habíamos realizado grandes proyectos y he trabajado con este mismo equipo en varias películas. Creo que cuento con uno de los mejores equipos de Hollywood. Forman un grupo humano de enorme categoría. Y creo que esa es la clave".


Fuente:
Buena Vista Internacional España


Imágenes y notas de producción de Pearl Harbor - Copyright © 2001 Jerry Bruckheimer Films y Touchstone Pictures. Todos los derechos reservados.

< Página principal de Pearl Harbor

estrenos | críticas | novedades | especiales | cartelera
preestrenos | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos