LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


LA EDUCACIÓN DE LAS HADAS


cartel
Dirección: José Luis Cuerda.
Países:
España, Francia, Portugal y Argentina.
Año: 2006.
Género: Drama.
Interpretación: Ricardo Darín (Nicolás), Irène Jacob (Ingrid), Bebe (Sezar), Glòria Roig (Luisa), Víctor Valdivia (Raúl).
Guión: José Luis Cuerda; basado en la novela "La educación de un hada" de Didier van Cauwelaert.
Producción: Gerardo Herrero, Mariela Besuievsky y Sarah Halioua.
Música: Lucio Godoy.
Fotografía:
Hans Burmann.
Montaje: Nacho Ruiz Capillas.
Dirección artística: Josep Rosell.
Vestuario: Sonia Grande.
Estreno en España: 23 Junio 2006.

CRÍTICA por Miguel Laviña Guallart

Pretendida magia

  Sin duda muchos espectadores acudirán a ver esta película llevados por el prestigio del realizador José Luis Cuerda, o atraídos por un título tan sugerente como su recordada “La lengua de las mariposas”. Otros tantos se verán movidos por la popularidad del argentino Ricardo Darín o de la cantante Bebe. Y otros (es el caso) se acercarán llamados al reencuentro con Irène Jacob, actriz recordada por toda una generación gracias a su magnética presencia en dos de las últimas obras de Krzysztof Kieslowski  "La doble vida de Verónica" y "Rojo". Pocas veces una actriz ha sido retratada de forma tan fascinante como ella bajo la luz del cineasta polaco. En los últimos tiempos se ha prodigado poco en las pantallas, envuelta en unas cintas decididamente menores. Trabaja ahora por vez primera en nuestro cine, y aunque los años también han pasado sobre su rostro, conserva intactos los enigmas de su mirada.

 

  Los tres intérpretes son el eje de este film basado en la novela “La educación de un hada” del francés Didier Van Cauwelaert, en el que Cuerda, responsable también del guión, pretende adentrarse en los misterios que fluctúan bajo la cotidianidad, en las contradicciones de los sentimientos, en las relaciones paterno- filiales y la educación con una puerta abierta a la fantasía, mediante unas historias de  amor que caminan en distintos sentidos. Desde que se presentó su rodaje en el pasado Festival de San Sebastián, la propuesta tenía sobre el papel todos los elementos para convertirse en uno de los proyectos de calidad del cine español de la temporada, pero el entusiasmo suscitado al ver juntos a Jacob y Darín bajo la dirección del veterano director, en una historia que se pretende mágica e intimista, se ha tornado en decepción, no cumpliendo parte de estas expectativas.

  De entrada, las poco habituales profesiones de los protagonistas implican una cómoda definición de caracteres que no requiere discurrir en exceso. Así, a Nicolás, inventor de juegos para niños, se le supone dotado de potente creatividad y capacidad fabuladora. Ingrid, viuda y madre de un niño, es ornitóloga, actividad que da pie a toda serie de metáforas de ecos conocidos sobre pájaros enjaulados o libertades recobradas. En sus vidas se cruza Sezar (Bebe), joven argelina que trabaja en un supermercado, y que en su periplo por salir de su país y llegar a París recala en Barcelona, arrastrando buen número de los tópicos de estas difíciles situaciones.

  Tras un eficaz arranque, mediante unos saltos en el tiempo que resumen con agilidad los primeros años de la vida en común de la pareja, el realizador impone un ritmo narrativo adecuado, sosiego que se agradece ahora que muchos autores echan mano de frenéticos alardes visuales para contar una historia sencilla. Sin embargo, conforme transcurren los minutos, las emociones que anuncia su prometedor comienzo no acaban de cuajar, la acción empieza a parecer hueca y, de forma progresiva, se instala un tedio que parece irreversible, hasta que el tramo final se anima con la decisiva entrada en escena de Sezar. Varios interrogantes quedan por el camino, en especial por la desconcertante actitud de Ingrid, y cuando son resueltos, descubriendo los porqués de tantas dudas, se antojan fútiles respecto a las preguntas generadas, y, en última instancia, lo narrado resulta bastante banal.

  Todo esto rodado en los hermosos parajes del Montseny en Cataluña, a los que se intenta sacar el mayor partido con una puesta en escena y una ambientación preciosista, recurriendo a lugares comunes (bosque con tintes encantados, cabaña abandona) apoyados en la fotografía de Hans Burmann y la partitura de Lucio Godoy. Pero el buscado límite entre realidad y fantasía no llega a través de un brillante envoltorio, ni del abuso de planos bonitos. Así, lo que se pretende mágico se convierte en artificio, lo misterioso en críptico y la palabra, sucesivos relatos de cuentos, sustituye a unos hechos que no despiertan la intriga ni la imaginación.

  Otro problema, el gran peligro que entrañan las películas "con niño". Uno de los elementos que en mayor medida pueden hacer tambalear peligrosamente la verosimilitud es un niño que no resulte natural, obligado a actuar como un pequeño adulto. Y esto no es tanto un problema de casting sino, de nuevo, de dirección y guión. El joven Víctor Valdivia debe recitar unos diálogos en ocasiones, cuando menos, difíciles de digerir, en otras directamente sonrojantes, y esta irritante sensación es un lastre a lo largo de todo el metraje.

  Pese a todo, la excelente materia prima que Cuerda maneja hace posible que algunas secuencias respiren la sensibilidad pretendida por el conjunto. Ricardo Darín despliega su eficacia naturalista y repite con igual acierto el papel de padre que ya bordó en “Kamchatka”. Irène Jacob saca adelante de forma exquisita el personaje más perjudicado por las impresiones del guión y que por momentos podría hacerse incluso antipático. Los intérpretes cumplen su cometido, logrando la complicidad entre ambos sacar a la superficie complejos sentimientos.

  Es justo terminar esta análisis como empezó, pero hablando del otro vértice del triángulo. Bebe es una de las mayores revelaciones de los últimos tiempos (ahora rueda el próximo Medem), convence con una interpretación que pone de manifiesto su madera de actriz, haciendo uso, además, de un plausible acento. Y aunque demasiado tarde, su canción durante los títulos de crédito finales hace que los espectadores queden clavados en las butacas, incluso más allá de encenderse las luces en la sala. Es curioso que sea ella, en principio la de menor experiencia en el cine, quien acabe salvando la función.

Calificación:


Imágenes de "La educación de las hadas" - Copyright © 2006 Tornasol Films, Finales Felices, Messidor Films, Lazennec, Pol-Ka Producciones y Madragoa Filmes. Distribuida en España por Alta Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La educación de las hadas"
Añade "La educación de las hadas" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "La educación de las hadas" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Sin ti     El cielito     Una rosa de Francia     Madeinusa     Los aires difíciles

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad