LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


LA JOVEN DEL AGUA
(Lady in the water)


Dirección y guión: M. Night Shyamalan.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 110 min.
Género: Thriller fantástico, drama.
Interpretación: Paul Giamatti (Cleveland Heep), Bryce Dallas Howard (Story), Bob Balaban (Harry Farber), Jeffrey Wright (Sr. Dury), Sarita Choudhury (Anna), Freddy Rodríguez (Reggie), Bill Irwin (Sr. Leeds), Jared Harris, Mary Beth Hurt (Sra. Bell), Noah Gray-Cabey (Joey).
Producción: M. Night Shyamalan y Sam Mercer.
Música: James Newton Howard.
Fotografía:
Christopher Doyle.
Montaje: Barbara Tulliver.
Diseño de producción: Martin Childs.
Vestuario: Betsy Heimann.
Estreno en USA: 21 Julio 2006.
Estreno en España: 25 Agosto 2006.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Una misión por descubrir

  Quien haya seguido su trayectoria y se haya sentido involucrado emocionalmente con las películas de Shyamalan, volverá aquí a encontrarse con ese mismo universo y estilo, en un intento por conciliar el cine comercial con ese otro que busca despertar en el espectador reflexiones en torno a las realidades espirituales. El miedo paralizador de "El bosque" o la presencia de otros mundos de "Señales" vuelven a citarse en esta entrega, que de nuevo se construye sobre el armazón del misterio y el suspense, y que no esconde en ningún momento una evidente intención didáctica.

 

  El director indio ha comentado cómo el origen de la historia arranca de un cuento que inventó para sus hijos. Por eso, llama la atención el tono más próximo a la pesadilla que a la fantasía infantil y amable, porque sus personajes viven una auténtica tragedia y los animalitos que por la pantalla desfilan no son precisamente dóciles y mansos. Sin embargo, es cierto que la inocencia es la única puerta para entrar en una película en que una ninfa marina, Story, aparece en la piscina de un hotel buscando el contacto con los humanos, para acabar necesitando de su ayuda en el retorno a su “Mundo Azul”. Shyamalan nos pide que durante casi dos horas nos hagamos un poco niños, que demos rienda suelta a nuestra imaginación y creamos en la existencia de seres espirituales que vienen a recordarnos que cada uno tiene una misión que debe descubrir, que todos somos importantes en el intento por mejorar el mundo, y que cada vida aparentemente trivial esconde una dimensión de solidaridad y eternidad que no hay que desatender. Frente al escepticismo que respiran muchas cintas comprometidas con el orden social imperante, el director de "El sexto sentido" prefiere fijarse en el poder revitalizador del amor siguiendo caminos que recuerdan a Capra, con su vitalismo humano y social, su búsqueda del sentido de la vida o su didactismo bienintencionado. Son cuentistas que miran el lado positivo de sus personajes y que encuentran en su humanidad la fuente para seguir creyendo que la bondad existe.

  Y como en todo cuento alegórico cargado de mensaje, el relato está plagado de símbolos del mal y del bien, con monstruos repugnantes y águilas majestuosas, de buenas y acomplejadas personas que sufren culpas traumáticas que es preciso superar, o de individuos muy seguros de sí mismos que caminan por la vida con arrogancia y desfachatez. La galería de personajes que se alojan en el hotel es presentada de manera exagerada y sin matices, pero con ellos el director sólo quiere mostrar el valor de la diversidad y de lo aparentemente insustancial y cotidiano. El marcado contraste y esquematismo en que se mueven esos seres un tanto patéticos y “freaks” tiene cabida bajo la fórmula del cuento y la caricatura, aunque por otra parte hacen que el tono dramático y misterioso de la cinta se resienta cuando quiere derivar hacia lo cómico y esperpéntico. Por eso mismo, Shyamalan fracasa en su intento de dar trascendencia a las vidas corrientes de un joven obsesionado por desarrollar únicamente algunos músculos de su cuerpo, o a cinco hermanas sin personalidad ni voluntad propia, o al quehacer de un padre que se pasa el día resolviendo crucigramas, por ejemplo. Con ellos crea estampas que difícilmente congenian con las que viven la enigmática Story o el atribulado Cleveland. En el primer caso, Bryce Dallas Howard –un acierto de casting y maquillaje– vuelve a dar a la cámara los mejores planos como ya hiciera en “El bosque” o en "Manderlay" (Lars von Trier), con un rostro que transmite inquietud y congoja, frialdad y calidez, y toda la ambigüedad de quien busca salvar y ser salvada; viene a ser un “ángel de segunda clase” de “¡Qué bello es vivir!” que socorría a George Bailey, a la vez que James Stewart dejaría aquí paso a un Paul Giamatti que deja al gris Cleveland en su encrucijada vital. Ciertamente, el papel del protagonista de "Entre copas [Sideways]" es complicado por moverse entre el drama de Story y el esperpento de los inquilinos del hotel, y se nota que por momentos le cuesta dejar unos sentimientos para asumir otros, además de que la cámara no le presta tiempo para mostrar plenamente los entresijos de su alma encogida por el dolor.

  Quizá la ambientación sea el mayor logro de la cinta, como ya sucediera en las anteriores realizaciones del director. Música y fotografía consiguen generar el clima de intriga e inquietud, con una cámara cuidadosamente colocada y unos planos que dejan ver lo estrictamente necesario para alcanzar el suspense, aparte de un correcto uso del fuera de campo y de la contención para no abusar de golpes de efecto y sobresaltos fáciles. Como exige el género, el guión dosifica la información sobre Story a través del cuento oriental servido por entregas, pero la trama se vuelve confusa y necesita demasiadas explicaciones en su intento de crear un mundo de fantasía, a la vez que exige al espectador un esfuerzo añadido para no perderse nada que pueda convertirse en fundamental. Con todo, los diálogos dificultan la fluidez narrativa, mientras que la fuerza dramática queda a expensas del poder visual de las imágenes, ciertamente apabullante.

  Aun con la crítica americana en contra –no sale muy agraciado el crítico de cine y literatura de la historia–, Shyamalan no defraudará a sus seguidores, pues la película entretiene y captura la atención del espectador para hablar de miedos y anhelos interiores, y eso aunque no alcance el nivel de “El sexto sentido” y adolezca de los giros y sorpresas a que nos tenía acostumbrados.

Calificación:


Imágenes de "La joven del agua" - Copyright © 2006 Warner Bros. Pictures, Legendary Pictures y Blinding Edge Pictures. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La joven del agua"
Añade "La joven del agua" a tus películas favoritas
Opina sobre "La joven del agua" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "La joven del agua" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

El señor de la guerra (Lord of war)     Plan oculto (Inside man)     V de Vendetta (V for Vendetta)     Firewall     El código Da Vinci (The Da Vinci code)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad