LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Banda sonora original de "Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto"
BSO

Libro "Piratas del Caribe: La búsqueda del Cofre del Hombre Muerto"
LIBRO

Videojuego de "Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto" para Nintendo DS
VIDEOJUEGO

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


PIRATAS DEL CARIBE: EL COFRE DEL HOMBRE MUERTO
(Pirates of the Caribbean: Dead Man's Chest)


Dirección: Gore Verbinski.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 150 min.
Género: Acción, comedia, aventuras.
Interpretación: Johnny Depp (Capitán Jack Sparrow), Orlando Bloom (Will Turner), Keira Knightley (Elizabeth Swann), Stellan Skarsgard (Bill), Bill Nighy (Davy Jones), Jack Davenport (Norrington), Kevin R. McNally (Gibbs), Jonathan Pryce (Gobernador Weatherby Swann), Naomie Harris (Tia Dalma), Tom Hollander (Lord Cutler Beckett), Lee Arenberg (Pintel), Mackenzie Crook (Ragetti), David Bailie (Cotton).
Guión: Ted Elliott y Terry Rossio; basado en los personajes creados por Ted Elliott, Terry Rossio, Stuart Beattle y Jay Wolpert.
Producción: Jerry Bruckheimer.
Música: Hans Zimmer.
Fotografía:
Dariusz Wolski.
Montaje: Craig Wood y Stephen Rivkin.
Diseño de producción: Rick Heinrichs.
Vestuario: Penny Rose.
Estreno en USA: 7 Julio 2006.
Estreno en España: 11 Agosto 2006.

CRÍTICA por Almudena Muñoz Pérez

  Me gustaría saber cuál es la proporción que difiere entre los que se llevan las manos a la cabeza por el estreno de esta nueva aventura pirata y los que la consumen encantados tras el confort de un cartón de palomitas. Lo más interesante de “Piratas del Caribe”, como partes y como saga, sería el análisis de los casi siempre divergentes gustos de crítica y público, y con cuál de ellos la Historia del Cine se terminará reconciliando. ¿Es posible que para un redactor de los cincuenta “20.000 leguas de viaje submarino” fuese una nimiedad comparada con “La ley del silencio”? ¿Cómo no va a serlo “Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto” frente a, pongamos por caso, "Brokeback Mountain: En terreno vedado"? La primera de las nimiedades mencionadas es un clásico. ¿Qué lugar se reserva para la trilogía del disperso Gore Verbinski?

 

  Todo este tema tan académico viene al caso porque “El Cofre del Hombre Muerto” ha reafirmado el renacimiento de un género muerto desde hacía varias décadas. Que un género resurja siempre es una buena noticia, pero recordemos que el milagro es obra de Bruckheimer, quien de mesiánico tiene lo que el diablo de Capra, y el Lázaro resucitado es un zombi tan coreografiado y artificioso que sólo nos falta Michael Jackson en el elenco. Con la herencia de las nuevas películas buscatesoros de elementos fantásticos, iniciada por la trilogía “Indiana Jones”, y la influencia de miradas desmitificadoras hacia el romántico mundo del corsario, como las fallidas “Piratas” de Polanski y “La isla de las cabezas cortadas”, amén de otros campos como los videojuegos de “Monkey Island”, "Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra" volvía muy poco su vista al pasado. Un efecto que se multiplica por mil en “El Cofre del Hombre Muerto”, una sucesión incansable y cansina de espadas fugaces, obstáculos inverosímiles y lugares circenses de pelea, todo lo cual sólo pretende reservar los pocos secretos que guarda y aplazar la historia hacia las taquillas de la tercera parte ya rodada, y cuyo título se anuncia en el cierre de ésta –un final, por cierto, tan contundente como traído por los pelos–. Lo que podrían haber sido tres tradicionales aventuras se convierte en una introducción y un espectáculo partido por la mitad. Quién sabe si no nos tendrán reservado un epílogo con el spin off de Jack Sparrow.

  Sparrow, una muy interesante figura, pues contiene las claves del éxito, la esencia de la primera entrega y el fracaso estrepitoso de la segunda. En “El Cofre del Hombre Muerto” no sólo sobran metros de estocadas, guiños para tontos –el mono, el perro con las llaves, las coletillas verbales–, la banda sonora que si ya constituía un plagio precocinado en la anterior ahora actúa como el espejo del plagio, y desconozco la palabra para definir dicha afrenta. No sólo sobran tantos flecos en el traje, incluso se podría prescindir de quien lo luce: la frescura o el esperpento de Sparrow –recuerden: público o crítica– se ha querido expandir tanto como el número de piratas-monstruo diseñados, y el resultado es un cartoon que provoca más sonrojo que complicidad, obligado a protagonizar insulsos planos-gag y a repetir una improvisada marca de la casa: ‘Puñeta’ o su variante plural. Puede que Jack Sparrow no sea el personaje más prodigioso del cine, pero sí uno de los más populares. Y es que el honor de la marina inglesa ya no sirve más que para ridiculizarlo –¿o a quién le sigue interesando oír a rudos capitanes tocar el violín y dejarse el pellejo y el alma en un navío que representa tanto un oficio como un amor declarado? La taquilla de la excelente "Master and commander: Al otro lado del mundo" responde por ello–. En su lugar se impone un honor moderno: el de la rebeldía, la contracorriente y la diferencia, aunque estas virtudes puedan implantarse, paradójicamente, como modas fútiles y modelos de imitación.

  Mientras se construía este nuevo mito se tomaron las medidas de su ataúd –aunque en “El Cofre del Hombre Muerto” se insinúe que Sparrow puede vencer hasta a la dama de la guadaña–, pues la saga de “Piratas del Caribe” está llamada a durar lo mismo que un recorrido en montaña rusa. Tal vez lo mejor de la primera entrega era precisamente su consciencia de barraca de feria, etiqueta que lucía sin las falsas pretensiones de películas similares. Sin política, sin religión, sin sociología, sin reivindicaciones morales ni Historia, “La maldición de la Perla Negra” no causaba ningún daño aunque poca novedad añadiera al mundo cinematográfico. Y en su continuación se respeta el simple tránsito de arquetipos aventureros que pelean contra mitologías y leyendas, no en una galaxia muy lejana o en una tierra media, pero sí en un pintoresco siglo marítimo que, ahora, podría inspirar muchas más atracciones temáticas que basarse en ellas.

  Esta cubierta, al golpearla, devuelve el eco de una bodega vacía y unos cañones repletos de efectismo y digitalidad con que deslumbrar al enemigo –el público, la crítica–. No había nada que defender con tanta artillería visual, y “El Cofre del Hombre Muerto” deja aún más visibles esos puntos débiles que ni con más tempestuosidad o toques grotescos –un inane Kraken más anunciado que perfeccionado– se pueden volver fuertes. El eterno duelo paterno-filial, los conmovedores pasados trágico-amorosos y la falta de... corazón en el deseo por dominar la tierra no actualizan ni revierten a tiempos mejores lo que es un simple desfile en vagoneta, unas veces rápido para sumergirnos en los torbellinos del mar y los arcabuces, lento otras para transmitirnos transparentes emociones y engañarnos con un triángulo romántico sin vértices sólidos.

  Curiosamente una figura geométrica, el triángulo, donde anida la respuesta a todos los conflictos que despierta “Piratas del Caribe”. La hermosa Elizabeth Swann (Keira Knightley), quien con su porte de dama y sus ímpetus piratas se debate entre el héroe a medida, el estirado, pálido y enfermizamente noble Will Turner (Orlando Bloom), y el nuevo objeto de admiración y deseo, el innovador, abyecto, directo, tuneado y poderosamente hipnótico Jack Sparrow (Johnny Depp). El clásico y el moderno. Cada uno de ellos representando una opción, una época, una forma de hacer y entender cine. Y la duda existe, pues en el clásico encontramos la seguridad, pero en el segundo... ¿Han pensado en qué atrae a las almas femeninas de la platea? ¿Y, contada en infames millones de dólares o euros, qué cualidad enamora al público del fin de semana de estreno? Pues eso, que Jack Sparrow gana –no crean que les estoy revelando nada sobre el argumento–, lo cual equivale a que Bruckheimer se alce con la palma de la victoria. Y lo dice una admiradora de la piratería marina, desde el romanticismo cinematográfico de las hazañas de Errol Flynn y “La princesa prometida” hasta la crudeza literaria de Steinbeck o Stevenson, y sin desmerecer lo mucho que le entretuvo el primer Sparrow, ése que se ha vendido a la nadería interminable antes que a la nadería espontánea, igual de superflua y menos ofensiva. Pero que nadie se preocupe, pues aparte del entretenimiento fugaz Bruckheimer no conseguirá, al menos de momento, disponer del público, la crítica y el mundo en sus manos.

Calificación:


Imágenes de "Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto" - Copyright © 2006 Walt Disney Pictures y Jerry Bruckheimer Films. Distribuida en España por Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Página principal "Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto"
Añade esta película a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Ultravioleta (Ultraviolet)     X-Men: La decisión final (X-Men: The last stand)     Misión: Imposible III (Mission: Impossible III)     V de Vendetta (V for Vendetta)     Zathura: Una aventura espacial (Zathura: A space adventure)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad