LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


ALATRISTE


cartel
Dirección: Agustín Díaz Yanes.
País:
España.
Año: 2006.
Duración: 147 min.
Género: Aventuras.
Interpretación: Viggo Mortensen (Alatriste), Elena Anaya (Angélica de Alquézar), Javier Cámara (Conde Duque de Olivares), Jesús Castejón (Luis de Alquézar), Antonio Dechent (Garrote), Juan Echanove (Francisco de Quevedo), Eduard Fernández (Copons), Francesc Garrido (Saldaña), Ariadna Gil (María de Castro), Enrico Lo Verso (Malatesta), Cristina Marcos (Joyera), Eduardo Noriega (Duque de Guadalmedina), Blanca Portillo (Bocanegra), Unax Ugalde (Íñigo Balboa).
Guión: Agustín Díaz Yanes; basado en las novelas "Las aventuras del Capitán Alatriste" de Arturo Pérez-Reverte.
Producción: Antonio Cardenal y Álvaro Agustín.
Música: Roque Baños.
Fotografía:
Paco Femenía.
Montaje: Pepe Salcedo.
Dirección artística: Benjamín Fernández.
Vestuario: Francesca Sartori.
Estreno en España: 1 Septiembre 2006.

CRÍTICA por Miguel Laviña Guallart

Luces y sombras de un imperio

  En extrañas ocasiones los cuerpos celestes se alinean para sugerir favorables augurios, alentadores presagios. Bajo esta estela de positivos signos parece haberse fraguado este "Alatriste" largamente anunciado, feliz conjunción de un director, Agustín Díaz Yanes, un escritor, Arturo Pérez-Reverte y un actor, Viggo Mortensen, sustentos básicos de las andanzas de Diego Alatriste, soldado veterano de los tercios de Flandes, vigorosa y desencantada semblanza de una época cargada de claroscuros, en los estertores de un imperio cansado y arruinado por interminables guerras, corrupción y oscuras intrigas.

 

  Agustín Díaz Yanes, principal artífice de este proyecto, tuvo un vibrante debut en la realización con "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto", una de las mejores películas españolas de la pasada década, y si bien la irregular "Sin noticias de Dios" se resentía de un exceso de complicación, como suele ocurrir en segundas obras tras un éxito inicial, pese a sus innegables hallazgos y poder de seducción, parece claro que a la hora de acometer este trabajo se encuentra en un momento de absoluta plenitud creativa. Construye un guión que aúna las cinco novelas publicadas hasta la fecha del popular personaje, logrando aprehender el espíritu que planea sobre los textos, aspecto más escurridizo de toda adaptación. Bajo estas aventuras subyace el valor de unos soldados que no conocían otra forma de vida, sometidos a arbitrarias decisiones de ineptos monarcas y corruptos gobernantes, condenados a emprender gestas inútiles o imposibles, e introduce lúcidos apuntes sobre cuestiones como nobleza o lealtad ("no era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente...") cubiertas de ambigüedad moral.

  La intención de condensar en un solo film tantos capítulos es una arriesgada apuesta, un exceso de ambición acaparar tanto material que se traduce en una sucesión de tramas que, a veces, se despachan de forma confusa o precipitada, un buen número de personajes episódicos, algunos tristemente desaprovechados (Pilar López de Ayala, mera participación testimonial) e inevitablemente, un exceso de metraje. Esta dispersión narrativa, cierto decaimiento del ritmo y una atmósfera demasiado oscura y opresiva, se compensan cuando todo ello desemboca en un memorable tramo final, en el que los soldados que hacían girar la quejumbrosa rueda del imperio combaten contra el ejército francés en Rocroi.

  El cineasta logra conjugar el necesario aliento épico de la historia con un trasfondo intimista, la espectacularidad como cinta de aventuras junto al desarrollo emocional de su protagonista. Las contradicciones en la figura de Alatriste, misterioso y taciturno, se perfilan en la pugna entre su condición de mercenario y sus opacos sentimientos, en sus amargos amores con una actriz, María de Castro (Ariadna Gil) y el especial vínculo, con aureola de wenster, con su protegido Íñigo Balboa (Unax Ugalde), maestro y alumno, veterano y aprendiz. El largo recorrido muestra su progresivo cansancio, su soledad y decepción, sabedor de la inutilidad de sus esfuerzos por mantener la dignidad, resumido en un triste y bellísimo instante, cargado de resonancias, en el que contempla la sencilla libertad de unos pájaros que surcan el campo de batalla. Las secuencias finales tienen el aire de los últimos días, de huida de sí mismo y aceptación del trágico destino, trazadas con austeridad y grandeza, desbordantes de emoción.

  Las luces y las sombras de la época del Rey Planeta quedan plasmadas en la composición de hermosos planos que recuerdan las paletas de los pintores de aquel tiempo. No es fortuito que Alatriste observe embelesado el lienzo de “El aguador de Sevilla” de Velázquez, el espíritu del director está mucho más cerca de los seres que pueblan estas pinturas populares del maestro sevillano que de sus retratos cortesanos, evidencia su interés por la miseria y orgullo de una sufrida población que soportaba la presunta grandeza, y se sumerge en el lodo y las ciénagas de las guerras, con una rigurosa ambientación. Juega con una iluminación que define las conciencias, esconde parte de ciertos rostros en la oscuridad, haciéndoles hablar desde la negrura de sus almas. Esta riqueza visual, gracias también a una espléndida dirección artística, se completa con una arrojada puesta en escena de los brillantes duelos y en la composición de las secuencias bélicas.

  Todo esto no se sostendría sin el tercer puntal, por supuesto, la inmensidad de un Viggo Mortensen que es Diego Alatriste, sumido en una total identificación física y mental con su personaje, al que dota de una dimensión casi mística, de una mirada melancólica y descreída. Es toda una ventaja para la producción, además, que un actor de su tirón hable castellano, arrastrado y creíble, sin tener que recurrir al irritante doblaje. La destreza del autor para la dirección de actores queda de nuevo patente en el esfuerzo y entrega del larguísimo reparto convocado, intérpretes que declaman unos elegantes diálogos que desprenden sonoridad y casi por momentos poesía, aunque algunos encajen mejor que otros en sus papeles. Estupendo, como siempre, Eduard Fernández, fiel compañero Coppons, y magnética Elena Anaya como Angélica de Alquézar.

  Más allá de la revisión histórica y de sus aventuras, Agustín Díaz Yanes desarrolla con maestría el sustrato humano de la historia, trasladable por tanto a cualquier época, incluso a la actualidad, y al igual que su primer film, éste también podría estar dedicado a los pobres “esos príncipes que tienen que reconquistar su reino”. Su talento saca adelante esta ingente tarea, pese a las evidentes dificultades y desequilibrios, y este esfuerzo y la holgura de medios se extienden en el resultado final.

Calificación:


Imágenes de "Alatriste" - Copyright © 2006 Estudios Picasso, Origen y NBC Universal Global Network España. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Alatriste"
Añade "Alatriste" a tus películas favoritas
Opina sobre "Alatriste" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Alatriste" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Poseidon     Domino     Superman returns: El regreso (Superman returns)     El señor de la guerra (Lord of war)     La sombra de la sospecha (The sentinel)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad