LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (17)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9



Suscripción a LaButaca.net vía feed

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Actualidad | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


MATAHARIS


Dirección: Icíar Bollaín.
País:
España.
Año: 2007.
Duración: 95 min.
Género: Drama.
Interpretación: Najwa Nimri (Eva), Tristán Ulloa (Iñaki), María Vázquez (Inés), Diego Martín (Manuel), Nuria González (Carmen), Antonio de la Torre (Sergio), Fernando Cayo (Valbuena), Adolfo Fernández (Alberto), Manuel Morón (Samuel), Mabel Rivera (mujer engañada).
Guión: Icíar Bollaín y Tatiana Rodríguez.
Producción: Santiago García de Leániz y Simón de Santiago.
Música: Lucio Godoy.
Fotografía: Kiko de la Rica.
Montaje: Ángel Hernández Zoido.
Dirección artística: Josune Lasa.
Vestuario: Estíbaliz Markiegui.
Estreno en España: 28 Septiembre 2007.

CRÍTICA por Almudena Muñoz Pérez

  En la breve filmografía de Icíar Bollaín –cuatro largos y cuatro cortos– destacan una apuesta y una esperanza continuas por la redención: ya estén aquejados de soledad, marginación, maltrato, ímpetus violentos o secretos inconfesos, los personajes de la directora madrileña siempre consiguen introducir los dedos entre los resquicios de una luz ni siquiera entrevista durante el desarrollo de cada película. Esos viajes optimistas se corresponden, como no queda otra, con historias pequeñas e intimistas, que corren tanto riesgo de pecar de lineales y potenciales como de exponentes de una humanidad vasta, por regla de tres reducible a cualquier devenir de cualquier rincón. El correspondiente a “Mataharis” subraya con la misma evidencia que la multipremiada "Te doy mis ojos" (2004) el valor que su autora da a la historia no contada, a lo que venga después de los retazos vitales que ella muestra. Y ese rincón se adorna con el póster de la auténtica Mata Hari y un gato que, por naturaleza, siempre ha simbolizado la desconfianza y la independencia. La estampa viene a equilibrar los estertores de una cinta dramática, por momentos afectada, pues el trío protagonista pretenderá romper con su destino de vigilancia desde la barrera, un trabajo de espionaje que las sitúa en el punto de mira para rasgar el cartel y patear al felino.

 

  Para que los caminos de tres mujeres confluyan en el único trayecto de toda espectadora femenina, el guión de Bollaín y Tatiana Rodríguez conecta, a partir de sinuosos y expresivos fundidos a negro, las particularidades de una esposa aburrida y abandonada por su hija (Nuria González), de una madre de familia agobiada por el nuevo mito de la superwoman (Najwa Nimri) y de una joven recién salida de su formación académica y con todo el futuro por delante (María Vázquez). Las tríadas garantizan panoramas completos y referencias para todos los públicos, pero al mismo tiempo corren el peligro de una previsibilidad consciente en el salto narrativo. Estas mataharis se adentran en conflictos cotidianos que, para contrarrestar esos efectos repetitivos, la directora intenta mostrar con una trascendencia un tanto molesta cuando ya se ha abogado por la humildad emotiva. Es por esa razón que la película funciona mejor con las sobras que pintando a trazo fuerte los núcleos centrales: son los pequeños casos detectivescos encargados a Carmen, Eva e Inés los que denotan, mediante el patetismo encerrado en el buen humor, las verdaderas crisis atravesadas por cada una de ellas. Un anciano en busca de su amor juvenil, un realizador de vídeos de boda engañado o una confiada esposa que descubre la doble vida de su marido sirven de base para las paranoias, fundadas con el paso de las pesquisas, de tres espías que también deben ejercer de mujeres, madres y amantes sin cobro extra.

  Por suerte, Bollaín no decide inmiscuirse en la denuncia feminista –quizá para ofrecer más peso a la subtrama sobre las precarias condiciones de trabajo y contrato en las compañías multinacionales, hasta el punto de que no se sabe si determinadas escenas con María Vázquez están ahí por motivos argumentales o para echar más leña al fuego–. Si "Te doy mis ojos" imponía por vía social una casi obligación de respetar su sentido y factura, en “Mataharis” el punto de vista inquisitivo que abre y cierra el film impone un ritmo visual decadente y fotográfico, injustificado si se tiene en cuenta que nosotros no vamos a actuar bajo la piel de un espía que deba trabajarse la obtención de cada dato, sino a cada momento fieles partícipes de las inquietudes internas de las protagonistas. Una información que, por otra parte, también se lee con más gratitud en los silencios o en los reproches velados – Tristán Ulloa equivocando camisetas infantiles– que en los diálogos explícitos, aquejados de un histrionismo transitorio que tiene en Nawja Nimri a su máximo exponente. Las palabras sobran en tres relatos de no-amor, de un abandono pactado que se extiende de manera tácita a las relaciones mudas con el resto de los personajes. Y como de hablar de ellas mismas se trata, la trama convencional acerca de recelos, acecho y pruebas incordia a pesar de su necesidad para hilvanar todos los capítulos. Como dice Carmen, en el fondo no importa tanto qué culpa tienen los compañeros masculinos, sino por qué ellas se la adjudican y si no serán también en parte responsables. A las puertas del perdón o el castigo, la película se detiene, tomando su decisión más sabia, quizá también la más indulgente, y valiosa por ambas razones. La luz cálida, sólo visible en su último tramo, ni deslumbra ni perpetúa la frialdad, aunque no logre desintegrar la tibieza del conjunto. Porque si de algo sabe departir –y filmar– Bollaín es del instante intermedio, de la duda y de las eternas posibilidades, todas almacenadas en un último fundido que puede ser negro o blanco.

  Arrastra sin remedio una estética de los más sobrios noventa mezclada con las nuevas inquietudes del vídeo digital, por lo que si de cercanía presume “Mataharis” –aparte de ambientarse en un gremio reducido y poco femenino– se debe a la sinceridad de sus sencillos argumentos y al eterno canto por la comprensión, la anti-soledad y el amor sacrificado antes que fingido. Si en materia textual los tres cauces no fluyen de manera paralela, y puede que durante el activismo de Inés echemos en falta más conversaciones de Carmen con los objetos de su casa, o en mitad de éstas nos preguntemos por los niños de Eva, al final a todas las une el cabo más fuerte: el de una suspicacia urbanita y gris que les impide respirar, acto que deben recuperar, como corresponde a sus edades, en la reconciliación con el pasado, el presente y el futuro. La eterna discordia por la que espiar a otros termina revelándoles delitos propios, y a falta de investigaciones en las que ellas sean el centro, la película da carpetazo al sumario por ellas, perdonándolas de ser Mata Hari, de bailar al son de unas mentiras que habían empezado a asimilar en sus rutinas.

Calificación:


Imágenes de "Mataharis" © 2007 La Iguana y Sogecine. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. En la imagen de la crítica, extracto de una foto de María Vázquez por Joan Tomás. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Mataharis"
Añade "Mataharis" a tus películas favoritas
Opina sobre "Mataharis" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Mataharis" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

¿Y tú quién eres?          Qué tan lejos     En la ciudad de Sylvia     La carta esférica

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Prohibida su reproducción total o
parcial sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad