LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (31)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


BOBBY


Dirección y guión: Emilio Estevez.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 120 min.
Género: Drama.
Interpretación: Harry Belafonte (Nelson), Joy Bryant (Patricia), Nick Cannon (Dwayne), Emilio Estevez (Tim Fallon), Laurence Fishburne (Edward Robinson), Heather Graham (Angela), Anthony Hopkins (John Casey), Helen Hunt (Samantha), Lindsay Lohan (Diane), William H. Macy (Paul Ebbers), Demi Moore (Virginia Fallon), Martin Sheen (Jack Stevens), Christian Slater (Timmons), Sharon Stone (Miriam Ebbers), Elijah Wood (William Avary), Ashton Kutcher (Test).
Producción: Michel Litvak, Edward Bass y Holly Wiersma.
Música: Mark Isham.
Fotografía:
Michael Barrett.
Montaje: Richard Chew.
Diseño de producción: Patti Podesta.
Vestuario: Julie Weiss.
Estreno en USA: 23 Noviembre 2006.
Estreno en España: 19 Enero 2007.

CRÍTICA por Albert Meroño Peñuela

  Emilio Estevez. Poco o nada, a excepción de su faceta de actor, ha conservado de su primera obra, la ochentera “Wisdom, el delincuente” (1986), a través de su filmografía. Durante los años 90 no renunció a la televisión, y su interés se centró rápidamente en lo que tuviera estricta significación para la audiencia estadounidense; buena muestra de ello son “La guerra en casa” (1996) y la más reciente y absolutamente desconocida “Culture Clash in AmeriCCa” (2005). “Bobby” no desentona en esa estantería de cintas; probablemente sí por su extraordinario elenco, rebosante de estrellas como su quizá ex pareja Demi Moore y su actual marido (el de Demi Moore) Ashton Kutcher, o intérpretes del calibre de Anthony Hopkins, pero desde luego no en la temática "qué grande es América".

 

  La estructura de “Bobby” delata las intenciones de Estevez de tratar de narrar el asesinato de Robert F. Kennedy de un modo diferente. A modo de homenaje, un biopic tradicionalista habría fracasado en su intento de emocionar al público; el político del siglo XX puede tener tanto grandes gestas por las que ser recordado (aquellos sentimentalistas discursos por la paz entre razas o la distribución equitativa de la renta) como acciones por las que avergonzarse (invasión de Bahía de Cochinos). La solución de Estevez pasa, pues, por obviar el pasado inmediato y simplemente ilustrar el escenario del crimen, que a través de los minutos de metraje parece que aguarde, impasible, a que suceda algo realmente trascendente.

  Como sabrán, en el Ambassador debería haberse celebrado la victoria de Kennedy en California como candidato a la nominación demócrata. La innegable connotación política de esta película, a pesar de que Estevez haya querido pasar por ella de puntillas, implica el despliegue del primer conjunto de personajes que encarnan a los miembros del partido. Su historia es una mezcla entre ácida (nunca mejor dicho), satírica y high-society, donde destacan los planos que ilustran un “colocón” de LSD; el resto transcurren con la única intención de crear el ambiente electoral que les haga pensar que en ese lugar algo tiene que acontecer. La cámara de Estevez se divierte, entonces, paseándose por las dependencias del Ambassador donde habitan personajes que más tarde se verán accidentalmente alcanzados por las balas del conocido tiroteo, directa o indirectamente.

  Teniendo en cuenta que se trata del Ambassador y de la noche del 5 de junio de 1968, el resto del espectro de ilustres huéspedes y humildes (y no tanto) trabajadores lo conforman el mismo dueño (encarnado por el insuperable Anthony Hopkins), tres cocineros – camareros y su jefe racista (Christian Slater), una cantante alcohólica (Demi Moore) y su marido (el mismo Estevez con bigote), un mandamás que engaña a su mujer (Sharon Stone), una pareja que envejece e intenta no difuminarse, y otra joven que está por un favor y se irá con algo más. Todo este surtido de individuos tiene un único cometido: recrear aquella época. “En la cocina hay racismo, los jóvenes van a la guerra, los ricos se la pegan a sus mujeres y existe un sentimiento generalizado de pesimismo” es otro modo (no cinematográfico, claro) de caracterizarla, desprovisto de toda gracia pero carente de la necesidad de más de setenta y cinco minutos para expresarse.

  Como ven, la mayor parte del guión sólo tiene un objetivo funcional. Estevez es perfectamente consciente de ello y, por no corregirlo, opta por parchearlo: dota a cada mini-corto de carga dramática propia; todos los personajes evolucionan (lo que añade dinamismo al film) dentro de su entorno inmediato, abstrayéndolos del Ambassador, pero a su vez integrándolos, puesto que algunas de sus resoluciones pueden interpretarse como una aplicación prematura de las ideas que Kennedy sugerirá más tarde.

  El largometraje da un vuelco cuando la limusina del senador llega a las puertas. El historicismo, entendido como la cansada voluntad de retratar el escenario tal y como fue, se torna en Historia pura, hasta el punto en que se montan pedazos originales de 1968 para concatenarlos con los centímetros de cinta de Estevez. Su decisión, en este aspecto, es más que acertada, puesto que resucitar a 'Bobby' Kennedy es algo mucho más difícil que encontrar a un buen actor. El resultado es escénica y fotográficamente cutre, pero narrativamente cumple y da de pleno con el deseo del director de crear un homenaje, que de hecho comienza de verdad en este punto.

  Sin embargo, el giro es tan brusco que, en su carácter general, la cinta no puede evitar quedar enrarecida. Esta sensación se acentúa con todo lo que Estevez le tiene preparado a la memoria de RFK, dedicatoria incluida del “The sound of silence” que lanzó a Simon And Garfunkel en Estados Unidos, en realidad escrita tras el asesinato de su hermano John. En el otro extremo contrastan todas esas escenas de grupos de personajes inconexos, a estas alturas habiendo cumplido ya sobradamente su cometido.

  Con “Bobby”, un título demasiado cariñoso para que no se trate de un reportaje personalmente vinculante, Emilio Estevez no sale del terreno en el que sabe defenderse, pero demuestra cierto inconformismo consigo mismo y relata de un modo sutil, original, emotivo y desvinculante de lo que cree improcedente. Sin embargo, bajo un lema como “El Ambassador y RFK” se habrían ajustado mucho más sus intenciones, aunque la de mostrarse como adulador era inevitable desde el principio. No esperen (ojalá me equivoque) para futuras producciones nada que no sea relevante para los estadounidenses; como buen neoyorquino (y perdónenme los que se saben excepciones) a Estevez le queda un mundo por conocer.

Calificación:


Imágenes de "Bobby" - Copyright © 2006 The Weinstein Company y Bold Films. Distribuida en España por Manga Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Bobby"
Añade "Bobby" a tus películas favoritas
Opina sobre "Bobby" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Bobby" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

El perfume: Historia de un asesino (Das parfum: Die geschichte eines mörders)     Beyond the sea     Los fantasmas de Goya     The queen (La reina) (The queen)     Todos los hombres del rey (All the king's men)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad