LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


HIJOS DE LOS HOMBRES
(Children of men)


cartel
Dirección: Alfonso Cuarón.
Países:
Reino Unido y USA.
Año: 2006.
Duración: 109 min.
Género: Thriller, ciencia-ficción.
Interpretación: Clive Owen (Theo), Julianne Moore (Julian), Michael Caine (Jasper), Chiwetel Ejiofor (Luke), Charlie Hunnam (Patric), Claire-Hope Ashitey (Kee).
Guión: Alfonso Cuarón, Timothy J. Sexton, David Arata, Mark Fergus y Hank Ostby; basado en la novela "Children of men" de P.D. James.
Producción: Marc Abraham, Eric Newman, Hilary Shor, Tony Smith e Iain Smith.
Música: John Tavener.
Fotografía:
Emmanuel Lubezki.
Montaje: Alex Rodríguez y Alfonso Cuarón.
Diseño de producción: Jim Clay y Geoffrey Kirkland.
Vestuario: Jany Temime.
Estreno en Reino Unido: 22 Sept. 2006.
Estreno en España: 20 Octubre 2006.

CRÍTICA por Javier Quevedo Puchal

¿No hay futuro?

  Quizás a priori parezca un tanto complicado discernir las razones que pudieron llevar a Alfonso Cuarón a hacerse cargo de un proyecto como la adaptación al cine de “Hijos de los hombres”, la rupturista distopía imaginada por la especialista en ficción policial P.D. James. Ni siquiera un vistazo a su filmografía inmediatamente anterior, que efectivamente no se ha privado de nada, parece darnos muchas pistas al respecto: desde la actualización ultramoderna y comercial de un clásico de Dickens (“Grandes esperanzas”) hasta la tercera entrega de las aventuras de Harry Potter, pasando por "Y tu mamá también", seguramente su proyecto más personal hasta la fecha, en el que se narraba un viaje sin retorno hacia la vida adulta y las pérdidas que ésta conlleva. Y es que, a estas alturas, le da a uno la impresión de que Cuarón se ha empezado a erigir en la réplica mexicana a Joel Schumacher, a saber, ese artesano aventajado al que no se le resiste ningún proyecto, capaz de no hacerle ascos a nada siempre y cuando tenga la posibilidad de imprimir al proyecto cierta dignidad... pero, al mismo tiempo, y casi inevitablemente, negándose a sí mismo un sello propio, ese algo que deje su autógrafo en cada plano filmado. Lo cual, sobre todo a tenor de la cinta que nos ocupa, no es que sea algo bueno ni malo. Pues quizás perdamos la posibilidad de una gran película de autor, pero, sin duda alguna, ganamos la realidad de una gran película de género.

 

  Es muy posible que la premisa de la que arranca “Hijos de los Hombres” sea la más nihilista, la más oscura de un género que, día a día, parece casi inevitablemente abocado al pesimismo (honrosos ejemplos como “12 monos” o la reciente "V de Vendetta" dan buena cuenta de ello). Al fin y al cabo, por una vez y sin que sirva de precedente, no es un virus letal, ni una invasión alienígena, ni un devastador cambio climático lo que amenaza la raza humana. Por una vez, el problema está profundamente enraizado en el propio hombre (y en la propia mujer). Pues en esta ocasión, la acción nos traslada a un futuro no tan lejano, el 2027, en el que la humanidad ve seriamente amenazada su existencia por la prolongada, inexplicable y generalizada esterilidad que domina el planeta. En semejante marco, la población se divide entre los que se entregan al caos y la desesperación, mayoritarios, y los que siguen luchando por mantener viva la llama del orden y la esperanza. Y también en ese marco es donde surge Theo (Clive Owen), un burócrata gris de pronto reciclado en héroe ordinario al aceptar el encargo de una antigua amante perteneciente a una organización activista (Julianne Moore) para acompañar hasta la costa a una joven inmigrante que parece guardar un gran secreto. Un secreto lo bastante decisivo como para que sus compañeros sean capaces de dar su vida por salvaguardarlo.

  Si algo hay que agradecer a la visión “futurista” de Cuarón, sobre todo en tanto en cuanto al mensaje que la historia intenta transmitir, es la negación de envoltorios visuales innecesarios. Ningún gran efecto visual, ningún espectáculo puramente grandguiñolesco, ninguna distracción, en fin, relajará el estado de pesadumbre que la cinta transmite al espectador. Aun más, en ocasiones la cámara llega incluso a adoptar un estilo pseudo-documental que no hace sino acentuar el desasosiego (sobre todo, en la climática última media hora de metraje, absolutamente modélica). Y es que la intención de Cuarón es muy clara a ese respecto: reflexionar sobre el presente a través de una fábula futurista y, en consecuencia, hacer que el futuro no lo parezca tanto. Así, la sociedad distópica presentada no parece otra cosa que el reverso oscuro, degradado, de nuestra sociedad presente. Sigue habiendo apuntes, no necesariamente amplificados, a nuestra realidad más inmediata, desde el culto desmesurado a la celebridad hasta el desprecio más irracional por la vida humana (tema al que se da un irónico, brillante giro en el último tercio del film), eso sin olvidar los brotes de xenofobia en un mundo cada vez más acuciado por los problemas de la inmigración.

  Quizás la única pega que realmente se pueda sacar al último Cuarón sea el uso (que no abuso) de determinados golpes de efecto, subrayados tal vez un tanto estridentes en una obra, por lo demás, bastante sobria. Aun con todo, incluso éstos vigorizan una cinta que, como la misión del personaje encarnado por Clive Owen, sólo se puede vivir de forma visceral, con las tripas. A todo ello contribuye, asimismo, la fotografía de Emmanuel Lubezki, sucia y gélida, el comedido diseño de producción, un guión que pone los puntos solamente sobre las íes (si acaso, con alguna pincelada de humor aislado, sobre todo a cargo del antológico personaje encarnado por un inesperadamente excéntrico Michael Caine)... y unos intérpretes de excepción, desde la siempre certera Julianne Moore hasta un esencial Clive Owen bordando el estereotipo aquí elevado a la enésima potencia del “héroe ordinario metido en una situación extraordinaria”. En definitiva, una cinta negrísima y altamente recomendable no sólo para los amantes de la ciencia-ficción, sino para los amantes en general del cine con mayúsculas. Un golpe bajo a nuestras conciencias, es posible, pero hay que reconocer que no deja de recibirse con cierta fascinación.

Calificación:


Imágenes de "Hijos de los hombres" - Copyright © 2006 Strike Entertainment y Hit & Run Productions. Distribuida en España por UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Hijos de los hombres"
Añade "Hijos de los hombres" a tus películas favoritas
Opina sobre "Hijos de los hombres" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Hijos de los hombres" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

La joven del agua (Lady in the water)     La sombra de la sospecha (The sentinel)     Sin control (Derailed) (Derailed)     Plan oculto (Inside man)     V de Vendetta (V for Vendetta)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad