LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


THE QUEEN (LA REINA)
(The queen)


Dirección: Stephen Frears.
Países:
Reino Unido, Francia e Italia.
Año: 2006.
Duración: 97 min.
Género: Biopic, drama.
Interpretación: Helen Mirren (reina Isabel II), Michael Sheen (Tony Blair), James Cromwell (príncipe Philip), Sylvia Syms (la reina madre), Alex Jennings (príncipe Carlos), Helen McCrory (Cherie Blair), Roger Allam (sir Robin Janvrin), Tim McMullan (Stephen Lamport).
Guión: Peter Morgan.
Producción: Andy Harries, Christine Langan y Tracey Seaward.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía:
Affonso Beato.
Montaje: Lucia Zucchetti.
Diseño de producción: Alan MacDonald.
Vestuario: Consolata Boyle.
Estreno en Reino Unido: 15 Sept. 2006.
Estreno en España: 10 Noviembre 2006.

CRÍTICA por Miguel Laviña Guallart

Jaque a la reina

  En principio puede resultar extraño encontrar a Stephen Frears embarcado en una reconstrucción de lo sucedido en los días posteriores a la muerte de Diana de Gales, aunque no tanto teniendo en cuenta la inquietud que siempre ha impulsado la ya larga trayectoria de este cineasta británico. Recordado ante todo como testigo privilegiado, junto al escritor y guionista Hanif Kureishi, de un momento coyuntural, el Londres de principios de los 80, tras el reconocimiento de su espléndida adaptación de “Las amistades peligrosas” comenzó una carrera internacional con resultados desiguales. Mucho más interesante a este lado del Atlántico, sus crónicas urbanas han variado de épocas, lugares y ambientes, pero siempre su perspicaz mirada, destilando una incisiva ironía, ha trazado precisos retratos sociales.

 

  Frears ha demostrado su versatilidad y carácter pragmático alternado proyectos personales y ajenos, y no deja escapar la oportunidad que se le brinda ahora de escarbar en los efectos de este trágico suceso. De nuevo dispuesto a cuestionar la aparente realidad, a descubrir qué fluctúa bajo la superficie, se introduce en las intimidades de Isabel II y el primer ministro Tony Blair, al margen de su imagen pública. Todavía conserva aquella curiosidad que le llevó a saber qué se cocía en la trastienda de un establecimiento regentado por un hooligan y un joven de ascendencia pakistaní en la audaz “Mi hermosa lavandería”, o tirar del hilo de la muerte violenta del dramaturgo Joe Orton en “Ábrete de orejas”.

  El film se centra en el duro pulso mantenido entre la reina y el primer ministro laboral recién elegido, respecto a la actitud pública que debía tomar la familia real ante la muerte y funeral de Diana, cuya figura flota en la penumbra de un segundo plano, y se aleja de especulaciones amarillistas sobre las causas del accidente. En este enfrentamiento, no tiene piedad con la figura de un Tony Blair que astutamente fomentó el homenaje a la princesa para subirse al carro de aumentar todavía más su propia popularidad, forzando a la monarquía a hacer lo mismo. Visto con la distancia temporal, y en nuestro caso también espacial, deja claro que el paroxismo colectivo que se desencadenó aquellos días fue generado en parte desde el propio poder (una hora más tarde del fallecimiento, un asesor de Blair inventa aquello de “la princesa del pueblo”), e hinchado por los medios de comunicación.

  Esta relación se fragua mediante un magnífico guión de Peter Morgan, que Frears hace suyo y que derrocha mordacidad en los diálogos entre la reina y Blair, y recubre el retrato de la familia real con un finísimo sentido del humor, medido hasta en sus últimos detalles. La secuencia del primer encuentro entre ambos derrocha la inteligencia y aguda percepción con que desarrolla el resto de lo narrado. Con pequeñas pinceladas, desgrana el carácter de una soberana constreñida por su educación y aislada en su papel; permanece recluida durante gran parte del metraje en su retiro veraniego de Escocia, cuyos inmensos parajes agrestes y despoblados parecen colocarla, literalmente, habitando en otro planeta.

  La cinta plantea un equilibrio que evita la narración exclusiva desde la subjetividad de cualquiera de los implicados, y la honestidad del director impide un tratamiento sesgado o fácilmente sentimental del asunto. Realiza una narración fluida, ejemplo de claridad y concisión en la exposición de lo sucedido, con una muy hábil combinación de ficción con imágenes reales, junto a plausibles recreaciones, sacando también partido a la omnipresencia de la prensa y, sobre todo, de la televisión. Rueda con solidez y elegancia las secuencias relativas a la reina, mientras que para plasmar a Blair y su entorno con frecuencia recurre a la cámara en mano y la puesta en escena confusa, confrontando sabiamente dos universos, una tensión dialéctica entre la permanencia de la monarca frente a la vacilación y carácter pasajero del político.

  La propuesta se enriquece gracias a una magistral Helen Mirren en una interpretación sencillamente asombrosa como Isabel II, que cautiva desde el primer plano en que dirige directamente su mirada al espectador. Más que mimetizar la voz, los andares o el porte de la soberana, parece sencillamente encarnarlos con un esfuerzo casi imperceptible, despliegue que le reportó el Copa Volpi en el pasado Festival de Venecia, reconocimiento también a largos años de trabajo como actriz de carácter. Junto a ella, ciertamente, el resto del reparto empalidece, aunque un puñado de excelentes actores británicos asume unos papeles bien matizados.

  Si este irreverente autor un día retrató los entrañables avatares de una familia trabajadora en “Café irlandés”, aquí no tiene ningún problema, sin jocosidad pero con igual talento, en meterse en la alcoba de otras familias, la real y los Blair. Presenta esta intimidad con un respeto que, lejos de ser servil, evita caer en parodias y frivolidades, en virtud de la tan buscada verosimilitud. En definitiva, acaba pareciendo que, aunque no fuese así, todo debería haber sucedido tal y como él nos lo cuenta, tal es su convicción al tratar de aproximarse a la verdad, sin dejar de un lado los recursos dramáticos (estupendos los paseos de la reina por Balmoral) que hacen que el film funcione.

  La progresiva admiración que Blair siente por la enigmática figura de Isabel II parece tenerla Frears también por su dignidad ante las circunstancias, pero no olvida poner en boca de los secundarios las reflexiones más lúcidas o sangrantes sobre la institución. Con este trabajo el cineasta vuelve a primera línea, y logra hacer creíble la complicada semblanza de una figura clave de nuestro tiempo, dentro de estas otras amistades peligrosas en el seno del poder británico.

Calificación:


Imágenes de "The queen (La reina)" - Copyright © 2006 Pathé Productions, Granada Film Productions, Pathé Renn Productions, BIM Distribuzione, France 3 Cinéma y Canal+. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "The queen (La reina)"
Añade esta película a tus películas favoritas
Opina sobre "The queen (La reina)" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "The queen (La reina)" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Bubble     Shadowboxer     Riesgo (Rancid)     Los nombres de Alicia     El último día (Le dernier jour)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad