LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (21)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9



Suscripción a LaButaca.net vía feed

Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | Actualidad | Top10 | DVD | Sorteos | Suscripción
 


WOLF CREEK


Dirección y guión: Greg McLean.
País:
Australia.
Año: 2005.
Duración: 99 min.
Género: Terror.
Interpretación: John Jarratt (Mick Taylor), Cassandra Magrath (Liz Hunter), Kestie Morassi (Kristy Earl), Nathan Phillips (Ben Mitchell), Andy McPhee (Barry), Phil Stevenson (mecánico).
Producción: Greg McLean y David Lightfoot.
Música: François Tétaz.
Fotografía:
Will Gibson.
Montaje: Jason Ballantine.
Diseño de producción: Robert Webb.
Vestuario: Nicola Dunn.
Estreno en Australia: 3 Noviembre 2005.
Estreno en España: 31 Agosto 2007.

CRÍTICA por Tònia Pallejà

Cine de terror "de autor": Mucho realismo y pocas nueces

  "Wolf Creek" supone uno de esos raros casos dentro del género de terror en los que una película no representaría mucho más que un cero a la izquierda si nos ciñéramos sólo a su argumento, pero cuya realización logra redimirla parcialmente con un tratamiento no del todo novedoso, pero desde luego sí interesante y muy alejado de la estilizada e inocua pirotecnia a que nos tiene acostumbrados el cine comercial. Lamentablemente, el resultado es tan desigual que puede provocar aburrimiento y decepción en la misma medida... Con todo, no queda más que apreciar sus buenos propósitos y la firmeza con que los llevó a cabo, además de los logros que eventualmente obtiene durante su ejecución.

 

  Así, y por mucho que se escude en la circunstancia de estar basada en una serie de casos reales, "Wolf Creek" no deja de ser una nueva y poco imaginativa visita al tópico "jóvenes turistas de ciudad sufren una avería en la carretera y se convierten en víctimas inocentes de los perturbados lugareños", quienes harán algo más que estafarlos sirviéndoles un plato de fabada en conserva como la abuela de Litoral.

  Qué duda cabe de que el moderno cine de terror lleva décadas exprimiendo este subgénero desde que en los años 70 títulos como "La matanza de Texas" o "Las colinas tienen ojos" —por no mencionar la seminal "2000 maníacos", de 1964— sentaran sus bases, pudiendo encontrar las más recientes y variadas muestras de esta tradición en cintas como "Turistas", "La casa de los 1000 cadáveres" o "Calvaire" —la mejor de estas últimas con diferencia—, sin contar los propios remakes oficiales de aquellos clásicos. Y si bien esta modesta producción australiana puede presumir de tener entre sus filas a un villano cuanto menos pintoresco, que recupera cierta figura de la cultura popular autóctona —imaginen a una suerte de Cocodrilo Dundee que no ha digerido demasiado bien su jubilación—, así como de pasearse entre imponentes localizaciones naturales, no sólo no contribuye con ningún concepto relevante o perspectiva ingeniosa a esta transitada temática, sino que su trama, tremendamente simple y lineal, se mantiene ajena a cualquier posible sorpresa, prescindiendo de paso de la tradicional lectura política o apunte sociológico que suele respaldar los contenidos violentos de estos films.

  Consciente de tal handicap, su director y guionista, el debutante Greg McLean, trató de superar el escaso alcance de su premisa imprimiéndole un mayor grado de realismo a través de una narración naturalista y reposada que, por un lado, pone énfasis en la construcción de los personajes y, por otro, acentúa el componente emocional en las escenas más cruentas. El problema es que su síntesis de "cine de autor" con las obligadas pautas del género derivó en un desarrollo tan descompensado que "Wolf Creek" se convierte en una experiencia algo frustrante y, sobre todo, bastante tediosa durante gran parte de su metraje. Expresado de un modo más gráfico, ésta es una de esas películas que demoran la prometida "recompensa" con una introducción dilatada de forma innecesaria, y cuando por fin decide meterse en faena, la cosa es prácticamente un visto y no visto, dejándonos con la sensación añadida de que la espera quizás no valía tanto la pena.

  En efecto, McLean extiende la presentación de los protagonistas hasta la primera hora de la cinta, recreándose en las trivialidades e imprevistos de su viaje —traducido: no pasa nada— con la clara intención de que el público se implique con su destino —traducido: termina odiándolos—. Y aunque al principio la dinámica entre los tres amigos se recibe simpática y espontánea, gracias en buena medida a las frescas interpretaciones del reparto, llegado cierto punto es obvio que ya no aporta nada sustancial a la preparación del clima —a fin de cuentas, y por más profundidad que se les quiera dar, son tres personajes de lo más normal e intercambiable metidos en una situación que tampoco ofrece demasiadas posibilidades de maniobra—, mientras que, por el contrario, sólo sirve para estancar su avance al tiempo que la paciencia del espectador se ve seriamente dinamitada. Adicionalmente, se le puede reprochar que, pese a su válido intento por aportar credibilidad a los acontecimientos, "Wolf Creek" no escapa del todo de algunas decisiones que desafían el sentido común.

  La realización, por su parte, opera en el mismo sentido de verosimilitud, adoptando un estilo contemplativo cercano al documental y una factura tirando a espartana que harían retorcerse de placer a Lars Von Trier, pues no en vano McLean asegura haberse inspirado en el movimiento Dogma 95 para rodar su largometraje.

  Afortunadamente, ritmo y atmósfera remontan considerablemente con la aparición del asesino, a quien John Jarratt le da unos aires populares a la par que inquietantes que lo hubieran conducido a entregar un malvado memorable de haber estado rodeado por unas circunstancias más predispuestas para el recuerdo; pero para entonces sólo queda media hora por delante y el asunto todavía está por desencadenarse.

  No obstante, si la película posee alguna virtud destacable se encuentra en cómo concibe la tensión, desmarcándose de la socorrida rutina de sobresaltos, y más particularmente en su efectivo planteamiento de las escenas de tortura, las cuales no apelan tanto al estómago como a los sentimientos de la audiencia. Moderando el flujo de sangre hasta lo esencial y sin necesidad de caer en una exhibición de carnicería, "Wolf Creek" consigue mayor impacto e intensidad que las obras del llamado porn-gore como "Hostel" al apoyarse más en el efecto psicológico, esto es, en el tormento que provoca en las víctimas, que en el producto físico de las agresiones que sufren. Esta crueldad emocional, unida al tono hiperrealista y a las convincentes actuaciones, hace que estos momentos se vuelvan especialmente perturbadores y hasta incómodos. Además, hay que elogiar que su apuesta por la gravedad se mantenga inquebrantable hasta el final, donde aniquila cualquier concesión al optimismo.

  Realmente no puedo decir que "Wolf Creek" me resultara muy satisfactoria. Es probable que el enfoque fuera bueno en teoría, pero su puesta en práctica redujo los mejores momentos a islotes en medio de un mar de mediocridad. Perjudicada por lo trillado, previsible y vacío de su propuesta, y con el lastre adicional que significa una primera parte que se prolonga en exceso hasta límites tan improductivos como cansinos, "Wolf Creek" puede recibir cierta disculpa por la autenticidad que desprende su puesta en escena, por su abordaje más sobrio y maduro del terror, y por la sádica carga dramática que reserva para su desenlace, aunque para llegar a él haya que sortear demasiados tiempos muertos. Finalmente se queda en un bienintencionado y curioso experimento, no del todo fallido, pero dominado por un profundo desequilibrio. No se trata, en cualquier caso, de un producto imprescindible o siquiera relevante, si bien los coleccionistas del género sabrán valorar sus aciertos en mayor medida. De todas formas, McLean ha demostrado buen instinto e iniciativa. Ahora sólo falta que se conjuguen con un guión más interesante y que pula sus errores para llegar a mejor puerto.

Calificación:


Imágenes de "Wolf Creek" - Copyright © 2005 Film Finance Corporation, South Australian Film Corporation, Darclight Films, 403 Productions y The True Crime Channel. Distribuida en España por Amazing! Pictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Wolf Creek"
Añade "Wolf Creek" a tus películas favoritas
Opina sobre "Wolf Creek" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Wolf Creek" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

28 semanas después (28 weeks later)     Hostel 2 (Hostel: Part II)     El retorno de los malditos (The hills have eyes 2)     Las colinas tienen ojos (The hills have eyes)     Los abandonados (The abandoned)

 


   La Butaca   Internet

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad