LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL LIBRO NEGRO
(Zwartboek)


Dirección: Paul Verhoeven.
Países:
Holanda, Reino Unido, Alemania y Bélgica.
Año: 2006.
Duración: 145 min.
Género: Thriller.
Interpretación: Carice van Houten (Rachel Steinn/Ellis de Vries), Sebastian Koch (Ludwig Müntze), Thom Hoffman (Hans Akkermans), Halina Reijn (Ronnie), Christian Berkel (general Käutner), Waldemar Kobus (Günther Franken), Derek de Lint (Gerben Kuipers), Michiel Huisman (Rob), Peter Block (Van Gein), Dolf de Vries (Sr. Smaal), Ronald Armbrust (Tim).
Guión: Paul Verhoeven y Gerard Soeteman; basado en un argumento de Gerard Soeteman.
Producción: San Fu Maltha, Jens Meurer, Teun Hilte, Jos van der Linden, Frans van Gestel y Jeroen Beker.
Música: Anne Dudley.
Fotografía:
Karl Walter Lindenlaub.
Montaje: Job ter Burg y James Herbert.
Diseño de producción: Wilbert van Dorp.
Vestuario: Yan Tax.
Estreno en Holanda: 14 Sept. 2006.
Estreno en España: 2 Febrero 2007.

CRÍTICA por Albert Meroño Peñuela

  A Paul Verhoeven, que nació en Holanda en los albores de la Segunda Guerra Mundial, viene inquietándole la ciencia ficción, la violencia y el sexo. Después de sus producciones europeas de los años 60 y 70, fue en Hollywood donde consiguió fama internacional con “Los señores del acero” (1985), “RoboCop” (1987) y “Desafío total” (1990), esta última inspirada en una novela de Philip K. Dick. Tras ellas vinieron los erótico-blockbusters “Instinto básico” (1992) y “Showgirls” (1995), para regresar posteriormente a la ciencia ficción ultraviolenta con “Starship troopers: Las brigadas del espacio” (1997), basada en la conocida novela de Robert A. Heinlein y que a su vez pareció inspirar a los creadores de “StarCraft”, probablemente el mejor videojuego de estrategia en tiempo real jamás creado para un computador.

 

  El coletazo final de su aventura estadounidense fue “El hombre sin sombra” (2000), tan visualmente conseguida como argumentalmente bochornosa. Seis años más tarde, Verhoeven ha regresado a Europa para transformar su afición por la violencia y el sexo gratuitos y darles una base consistente, contextualizándolos en la Holanda que vivió cuando contaba con no más de seis o siete años. Así pues, el de Ámsterdam cambia la ficción por el “inspirado en una historia real” de una joven cantante judía, despierta y vivaz, desplazada de la Berlín nazi hasta las tierras del director, en esta “El libro negro”.

  Lo cierto es que el enfoque que Verhoeven ha dado al guión, escrito junto a Gerard Soeteman, no hace justicia al título del film, que vendría a sugerir una especie de anti-lista de Schindler: los judíos que figuran en ella no van a ser quienes se salven, sino quienes sean traicionados. Durante la primera mitad de metraje parece que vayamos a asistir a la venganza de una superviviente de esa lista, Rachel Steinn (Carice van Houten); sin embargo, su rol como espía de la resistencia holandesa la vincula sentimentalmente con un capitán nazi bonachón (que no bueno, como Schindler), perdiendo el relato biográfico. A partir de este punto, Verhoeven se centra casi exclusivamente en el fondo: dar a entender que en una guerra no hay mejores ni peores, vencedores ni vencidos, buenos ni malos; sólo muertos y supervivientes. Una de las pocas cosas que queda claramente expuesta es el círculo vicioso de la violencia, que, como un balón, va cruzando al campo de unos y de otros en un vaivén incesante. En cierto momento, parece que vaya a otorgarse la responsabilidad de detener el odio a los propios supervivientes, aunque Verhoeven decide finalmente no mojarse en el asunto y quedarse en la neutralidad, dando un ápice de optimismo (“deberíamos sacarle”) y otro de pesimismo (crisis de Suez del 56), ya en el último plano.

  Quizá la fijación del director en dejar sus intenciones muy claras es lo que haya chocado frontalmente con la idea inicial del libro negro. En su segunda mitad, el precio a pagar aumenta hasta el infinito con una sucesión de traiciones (invocando cansadamente el “no puedes fiarte de nadie”) demasiado longevas y titubeantes, hecho que sorprende dada la excelente sutilidad de la primera de ellas (aunque posteriormente reducida a cenizas de forma incomprensible en la primera escucha del micrófono; no, no era necesario). Pretende aportarse algo de dramatismo romántico con el destierro del capitán nazi y la cantante judía por sendos bandos; sin embargo, la escasez de planos que ratifiquen su complicidad como pareja, sumado a los endebles recursos que se usan para justificar la exclusión de ambos (un malentendido y un exceso de idealismo) invalidan tal voluntad.

  A pesar de todo, y contra todo pronóstico, ha sido la conocida debilidad del realizador por el sexo lo que salva definitivamente su guión de la quema. Aunque lo aplique sin mucho sentido de la medida en multitud de ocasiones, hay una escena en particular (no les costará en absoluto distinguirla) donde Verhoeven ha encontrado la plenitud del equilibrio en el erotismo, obligando al rencor a tocar la carne (“son judías”) y usando el nudismo como un afilado puñal en un ataque directo al origen mismo de la guerra: el racismo.

  Desapercibidos detalles escenográficos aparte, lo que más van a valorar al levantarse de sus butacas es darse cuenta de que la proyección no les ha aburrido en sus casi dos horas y media de duración. Así pues, podrán dar gracias a que la excesiva heterogeneidad de la narración, a pesar de confundirles, haya logrado distraerles. Resulta curioso cómo incluso contrastes tan acentuados como el interpretativo, que va de impecable (escena del llanto de Ellis tras conocer la noticia fatal) a desastroso (primera reunión ante el micrófono, asesinato del policía a manos del insoportable cristiano radical) hacen más llevadero el transcurrir. Pero lo que les alegrará, sin duda, es haber descubierto el nuevo uso que ha encontrado Verhoeven, ya a su vejez, a la violencia escenográfica y al erotismo narrativo, dando con una fórmula de sobrada validez; a aplicar, claro está, en todo su esplendor en la siguiente ocasión.

Calificación:


Imágenes de "El libro negro" - Copyright © 2006 Fu Works, Egoli Tossell Film, Clockwork Pictures, AVRO, Studio Babelsberg, Motion Investment Group, Motel Films Hector, Contentfilm International y VIP Medienfonds 4. Distribuida en España por Manga Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El libro negro"
Añade "El libro negro" a tus películas favoritas
Opina sobre "El libro negro" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El libro negro" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Banderas de nuestros padres (Flags of our fathers)     Bobby     Algunos días en septiembre (Quelques jours en septembre)     Atrapa el fuego (Catch a fire) (Catch a fire)     Mentes en blanco (Unknown)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad