LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Novela de "Los fantasmas de Goya" (Jean-Claude Carriere y Milos Forman)
NOVELA

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


LOS FANTASMAS DE GOYA


Dirección: Milos Forman.
País:
España.
Año: 2006.
Duración: 106 min.
Género: Drama.
Interpretación: Javier Bardem (hermano Lorenzo), Natalie Portman (Inés/Alicia), Stellan Skarsgård (Francisco José de Goya y Lucientes), Randy Quaid (rey Carlos), Michael Lonsdale (Gran Inquisidor), José Luis Gómez (Bilbatúa), Mabel Rivera (María Isabel Bilbatúa), Blanca Portillo (reina María Luisa), Unax Ugalde (Ángel Bilbatúa), Fernando Tielve (Álvaro Bilbatúa).
Guión: Milos Forman y Jean-Claude Carrière.
Producción: Saul Zaentz.
Música: Varhan Bauer.
Fotografía:
Javier Aguirresarobe.
Montaje: Adam Boome.
Diseño de producción: Patrizia von Brandenstein.
Vestuario: Yvonne Blake.
Estreno en España: 10 Noviembre 2006.

CRÍTICA por Albert Meroño Peñuela

  El cine ambientado en épocas del pasado, “cine histórico” si lo prefieren, ha llegado a un inevitable punto de cierto desgaste. Las fórmulas tradicionales consistentes en narrar casi al pie de la letra uno o varios volúmenes de historia medieval o en retratar a un personaje relevante echando mano de toda su literatura biográfica pueden seguir siendo un agradable dulce para historiadores, sociólogos o antropólogos, pero parece que el gran público ya no se sorprende tan fácilmente ante una batalla bien recreada o ante la figura de ese gran héroe del que tanto habían oído hablar.

 

  Quizá el hecho de que “Los fantasmas de Goya” vea la luz ya en el siglo XXI haya tenido que ver en su rica mezcla de géneros, alejándola de lo que hubiera podido ser si Jean-Claude Carrière (guionista) la hubiera articulado únicamente alrededor de la figura del pintor, o si Milos Forman (guionista y director) la hubiera escrito como documental tras leer, hace ya cincuenta años, el libro sobre la Inquisición que le hizo concebir la idea inicial. De modo que, combinando el talento de ambos, el largometraje huye del citado convencionalismo y, además de contar con la ambientación y el personaje, no descuida el drama, el debate trascendental ni la crítica político-social. Estamos, pues, ante lo que sería el siguiente paso natural del premiado Forman, tomando como principales referencias a "Amadeus" (1984), en cuanto a cine biográfico, y a “Alguien voló sobre el nido del cuco” (1975), en lo que a crítica abierta se refiere.

  El filme nos sitúa en la villa de Madrid el año 1792, donde el Santo Oficio se encuentra en la cúspide de su persecución a los herejes. Una de sus primeras víctimas es Inés (Natalie Portman), hija de un adinerado mercader y musa del pintor Francisco de Goya (Stellan Skarsgård). El hermano Lorenzo (Javier Bardem), miembro de la Inquisición, es también retratado por el pintor, lo que cierra, ya desde un principio, el círculo entre los tres personajes principales, que serán víctimas, cada uno de un modo u otro, de los acontecimientos de principios del siglo XIX.

  La película se estructura claramente en dos mitades heterogéneas, diferenciadas tanto por su contexto (antes y después de la invasión francesa de 1808) como por el comportamiento de los protagonistas. Sin embargo, el mensaje que Forman pretende transmitir en cada una es el mismo: la esperanza de una libertad verdadera. En esencia, esa libertad se presenta, en primer lugar, como antítesis a los métodos de la Iglesia, aunque también más tarde de la Revolución Francesa, donde el director utiliza las pinturas del cuasi visionario Goya para demostrar que ambas doctrinas son igual de inválidas por servirse del horror como herramienta para mantener el poder. En la segunda mitad, en cambio, se hace hincapié en el lado humano del artista para ilustrar esa esperanza, ya que relega a un segundo plano las pinturas para que sea la figura individual de la que fuera su musa quien asuma importancia.

  Se antoja inevitable la analogía entre el personaje de Goya, excelentemente encarnado por Skarsgård, y el mismo Milos Forman. El director prácticamente se personifica en el pintor, expresando su histórica lucha contra el nazismo y el comunismo de su Checoslovaquia natal con el retrato mordaz de Goya hacia los líderes de su tiempo, lo que confiere al metraje cierta dimensión crítica no sólo con la primera mitad del siglo XX, sino hasta nuestros días. Al margen de su personaje, que es el indudable protagonista de la obra desde el punto de vista del debate trascendental por la libertad, no ocurre así desde el ángulo dramático, donde acude prácticamente de observador de primera línea de las espléndidas actuaciones de Portman y Bardem. Ambos ponen ante la cámara una representación memorable, haciendo valer el peso que tenía en sus guiones la interpretación como auténtico vehículo narrativo y consiguiendo emocionar al espectador en las escenas clave.

  El resto de elementos escénicos funcionan con sobrada solvencia como envoltorio de las mencionadas interpretaciones, como la escenografía y especialmente el vestuario, siempre teniendo en cuenta que de ningún modo son las grandes batallas lo que Forman pretende retratar. A pesar de ello, no se ha escatimado en crudeza y crueldad cuando han sido necesarias; quede el lector avisado en este aspecto. La banda sonora de Varhan Bauer se hace sólo poco más que testimonial, aunque resalta en las escenas con alta carga dramática o en las que se ha querido dar un toque cómico, pero lo cierto es que el resultado es mucho más convincente de este modo que con los repetitivos temas de las superproducciones históricas, que usualmente buscan emocionar de forma gratuita y en ocasiones saturan el oído de la audiencia.

  Con todas sus virtudes, a “Los fantasmas de Goya” se le puede achacar cierta pérdida de ritmo en su segunda mitad, donde el personaje de Portman, Inés, desfallece casi por completo y la inmersión con Goya y el hermano Lorenzo sustituyen a la reflexión explícita sobre la tiranía; el drama cobra relevancia en una historia donde quizá no debió tenerla, aunque es cierto que el planteamiento de su primera parte no puede llevar al argumento a muchos sitios más. Pueden darse, pues, más que por satisfechos todos los espectadores que, además de disfrutar cuando se topan con protagonistas bien construidos desde el guión y bien recreados desde la actuación, no rehúsen de la ambientación histórica, y se sientan reconfortados al redescubrir en Francisco de Goya al auténtico ilustrado, siempre desde el punto de vista de Forman, claro está, en esta más que interesante mezcla de géneros.

Calificación:


Imágenes de "Los fantasmas de Goya" - Copyright © 2006 Xuxa Producciones. Distribuida en España por Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Los fantasmas de Goya"
Añade "Los fantasmas de Goya" a tus películas favoritas
Opina sobre "Los fantasmas de Goya" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Los fantasmas de Goya" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Modigliani     La Dalia Negra (The Black Dahlia)     Copying Beethoven     Los Borgia     Salvador Puig Antich

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad