LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Libro biográfico "Diane Arbus" (Patricia Bosworth)
LIBRO

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (24)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


RETRATO DE UNA OBSESIÓN
(Fur: An imaginary portrait of Diane Arbus)


Dirección: Steven Shainberg.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 122 min.
Género: Drama.
Interpretación: Nicole Kidman (Diane Arbus), Robert Downey Jr. (Lionel), Ty Burrell (Allan), Harris Yulin (David Nemerov), Jane Alexander (Gertrude Nemerov), Emmy Clarke (Grace Arbus), Genevieve McCarthy (Sophie Arbus), Boris McGiver (Jack Henry), Marceline Hugot (Tippa Henry), Mary Duffy (Althea), Emily Bergl (Alicia).
Guión: Erin Cressida Wilson; inspirado en el libro biográfico "Diane Arbus" de Patricia Bosworth.
Producción: William Pohlad, Laura Bickford, Bonnie Timmerman y Andrew Fierberg.
Música: Carter Burwell.
Fotografía:
Bill Pope.
Montaje: Keiko Deguchi y Kris Boden.
Diseño de producción: Amy Danger.
Vestuario: Mark Bridges.
Estreno en USA: 10 Noviembre 2006.
Estreno en España: 4 Mayo 2007.

CÓMO SE HIZO "RETRATO DE UNA OBSESIÓN"
Notas de producción © 2006 TriPictures

  Al crear su retrato imaginario de la gran fotógrafa americana Diane Arbus, el director Steven Shainberg ha rodado una película, al igual que la artista y la obra que celebra, atrevida y misteriosa. Rechaza el planteamiento tradicional de las biografías mezclando la realidad y la fantasía con el fin de explorar la formación de una artista singular. Atravesamos el espejo para entrar en un mundo inventado, lleno de visiones fantásticas y personajes complejos. Ambientada en 1958, el año en que Arbus emprendió su carrera en solitario, Fur es una sorprendente combinación de cuento de hadas, estudio psicológico, película de época e historia de amor. Pero sobre todo refleja la comprensión y el amor de Shainberg por esta artista tan personal. Mucho antes de que Arbus se convirtiera en leyenda, Steven Shainberg crecía en una casa de Nueva York empapelada con sus fotos. Arbus era amiga del tío de Shainberg, el escritor Lawrence Shainberg, que compraba sus fotografías y a veces las recibía como regalo. En esa época Arbus luchaba por vivir de su arte, que era completamente distinto de cualquier otro tipo de fotografía, especialmente sus retratos de personas ignoradas o despreciadas por la sociedad convencional. Arbus sentía fascinación y admiración por estos ‘freaks’, personas con anormalidades físicas o psíquicas, artistas de circo, travestis, etc.

 

  Para Shainberg estas extrañas fotografías eran simplemente el trabajo de una amiga de su tío. “Nunca conocí a Diane”, explica el director. “Pero formaba parte del mundo adulto de mis padres, un mundo misterioso e intrigante. Las imágenes jugaron un papel clave en mi educación visual. La mayoría de los padres leían cuentos a sus hijos por la noche mientras que yo, cuando me iba a la cama, pasaba por delante de la foto del Gigante Judío!”, exclama, refiriéndose a la famosa fotografía del ‘Gigante Judío’ (de 180 kilos de peso y casi 2 metros y medio de altura) Eddie Carmel y sus padres.

  Shainberg recuerda claramente la primera fotografía de Arbus que le causó una gran impresión: “Estaba encima de la escalera que iba del segundo al tercer piso, justo al lado de la habitación de mis padres. Era de dos adolescentes en la calle. El lleva una especie de gabardina que le llega hasta las rodillas y está de pie al lado de su novia. Recuerdo venir del colegio un día y quedarme mirando la foto, sin saber si los sujetos tenían 15 o 50 años. Recuerdo que pensé que era muy raro. Me dejaba perplejo esa pregunta tan sencilla. Y eso es lo que hizo que empezara a cuestionar lo que ocurre en la fotografía en general”.

  Actualmente Shainberg tiene fotografías de Arbus en su amplia colección de fotografía americana y desde hacía muchos años tenía la esperanza de hacer una película sobre ella. En eso no estaba solo.

  En 1984 se publicó “Diane Arbus: Una Biografía” de Patricia Bosworth, el primero y hasta la fecha único análisis de la vida de la fotógrafa. Bonnie Timmermann, que entonces empezaba su carrera de directora de casting, leyó el libro y quedó fascinada por Arbus y su obra: “Empecé a examinar en detalle las fotografías de Diane antes de que me diera cuenta de que quería producir una película sobre ella. Cuando miraba sus fotos tenía la impresión de que había algo de mí misma en ellas, sea una pestaña, un codo, una rodilla o un dedo. Mi relación con su fotografía siempre ha sido muy personal, como si tuviera un vinculo con ella. Sé que otras personas sienten lo mismo”.

  Timmermann preguntó sobre la posibilidad de adquirir los derechos del libro pero le dijeron que no estaban disponibles. Desde 1984 los derechos habían pasado por las manos de MGM, Lorimar y Barbra Streisand, con muchos actrices, directores, productores y guionistas desfilando por el proyecto. Timmermann, que es amiga de Bosworth, siguió la situación de los derechos hasta que finalmente se hicieron disponibles en 1997. Entonces llevó el proyecto al productor Edward R. Pressman que aceptó asociarse con Timmermann y comprar los derechos a través de su empresa Edward R. Pressman Film Corp. Después Timmermann y Pressman dedicaron seis años al desarrollo del guión. Durante este periodo tres directores distintos se asociaron con el proyecto, cada uno con su visión particular. Pressman explica que, aunque los tres tenían su idea particular, todos planeaban hacer una película biográfica tradicional sobre Arbus.

  En 2002 Timmermann y Pressman vieron Secretary, dirigida por Shainberg, y les impactó su visión atrevida y erótica de la relación perversa entre un abogado y su secretaria. Secretary había sido producida por Michael Raban, que acababa de incorporarse a la empresa de Pressman como jefe de negocios. A través de Raban se pusieron en contacto con Shainberg inmediatamente, según explica Timmermann: “Steve vino a vernos y nos contó su pasión por Diane Arbus y los muchos años que llevaba deseando dirigir una película sobre ella y su obra. Sabía todo sobre ella: conocía a su familia, todas sus fotografías y todo lo que había escrito. Y sabía cómo plasmarlo en una película”.

  Shainberg llevaba 15 años intentando adquirir los derechos de la biografía de Bosworth: “Había tenido mucho tiempo para pensar en cómo hacer una película sobre Diane Arbus. En mi opinión las fotografías de Arbus nos emocionan tanto debido a la larga y complicada relación que tenía con sus sujetos. Vemos una sola foto de un gigante judío con sus padres pero la realidad es que Arbus tuvo una relación de 10 años con Eddie Carmel y le hizo cientos de fotos, aunque sólo publicó una de ellas. Pero lo importante es que esa foto se creó gracias a la larga relación que tuvieron. Y eso pasa con muchos de sus sujetos. Así que cuando me reuní con Bonnie tuve claro que la película debía tratar la intimidad entre Arbus y sus sujetos. Una película sobre Diane Arbus tenía que describir el proceso necesario para producir una sola foto”.

  Timmermann y Pressman se pusieron de acuerdo y el proyecto empezó a avanzar. Erin Cressida Wilson, amiga de Shainberg y guionista de Secretary, aceptó escribir el guión y se pusieron manos a la obra. Edward R. Pressman Film Corp. anunció la incorporación de Shainberg y Wilson en julio 2003.

  Shainberg y Wilson desarrollaron una trama con elementos de la vida real de Arbus junto a otros inventados sobre su metamorfosis artística. Para Wilson una mezcla de realidad y ficción tenía mucho sentido en una historia de Arbus: “Uno de las aspectos claves de su obra es la fusión de fantasía con la realidad más dura. Era una parte inherente de su visión del mundo”.

  El personaje de ‘Diane Arbus’ posee elementos de su verdadera historia: una educación privilegiada y sobreprotegida en una familia propietaria de los exclusivos grandes almacenes Russek’s y su matrimonio, maternidad y trabajo, como ayudante, de Allan, fotógrafo de moda. De la biografía de Bosworth seleccionaron detalles y acontecimientos que daban pistas sobre la clase de persona en la que se convertiría Arbus; por ejemplo, un desafío de su infancia que la situaría en la repisa exterior de su habitación a decenas de metros por encima de Central Park, o su gran interés por las cosas y personas que sus padres le prohibían mirar, como los sin techo que vivían en chabolas en Central Park durante la época de la Depresión.

  Sin embargo, la película también se distancia de estos hechos reales para inventar la historia de una relación que no existió. Shainberg y Wilson intentaron imaginar el proceso psicológico y emocional por el que Arbus habría pasado antes de hacer su primer retrato – la primera expresión de una visión singular que cambiaría la fotografía – y optaron por un planteamiento innovador. Decidieron incorporar referencias a ‘Alicia en el País de las Maravillas’, de Lewis Carroll, que hablarían tanto de la experiencia de su personaje como de la mujer real que la inspira. “’Alicia en el País de las Maravillas’ fue uno de los libros preferidos de Arbus y una gran influencia estética. De hecho, en un reportaje que hizo para Harper’s Bazaar en 1963 incluyó un acertijo del libro”, nos explica Shainberg.

  “La transición de Diane desde ayudante de su marido, ama de casa y madre, hasta la Diane Arbus que conocemos es una experiencia parecida a la de Alicia. Es un momento en la vida en el que te haces consciente de cosas nuevas y es como un ‘viaje’ o una experiencia psicodélica. Así que ‘Alicia en el País de las Maravillas’ es interesante porque reflejaba el proceso psicológico por el que pasa el personaje y también porque es algo que se ve en la obra de Arbus”.

  El catalizador de la transformación de Diane es la llegada de un nuevo vecino, Lionel, una figura misteriosa que parece salida de un sueño. En realidad Lionel se inspira en una persona real que Shainberg y Wilson encontraron en un libro mientras buscaban ideas para el personaje. Buscaban a alguien que la verdadera Arbus podía haber fotografiado pero rechazaron opciones obvias como un enano, un gigante o un travesti. “Hojeábamos libros sobre lo que la gente normalmente llama ‘freaks’ – aunque nosotros los llamamos ‘personas poco corrientes’ – cuando descubrimos un hombre llamado Lionel que vivió a principios de siglo y que era muy peludo.”, recuerda Shainberg. “Nos pareció una conexión inconsciente y misteriosa con el padre de Arbus, que era peletero”.

  “Además del vínculo con el padre de Diane, pensamos que funcionaría porque Lionel revelaría a Diane su verdadero yo, lo que se escondía debajo del pelo. Y en parte Fur trata de una mujer que aprende a salir de su caparazón y se convierte en lo que desea ser. Pensé que la imagen del pelo evocaría eso y también que Lionel representaría el peligro animal que entra en la casa”.

  Shainberg comenta que el verdadero Lionel no encajaba con la típica imagen que tenemos de un animal peludo y feo: “Aunque Lionel no es como nosotros y está totalmente cubierto de pelo, es increíblemente bello. Y eso conduce a la idea de La Bella y la Bestia, que me parece jugó un papel clave en la vida de Arbus. Quería descubrir las bestias del mundo, pasar al otro lado y conocer lo desconocido. Queda patente en la primera línea de la introducción de su libro, donde dice lo siguiente: ‘Lo que más me gusta es ir donde nunca he estado’. Para mí esa es la esencia de la historia de Diane Arbus”.

  En su relación con Lionel, Diane por fin puede ir donde nunca ha estado y satisfacer su curiosidad por otro tipo de personas, las personas a las que le prohibieron mirar. Lionel no tiene miedo de que le miren y tampoco de mirar a Diane. Cuando Lionel exige a Diane que deje la cámara cuando le visita por primera vez, esa exigencia representa una invitación a conocerle, a experimentar la vida de otras personas y del nuevo mundo que le va a enseñar. Es como un desafío y Diane lo acepta”.

  A Timmermann le deslumbró el guión: “Me quedé boquiabierta cuando leí el primer borrador. Era algo único, un guión precioso. No me lo esperaba. Se lo pasé a Ed Pressman y reaccionó de la misma manera. Supimos enseguida que teníamos algo muy especial entre manos”.

  Timmermann había hablado en numerosas ocasiones con su amiga Laura Bickford, productora de Traffic, sobre la posibilidad de rodar una película juntas. Cuando leyó el guión de Fur pensó que había llegado el momento y le pasó el guión final. A Bickford le entusiasmó el viaje que emprende el personaje de Diane Arbus: “Por un lado es una historia muy humana de una mujer que se libera de las limitaciones de la vida en los años 50 para transformarse en la artista que está destinada a ser. Y por otro lado es un cuento de hadas con referencias a ‘Alicia en el País de la Maravillas’ y ‘La Bella y la Bestia’. Y además es una gran historia de amor”.

  En ese momento Bickford trabajaba con Bill Pohlad, productor de Brokeback Mountain, y le enseñó el guión. También le gustó: “Me encantó la forma de describir la transformación de Arbus en artista. Pero no es sólo sobre Diane Arbus. La historia podría aplicarse a cualquier mujer, a cualquier persona que se transforma y encuentra su vocación como artista”.

  Pohlad y Bickford acordaron producir la película con Timmermann, y River Road Entertainment, la empresa de Pohlad, aportó la financiación necesaria. El socio de Shainberg, Andrew Fierberg, completó el equipo de productores. A Patricia Bosworth le hizo mucha ilusión ver el proyecto en marcha 20 años después de la publicación de su libro y estaba encantada con los responsables: “Tengo una relación estupenda con Steven y Erin”, declara. Son personas increíbles, muy creativas y sensibles. Creo que la imagen de la niña en la repisa lo dice todo”.

  Con el guión terminado los productores centraron su atención en el reparto. La primera elección de Shainberg para el papel de Diane era Nicole Kidman: “Adoro a Nicole y sería estupenda contar con ella para cualquier película. En principio, no parecía la actriz más adecuada para encarnar a Arbus porque físicamente son muy diferentes. Pero lo que me importaba era si podía sentirse como Arbus. ¿Podría expresar el viaje emocional del personaje que hemos inventado, que se llama Diane Arbus? Pero quedó claro que Nicole poseía toda la sutileza, misterio y ternura que el personaje requería”.

  Que Kidman aceptara el papel parecía una posibilidad muy remota dado el calendario apretado de la actriz y el hecho de que Fur sería una producción relativamente pequeña. Sin embargo, Timmermann empezó a hacer llamadas. Por casualidad una amiga suya, la profesora de interpretación Susan Batson, iba a viajar a Australia para trabajar con Kidman. Timmermann le dio el guión, subrayando que Batson no debería hacer nada con el guión a menos que le gustara. Pero le impresionó, al igual que a Kidman.

  La actriz señala que el guión era completamente distinto de todo lo que había leído anteriormente. Empezó a documentarse sobre Arbus, lo cual aumentó su interés aún más: “La historia es una metáfora de muchas otras cosas, de cómo una mujer encuentra su creatividad, el modo en que nos atrae lo desconocido... Además es una bonita historia de amor, una historia trágica que sin embargo permite que Lionel ayude a Diane a soltarse y encontrarse de un modo que no habría hecho sola. Es maravilloso y a la vez extraño que viva en el piso de arriba porque a veces te preguntas, ¿realmente existe?”

  Kidman había visto Secretary, la película anterior de Shainberg, y opina que es “un gran trabajo porque es original, inquietante y sexy”. Estaba ansiosa por trabajar con el director, al igual que Robert Downey, Jr., que da vida a Lionel. “Tras haber visto Secretary, el hecho de que Shainberg iba a dirigirla me atrajo muchísimo y más aún cuando le conocí”, explica el actor. “Nos caímos bien desde el principio y cuando Nicole se incorporó supe que iba a ser un proyecto realmente interesante”.

  Para Shainberg, Robert Downey era el actor ideal para encarnar a Lionel, un hombre sofisticado y carismático: “No me interesaba para nada que Lionel fuera el típico ‘freak’: retraído, solitario y aislado, un tipo tan maltratado por el mundo que cualquier contacto le aterroriza. No es así. Lionel es sexy. Es un hombre fuerte y quiere que la relación entre él y Diane sea maravillosa. Así que Lionel tenía que poseer belleza. No quería que fuera una personaje angustiado ni pesado porque Diane descubre muchas cosas a través del él, incluyendo una cierta picardía”.

  “Lo que sí quería era que aportara ternura, sensibilidad, un carácter abierto, sorpresa y amor. Downey tiene todo eso. Le miras y te conmueve. Con su mirada líquida, sus movimientos elegantes y su ingenio, era el actor perfecto para Lionel”.

  Por su parte, Downey describe a Lionel como “alguien que lleva toda la vida en el espectáculo de los ‘freaks’ y ahora está más o menos retirado. Está casi en paz con el otoño de su vida y en este momento decide ofrecer una especie de misterio creativo a esta mujer, Diane Arbus, de la que se enamora a primera vista”.

  Ty Burrell, un conocido actor de teatro, da vida al marido de Diane, Allan Arbus. Shainberg comenta que este papel es el más difícil: “Es el más normal. Es un tipo corriente pero juega un papel importante porque Diane se está distanciando de él. Entonces era esencial conseguir el actor apropiado y Ty no sólo está a la altura de Nicole y Robert sino que es ideal para el papel de Allan”.

  Burrell cree que Fur es una historia sobre el heroísmo: “Veo a Diane Arbus como una heroína, una heroína extraña que está dispuesta a hacer los sacrificios necesarios para encontrar su verdadero yo. En el guión también vi una especie de heroísmo en Allan Arbus que quiere lo mejor para su mujer y está dispuesto a comprometerse con ello. Todos deseamos lo mejor para las personas que queremos pero no siempre nos comprometemos, especialmente si creemos que vamos a perderlas en el proceso”.

  Completan el reparto los veteranos actores Jane Alexander y Harris Yulin en el papel de los padres de Diane, los adinerados peleteros Gertrude y David Nemerov. Shainberg comenta que Jane Alexander había dirigido la Fundación Nacional de las Artes y durante años trabajó en la Casa Blanca: “Conoce bien a las personas como Gertrude Nemerov y no había duda acerca de su capacidad para interpretarla brillantemente. Harris Yulin también tiene muchísima experiencia y sabe perfectamente lo que hace”.

  Jane Alexander conocía a los Arbus: “Yo era amiga de Allan sobre todo. Cuando conocí a Diane acababa de dejar de trabajar con Allan. No sabía exactamente lo que hacía pero sí que le interesaba pasar mucho tiempo en la calle con la cámara colgada del cuello. Con respecto a la película, no la veo como la típica biografía. Y me parece mejor así porque el trabajo de Diane, y ella misma, tiene un componente de fantasía que el planteamiento de la película capta perfectamente. Y si vas a hablar del espíritu creativo de alguien qué mejor forma de hacerlo que entrar en el fabuloso mundo de su mente”.

  Yulin también admira el estilo poco ortodoxo de Fur: “Es innovadora porque utiliza ciertos elementos de la biografía de Diane Arbus – es decir, sus padres, su marido, sus hijas y su situación – pero también incluye un personaje completamente imaginario para representar el otro mundo que le atrae y donde al final entra”. Yulin también estuvo encantado cuando descubrió que iba a colaborar con Jane Alexander: “Jane y yo hemos trabajado juntos varias veces y hemos hecho de marido y mujer en cuatro ocasiones. Es una gran amiga y una actriz estupenda”.

  Tras confirmar a los protagonistas, los productores organizaron una prueba general para reunir al círculo de extraordinarios amigos de Lionel. Shainberg buscaba actores que no resultaran familiares de otras películas o programas de televisión y rechazó la posibilidad de utilizar los efectos especiales. Quizás el mayor reto fue el papel de Althea, la amiga sin brazos de Lionel. La encarna una irlandesa sin brazos llamada Mary Duffy. “Nunca había rodado una película”, recuerda el director, “pero nos envió una cinta que nos dejó alucinados. La invitamos a Estados Unidos y hablamos de la película. Era importante que estas personas fueran reales porque no queríamos elegir a una actriz y luego quitarles los brazos a través de la tecnología digital. Quiero que los espectadores sepan que son personas reales y que la película no tiene trucos”.

  Fur se rodó en Nueva York a lo largo de 57 días, de principios de mayo hasta primeros de agosto 2005. Aunque filmaron en localizaciones exteriores e interiores de la ciudad, la mayoría de estas últimas se rodaron en el estudio Steiner en Brooklyn. Shainberg colaboró estrechamente con el equipo creativo, encabezado por el director de fotografía Bill Pope, la diseñadora de producción Amy Danger y el diseñador de vestuario Mark Bridges, con el fin de crear un paisaje cinematográfico donde lo real y lo fantástico pudieran coexistir de modo creíble. El apartamento de Lionel contiene referencias sutiles a ‘Alicia en el País de las Maravillas’, como la taza de té que le espera a Diane cuando llega y el conejo que Lionel tiene como mascota. Pero se cuidaron mucho de no pasarse, según nos explica Shainberg: “Si lo exagerábamos, Lionel ya no iba a parecer una persona real que se traslada al edificio de Diane. Teníamos que dar la impresión de que está en juego algo muy real y muy vital. Y alguien por quien Diane está dispuesta a abandonar a su familia. Pero al mismo tiempo Diane tenía que sentirse maravillada, como una niña que deja el mundo conocido para adentrarse en otro desconocido. Ese asombro y la transformación que se lleva a cabo en su interior conduce a esa especie de cuento de hadas que en todo momento está contrarrestado por el mundo real”.

  La revelación de la naturaleza peluda de Lionel hace alusión a La bella y la bestia, de Jean Cocteau, que Shainberg reconoce como una gran inspiración. El modo de presentar la Bestia en esta película también influyó en el retrato de Lionel en Fur. Pero la credibilidad era tan importante como la belleza. Para conseguirlo los productores contrataron al mago del maquillaje Stan Winston. El productor Andrew Fierberg cuenta que cuando hablaron con Winston sobre el aspecto de Lionel subrayaron su deseo de que no fuera una caricatura de una persona con pelo sino una persona muy real con una personalidad muy individual. “En cuanto vimos a Robert con el maquillaje completo creado por Stan Winston, donde todavía destaca la cara y los ojos de Robert, supimos que todo iba a salir bien”.

  Crearon aspectos distintos para los tres mundos que se ven en la película: la casa de los Arbus, el apartamento de Lionel y el mundo exterior explorado por Diane y Lionel. El color, la luz y la textura jugaron un papel clave, según explica Shainberg: “Por ejemplo, las paredes del piso de los Arbus tienen un brillo frío, como si el piso llevara una máscara. Pero cuando vamos al apartamento de Lionel vemos que se ha caído la pintura, mostrando las distintas capas. Es una ambientación más cruda, más directa, y las batas que lleva tienen dibujos interminables que sugieren la complejidad laberíntica del mundo al que llevará a Diane. Todo ello contrasta con la ropa y las superficies más sencillas en el piso de los Arbus”.

  Finalmente, los dos mundos de Diane chocan cuando Lionel insiste en conocer al hombre que ha pasado los últimos 15 años con la persona a la que adora. “Hay algunas escenas magníficas donde a un lado de Diane se sienta su marido y al otro el hombre que le intriga”, comenta Nicole Kidman. “Y ella está en medio. Me encantó la forma en que Steven compuso esas escenas porque contienen humor e ingenio, además del conflicto personal de Diane”.

  Ver a Kidman y Downey trabajando juntos fue una experiencia inolvidable para Steven Shainberg: “Creo que simplemente se adoran. Ambos tienen un talento increíble y son muy abiertos, llenos de vida. Creo que para Robert es el papel de su vida y dio lo mejor de sí mismo. Nicole estuvo muy comprometida con interpretar a Diane del modo que habíamos hablado, es decir, basándose en lo que ella consideraba más importante de Arbus”.

  “Hablando de la metáfora de ’Alicia en el País de las Maravillas’”, señala Robert Downey, “Kidman realmente se ha superado. Siempre he admirado su capacidad y su amplitud de registros pero durante el rodaje me di cuenta de que estaba trabajando con una de las actrices más inteligentes, intuitivas y técnicamente dotadas de la historia. Y muy guapa también, por si no lo habías notado”.

  Kidman tiene la misma apreciación de su compañero de reparto: “Robert era perfecto para esta película porque es muy seductor e imprevisible. Y tiene unos ojos preciosos que hablan sin necesidad de diálogos. Creo que ha sido una experiencia nueva para él porque sus personajes son a menudo muy habladores. Es muy inteligente y es capaz de envolverte en una red con sus palabras. Pero en esta película se expresa con la presencia y el corazón. Fue muy abierto conmigo, algo que aprecié muchísimo porque era esencial en una película como Fur. Me alegro de haber tenido la oportunidad de trabajar con él porque es una persona única”.

  La actriz también agradeció su colaboración con Shainberg, que empezó con una serie de conversaciones antes de su llegada a Nueva York: “Hablamos de nosotros mismos y nos contamos cosas”, recuerda Kidman. “Así que surgió una cierta intimidad antes de comenzar el rodaje. Steven me pareció muy cálido, amable y estimulante. Tiene una visión clara de lo que quiere pero permite desarrollarte dentro del marco establecido”.

  Para Downey es imposible no querer a Shainberg: “Es increíblemente apasionado, muy preparado y tremendamente divertido. Hace que confíes en él. Era un proyecto muy ambicioso y arriesgado e imposible de imaginarlo sin él y Nicole. Nuestra colaboración fue muy intensa, relajada y fraternal pero también exigente”.

  Shainberg concluye diciendo lo siguiente: “A todos nos importaba mucho esta película. Todos queríamos honrar a la fotógrafa que amamos, a la Diane Arbus que tanto queremos”.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Retrato de una obsesión" - Copyright © 2006 Picturehouse y River Road Films. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Retrato de una obsesión"
Añade "Retrato de una obsesión" a tus películas favoritas
Opina sobre "Retrato de una obsesión" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Retrato de una obsesión" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Babel     Beyond the sea     The queen (La reina) (The queen)     Copying Beethoven     Salvador Puig Antich

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad