LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (22)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


JINDABYNE


Dirección: Ray Lawrence.
País:
Australia.
Año: 2006.
Duración: 123 min.
Género: Drama.
Interpretación: Laura Linney (Claire Kane), Gabriel Byrne (Stewart Kane), Deborra-Lee Furness (Jude), John Howard (Carl), Leah Purcell (Carmel), Stelios Yiakmis (Rocco), Alice Garner (Elissa), Simon Stone (Billy), Betty Lucas (Vanessa), Chris Haywood (Gregory).
Guión: Beatrix Christian; basado en el relato "Tanta agua tan cerca de casa" de Raymond Carver.
Producción: Catherine Jarman.
Música: Paul Kelly y Dan Luscombe.
Fotografía:
David Williamson.
Montaje: Karl Sodersten.
Diseño de producción: Margot Wilson.
Vestuario: Margot Wilson.
Estreno en Australia: 20 Julio 2006.
Estreno en España: 6 Julio 2007.

CRÍTICA por Miguel Laviña Guallart

Reinterpretaciones de un relato

  Unos amigos salen a pescar durante un fin de semana a una apartada zona de las montañas, cumpliendo una costumbre que se repite cada año. Encuentran una joven asesinada flotando en el agua no lejos de donde acampan, pero siguen esos días con su pesca y no lo denuncian hasta que regresan a la ciudad. A su vuelta, se desencadena la polémica por esta decisión. Este argumento, que a muchos puede sonar conocido, era parte de una de las historias que formaban el entramado de “Vidas cruzadas” de Robert Altman, el relato de Raymond Carver “Tanta agua tan cerca de casa” que el director Ray Lawrence traslada a Australia. Y lo deja caer en el transcurrir de una pequeña población, Jindabyne, y en concreto, en el seno de unas cuantas familias, como detonante para airear unos incómodos asuntos que se arrastran bajo la aparente quietud.

 

  Conocido como el realizador de la ya algo lejana "Lantana" (2001), Ray Lawrence continúa con la línea narrativa de aquella prestigiosa cinta, y logra la extraña simbiosis entre la anécdota argumental del relato de Carver con el costumbrismo de ese enclave de Nueva Gales del Sur, rodeándolo del aura de misterio que emana de sus desiertos parajes naturales. Diversos elementos reconocibles del realismo sucio del escritor norteamericano –minimalismo en su construcción, concisión en los diálogos, escenarios cotidianos– y planos que recuerdan las líneas de Hopper, acercan algunas secuencias a la obra maestra de Altman. Al mismo tiempo, los episodios en apariencia transitorios, casi inaprensibles, de la rutina que Carver entrelaza en sus textos, son trasladados y perfectamente asimilados con la idiosincrasia de ese lugar tan lejano, pero de similares pulsiones; de forma que las dudas, inquietudes o desánimos de sus anónimos personajes son acotados aquí por unas enraizadas costumbres –pesca sólo para hombres, tradiciones religiosas de ascendencia irlandesa– y una velada discriminación racial.

  El trágico hallazgo de la joven viene a remover unas situaciones que suscitan una serie de incógnitas que poco a poco se van desvelando. Lawrence administra las pistas que aclaran unos comportamientos en ocasiones desconcertantes, y recomponen un pasado que tan sólo se logra adivinar mediante reacciones, diálogos y también silencios. Continuos fundidos en negro evidencian la intención de plasmar pasajes de una realidad fragmentada, algo que se corresponde con el estilo de su original literario. Consigue una adecuada atmósfera de intriga, con un fatalismo que parece acechar a los personajes, la siniestra figura del conductor del camión –presente también en el relato de Carver–, y una continua amenaza que, da impresión, proviene de la propia naturaleza que los observa. Esto último se acentúa con el inquietante uso de los sonidos de estas tierras, casi inconsciente, y la espléndida partitura de Paul Kelly y Dan Luscombe.

  El suministro de las claves para descubrir las distintas realidades es uno de los aspectos más sugerentes de la cinta, pero también puede suponer uno de sus principales obstáculos. La multitud de elementos psicológicos que introduce en las diferentes líneas narrativas –los problemas matrimoniales de los protagonistas Claire y Stewart, la tétrica conducta de los niños, o el hecho de que la muchacha muerta sea aborigen– hace que se acaben escapando detalles de estas circunstancias paralelas, aunque esta sensación se ajuste a la esencia misma de los relatos. Abre una pequeña ventana dentro del devenir de la realidad, velando unos márgenes que serán completados por el lector –en este caso espectador–, hacia un drama familiar en torno a las dificultades de comprender decisiones muchas veces irreflexivas.

  Mucho más objetable es un tramo final que echa por tierra el firme pulso mantenido ante cuestiones complicadas durante gran parte del metraje, sin querer suavizar la dureza de lo narrado. Unas resoluciones reconciliadoras, dentro de lo convencional, que no se corresponden con el vigor de lo anterior, si bien es cierto que su carácter alegórico enlaza con una idea que circula por el film de reconciliación con el medio natural. La liberación de los espíritus que predican los aborígenes, en comunión con la naturaleza, es un buen ejemplo de respeto a unos paisajes que se presentan en toda su grandiosidad, pero bajo el prisma de la intromisión y manipulación del hombre –y sus consecuencias–. En este sentido, son significativas las imágenes de los enormes tendidos eléctricos o el revelador plano inicial de un inmenso paraje visto a través de una alambrada.

  Por una vez, la apostilla que le han colocado al título, "Cada vida esconde un misterio", se corresponde con lo visto en la pantalla. La tensión descansa también en la magnífica labor de sus intérpretes, la sólida pareja formada por Gabriel Byrne y Laura Linney, presencia de garantía en multitud de largometrajes, que aquí toman un merecido protagonismo. En concreto, Linney obtuvo el premio a la Mejor Actriz en el Festival de Cine de Valladolid de 2006, al igual que la banda sonora. Pese a cierta dispersión y la falta de fuerza en la parte final, Ray Lawrence logra una apreciable reinterpretación del relato, lo enriquece con las connotaciones propias del lugar y muestra cómo, respetando su esencia, una historia puede ser trasladada de forma aparentemente sencilla tan lejos, y a la vez tan cerca.

Calificación:


Imágenes de "Jindabyne" - Copyright © 2006 April Films, Film Finance Corporation Australia, Babcock & Brown y Redchair Films. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Jindabyne"
Añade "Jindabyne" a tus películas favoritas
Opina sobre "Jindabyne" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Jindabyne" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

          Historia de un crimen (Infamous)     Memorias de Queens (A guide to recognizing your saints)     El fin de la inocencia (Twelve and holding)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad