LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (16)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


LA CIENCIA DEL SUEÑO
(La science des rêves)


Dirección y guión: Michel Gondry.
País:
Francia.
Año: 2006.
Duración: 105 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Gael García Bernal (Stéphane Miroux), Charlotte Gainsbourg (Stéphanie), Alain Chabat (Guy), Miou Miou (Christine Miroux), Aurélia Petit (Martine), Sacha Bourdo (Serge), Pierre Vaneck (Sr. Pouchet), Emma de Caunes (Zoé), Stéphane Metzger (Sylvain), Alain de Moyencourt (Gerard).
Producción: Georges Bermann.
Música: Jean-Michel Bernard.
Fotografía:
Jean-Louis Bompoint.
Montaje: Juliette Welfling.
Diseño de producción: Pierre Pell y Stéphane Rozenbaum.
Vestuario: Florence Fontaine.
Estreno en Francia: 16 Agosto 2006.
Estreno en España: 9 Febrero 2007.

CRÍTICA por Almudena Muñoz Pérez

  El sinónimo más repetido del cine es el de "la máquina de sueños". Michel Gondry se ha tomado ese calificativo al pie de la letra y para ello compone una receta exclusiva para una película no tan única como querría –el esperpento romántico todavía tiene ocupado el gran trono por Charlie Kaufman–, pero sí lo suficientemente fresca como para olvidar por un rato los laureles del maestro y prestar atención al alumno espabilado.

 

  Sin el ánimo de indiscutible renovación, pero de cierto tufillo intelectualoide, que caracteriza al guionista de "Cómo ser John Malkovich" (1999), Gondry expone sus secretos para que el espectador componga más adelante el puzzle armado de herramientas. Un buen sueño parte de pensamientos, reminiscencias del día, recuerdos del pasado, palabras bonitas y universales, canciones e imágenes. La ecuación planteada por el director intenta aplicar la misma fórmula al ámbito narrativo, de modo que se cumpla el dicho de un producto onírico surgido de una industria comercial. Pero, ¿es este prófugo de Kaufman una auténtica expendedora de ideas originales o es sólo la cafetera ruidosa que pretende hacerse oír con un pitido molesto y repetitivo?

  Ni lo uno ni lo otro, acercándose a lo primero mientras no dejan de percibirse inconscientes deseos de lujuria visual. Tal vez, como un científico loco armado de engañosas gafas de aumento, o a modo de una suerte de Willy Wonka ‘cerebral’ –el personaje de Gael García Bernal, Stéphane, vigila a su ‘yo’ consciente desde el interior de su cabeza–, Gondry pretende abarcarlo todo con esa arbitrariedad que da pie a las obras maestras. El problema es que, como dice la vecina Stéphanie (Charlotte Gainsbourg), el azar es muy difícil de conseguir una vez que se convierte en un fin intencionado. En ese caldero sin fondo se unen los pensamientos de un autor inquieto, pero a ratos ebrio de presuntuosa filosofía de lo cotidiano; reminiscencias de la propia película, que se construye en un orden desordenado –frente al desorden ordenado de Kaufman–; recuerdos del pasado fílmico del autor, incapaz de desvincularse por completo de la escuela inaugurada por su ex-colaborador –la relación espontánea entre Stéphane y Stéphanie recuerda al cariño freaky y al sí-no-ahora sí de la pareja de "¡Olvídate de mí!" (2004)–; palabras de identificación internacional –el amor de todas las clases: el no correspondido, el rechazado, el obsesivo, el maternal, el confuso–; las canciones y la música del mismo vaivén rítmico que una fantasía, y las imágenes reales como material para una conversión alucinógena –al más puro estilo de “El mago de Oz” (1939)–.

  Lista la argamasa, la película se eleva poco a poco sobre un andamio fuerte, aunque a veces los muros y las ventanas no ofrezcan unas vistas del todo satisfactorias. Frente a la rareza conmovedora de criaturas atrapadas en un mundo que no comprenden o del que intentan escapar usando sus reglas, “La ciencia del sueño” transmite un desconcierto mucho mayor para el espectador no avezado en comeduras de coco de este estilo –y al que no ayuda el innecesario revoltijo de idiomas en la versión original–. Según el funcionamiento de la perspectiva de Stéphane, la historia intercambia zambullidas entre lo real y lo imaginario, hasta el momento de una pérdida de los límites que acompaña a la desorientación del personaje. Para introducir el flujo argumental en este futuro caos, las divisiones claras e iniciales entre los pisos y los rellanos de impronta Jean-Pierre Jeunet –Stéphane termina por comportarse como una Amélie psicótica– y el escapismo fantasioso del protagonista se van entrelazando cada vez a una velocidad mayor, sin que sea posible escapar a su poesía visual del mismo modo que al vano esfuerzo por comprenderla en su totalidad. Nada preocupante porque, con el mismo carácter ilógico y ciertamente incómodo de los sueños nocturnos, el filme pretende incitar más la sensación que la interpretación freudiana –que la habría, con todo el cacao emocional del padre muerto, la madre enamorada de uno de esos magos de pacotilla tan de moda últimamente, y la vecina idealizada y torturada–.

  Con reconocida herencia de la animación rusa y de otros países del este, cubierta de la añoranza a la torpe y tierna stop-motion de Harryhausen, la visualización de los sueños de Stéphane se antoja como la verdadera alma de la cinta. Desde luego carente del aburrimiento –no así del terror pasajero– de un sueño estándar, el mundo onírico de Gondry es un silencioso y suave mural de plastilina y figuras de fieltro, todos los materiales de una infancia perdida que se reivindica en el simple acto de cerrar los ojos. En esa vía de escape, finalmente una forma de vida, la pareja protagonista justifica la esquemática construcción de sus personajes y la inestabilidad de su desarrollo sentimental. Sólo desde unas coordenadas infantiles, en verdad algo forzadas para un público mayoritariamente adulto, puede entenderse el juego de atracciones y rechazos, repleto de estúpidas pruebas amorosas e hirientes insultos, como una prolongación más de la rebeldía inútil que empapa sus trabajos, sus familias y amistades, sus desestructurados apartamentos.

  No es Kaufman, Biblia y Santo Grial del nuevo indie-surrealista, y lo peor de ella no es que no lo sea, sino que intente desesperadamente alcanzar su nivel. Dentro de su nada modesto planteamiento nace una historia sencilla ayudada por la plasticidad de sus formas y el poco tiempo que permite para cuestionar los cuestionables personajes y acontecimientos hilvanados sin nada más que los antojos románticos. Pero su extrañeza, tan perturbadora en algunos momentos como el encuentro final, la libra con solvencia del maniqueísmo de su premisa. Un poco tarde, no por ello menos hermosamente, Gondry cierra su retorcido edificio con un tejado luminoso y patético: la parábola de una realidad insoportable y sin remedio que algunos prefieren recorrer con el sonambulismo de unos ojos cerrados a la adultez y abiertos a una inocencia inmarcesible.

Calificación:


Imágenes de "La ciencia del sueño" - Copyright © 2006 Partizan Films, Gaumont y France 3 Cinéma. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La ciencia del sueño"
Añade "La ciencia del sueño" a tus películas favoritas
Opina sobre "La ciencia del sueño" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "La ciencia del sueño" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Recortes de mi vida (Running with scissors)     Más extraño que la ficción (Stranger than fiction)     Amigos con dinero (Friends with money)     Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine)     Gracias por fumar (Thank you for smoking)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad