LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


OPTIMISTAS
(Optimisti)


cartel
Dirección: Goran Paskaljević.
País:
Serbia.
Año: 2006.
Duración: 95 min.
Género: Drama.
Interpretación: Lazar Ristovski (hipnotizador/padre de Marina/padre muerto/padre de Dimitri/guía), Bojana Novaković (Marina), Petar Bozović (inspector de policía), Nebojsa Glogovac (médico), Nebojsa Milovanovic (joven calvo), Danica Ristovski (madre de Marina), Mira Banjac (anciana), Lazar Milosevic (Dimitri).
Guión: Vladimir Paskaljević y Goran Paskaljević.
Producción: Goran Paskaljević.
Música: Aleksandar Simić.
Fotografía:
Milan Spasić.
Montaje: Petar Putniković.
Diseño de producción: Tijana Marić.
Vestuario: Lana Pavlović.
Estreno en España: 3 Noviembre 2006.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Escepticismo por bandera

  El director de "El polvorín" concluye su trilogía sobre la guerra de Serbia con una película episódica, cargada de escepticismo de posguerra y de desconfianza hacia la clase política. Es un cine concebido como instrumento para despertar conciencias, para elevar la voz frente a quienes manipulan al pueblo ofreciéndoles un falso optimismo que, en realidad, oculta intereses personales. Se trata de cinco pequeñas historias, unas contadas en clave cómica y de humor negro, otras con tintes más dramáticos, y todas con un deje cínico y mordaz. Su reducida duración –quince o veinte minutos– es suficiente para hacer un retrato trágico y desazonador de la Serbia actual, donde una vieja y renacida clase política parece haberse vestido con piel de cordero para volver a devorar a un pueblo ingenuo y crédulo.

 

  El clima de soledad, pobreza e incultura de un país devastado por la guerra es el marco propicio para que gentes desfavorecidas se agarren como a un clavo ardiendo a cualquier atisbo de esperanza, promesa o ilusión. En ese escenario vital, cada capítulo encierra un microcosmos de personajes que huyen de la realidad para encerrarse en mundos de ensueño y utopía, más placenteros pero también más efímeros: es el universo de quienes se evaden de la crudeza vital por la hipnosis y sugestión, de quienes claudican ante los abusos de poder hasta entregar honra y familia, de quienes ponen todas sus ilusiones en el juego de azar, en una herencia incierta o en un negocio boyante. La última historia sirve de metáfora global y guinda para un relato fragmentado pero que respira un mismo pesimismo radical: un grupo de enfermos desesperanzados viajan en un autobús con la confianza de curarse tras bañarse en unas aguas pantanosas, para terminar embarrándose en su lodo y creer ilusamente en su efecto milagroso. Como dijo su director en rueda de prensa durante la Seminci, a veces hay quien dice que al final del túnel puede verse la luz, pero hay que saber que entonces también puede surgir otro tren y provocar una catástrofe mayor: postura que no deja resquicios ante la realidad retratada.

  Por tratarse de una suma de cortometrajes, el ritmo narrativo no llega a decaer, aunque impide que las historias adquieran suficiente desarrollo para entrar en matices y dibujar personajes completos. Son sketches al servicio de una idea, reforzada por una adecuada ambientación y una magnífica interpretación de Lazar Ristovski, que interviene en las cinco narraciones –aunque sea como cadáver en una de ellas–, en papeles cómicos, paródicos o dramáticos, con lo que demuestra una versatilidad apabullante. Una puesta en escena realista y a ratos cruda, y unos diálogos cargados de ironía y mordacidad, que el director hace compatible con una mirada compasiva hacia sus personajes, víctimas de vendedores de humo y retratados en su malicia y oportunismo. Cine político y metafórico que dice haberse inspirado en el “Cándido” de Voltaire, y que también podría haber bebido de la picaresca española. Más allá de la historia concreta, Goran Paskaljevic quiere adentrarse en las inquietudes de almas indefensas frente a los atropellos de los poderosos, para acabar trasmitiendo una imagen de un país en decadencia moral, e intentar después hacer una lectura más universal de esa actitud de desencanto: demasiada pretenciosidad y excesivo discurso para despertar a una sociedad que deja herida –cuando no muerta– por la desconfianza.

  La película se ve con gusto, aunque en ningún momento llegue a conmover ni atrapar al espectador. Funciona como análisis de cierta realidad y como ejercicio de versatilidad en la dirección e interpretación. En la pasada Seminci, Lazar Ristovski ganó merecidamente el premio al mejor actor, y el filme obtuvo la Espiga de Oro y el Premio de la Juventud, algo que pareció excesivo para una cinta correcta pero limitada en sus logros.

Calificación:


Imágenes de "Optimistas" - Copyright © 2006 Nova Film, Zepter International, Swiss Effects, Wanda Visión y Zillion Film. Distribuida en España por Nirvana. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Optimistas"
Añade "Optimistas" a tus películas favoritas
Opina sobre "Optimistas" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Optimistas" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Modigliani     Las partículas elementales (Elementarteilchen)     Llamando a las puertas del cielo (Don't come knocking)     Palíndromos (Palindromes)     Lo que sé de Lola (Ce que je sais de Lola)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad