LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (27)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


LA FUENTE DE LA VIDA
(The fountain)


Dirección: Darren Aronofsky.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 97 min.
Género: Drama, ciencia-ficción.
Interpretación: Hugh Jackman (Tomás/Tommy/Tom Creo), Rachel Weisz (Isabel/Izzi Creo), Ellen Burstyn (Dra. Lillian Guzetti), Mark Margolis (padre Ávila), Sean Patrick Thomas (Antonio).
Guión: Darren Aronofsky, basado en un argumento de Darren Aronofsky y Ari Handel.
Producción: Iain Smith, Eric Watson y Arnon Milchan.
Música: Clint Mansell.
Fotografía:
Matthew Libatique.
Montaje: Jay Rabinowitz.
Diseño de producción: James Chinlund.
Vestuario: Renée April.
Estreno en USA: 22 Noviembre 2006.
Estreno en España: 27 Abril 2007.

CRÍTICA por Almudena Muñoz Pérez

  Algunas películas vienen precedidas de tal vapuleo que una enseguida siente compasión por ellas. Y aunque ese propósito de levantar al herido se salde con más piedras y otra caída. “La fuente de la vida”, título ambicioso donde los haya, se arrastra sin fuerzas, llevándose consigo las buenas intenciones del espectador desprejuiciado o desconocedor de los abucheos de la crítica. Tal y como sucediera en "Pi. Fe en el caos" (1998) –la más paranoica de las cintas de Darren Aronofsky– y "Réquiem por un sueño"  (2000), de poco vale el análisis concienzudo si lo que está en juego es la interpretación personal del que mira.

 

  Basándose en antiguas leyendas mayas, el guionista y director nos plantea la centenaria búsqueda de la fuente de la vida eterna, una suerte de El Dorado espiritual. Y lo hace con una estructura menos compleja y confusa de lo que parece a primera vista: dos personajes centrales protagonistas de tres historias paralelas en el montaje, cronológicas en el tiempo. La matriz de dos de ellas es el presente, tal vez como denuncia de nuestra excesiva tergiversación del pasado y progresiva destrucción futura. El doctor Creo (Hugh Jackman) espera encontrar una cura para la enfermedad terminal de su mujer, Izzi (Rachel Weisz), en la corteza de un árbol de Centroamérica. Al mismo tiempo, Izzi escribe una novela histórica en la que un conquistador español debe buscar el enigmático árbol por la salvación de su reina. Los momentos más surrealistas del film suceden en un hipotético futuro donde sólo sobreviven Creo y un moribundo y gigantesco tronco.

  Dicho así, la repetitiva denuncia de los delirios de Aronofsky se antoja irrelevante, vista la escasa originalidad del planteamiento. Si careciese del montaje reflexivo y el uso más o menos metafórico de la luz, la película se encuadraría dentro del aburrido y famélico drama hospitalario. Precisamente de esa humildad temática, unida a la abstracción compositiva, proceden los mayores enfados: “La fuente de la vida” pretende vender, mediante procedimientos ambiguos y la sugestión conceptual, una historia simple, amorosa y tierna, de tal manera que, para ser partícipe de ella, resulta imprescindible formarse una interpretación particular. Puede considerarse una vaguedad, por parte del director, que lo deje todo en manos del desconcertado público, siempre al margen de esa sensación de plenitud que parece despedir cada fotograma. Sin embargo, no olvidemos el éxito del cine filosófico, encabezado por "2001: Una odisea del espacio"  (1968) –que aquí parece imitar en su chocante final y en prolongados e incómodos silencios–, y en el que Aronofsky se siente tan a gusto que aparca y olvida las exigencias convencionales.

  La contradicción a esa actitud reside en que la cinta reserva todo su riesgo para la materia impalpable, las ideas, mientras se mantiene en un uso alimenticio de otros géneros. La acción del tramo histórico, con esas resonancias mayas superadas por "Apocalypto", y el artificio digital del episodio futurista son atractivas para un primer encuentro, que se va tornando monótono y distraído en los supuestos paralelismos –el más publicitado a través del tráiler, el plano de un vehículo que da inicio a la búsqueda del héroe, aparte del detalle del anillo y la nuca de Izzi–. Para que puedan recogerse hilos perdidos, la repetición de determinadas escenas, ya sea desde la misma perspectiva del pasado o mediadas por la fantasía, hace aún más evidentes los motivos que impulsan a las tres historias: el debate sobre la prolongación de la vida, el concepto negativo de la muerte y el auténtico significado de "para siempre". Desde luego términos muy amplios y difusos como para resolverlos en una secuenciación de imágenes, en el fondo sujeta a las respuestas del espectador.

  La dirección artística de la película acierta con más exactitud, al menos en cuanto al estilo predominante del conjunto. Como Izzi o reina de España –supuestamente imaginaria, dado que por la época del suceso debería encarnar a Isabel La Católica… y de ser así el realismo es nulo–, Rachel Weisz se presenta siempre en aureolas blancas, a causa de los ropajes y la nieve en el primer caso o por una iluminación fantasmal en el segundo. Hugh Jackman sabe dosificar la ira acumulada, que se reduce paulatinamente a cada episodio, y tanto él como su compañera parecen creerse aquello que cuentan, un cabo de amarre importante para un producto destinado a la incomprensión.

  El empaque visual, correcto; la empatía emocional, decadente; el trasfondo metafísico… temerario. Por esto último Aronofsky lanza por la borda la profundización de una historia que admitía un tratamiento más clásico, y lo que consigue es un vacío narrativo que rellena con kilos de paja… mental. Un "menos lobos Caperucita", una película tan liviana que vuela al más mínimo resoplido. Y por eso mismo me sigue dando pena, tal vez porque, a pesar de los pesares, existe en ella un hálito de romanticismo postmoderno y porque quizá en las profundidades de esa superficie de venta engañosa hay un mensaje que aún no he podido desentrañar.

Calificación:


Imágenes de "La fuente de la vida" - Copyright © 2006 Regency Enterprises, Warner Bros. Pictures, Protozoa Pictures y New Regency Pictures. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La fuente de la vida"
Añade "La fuente de la vida" a tus películas favoritas
Opina sobre "La fuente de la vida" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "La fuente de la vida" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Déjà vu     El ilusionista (The illusionist)     A scanner darkly (Una mirada a la oscuridad) (A scanner darkly)     Casino Royale     El laberinto del fauno

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad