LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Libro "Arthur y los minimoys" (Luc Besson)
LIBRO

Videojuego de "Arthur y los minimoys" (PS2)
VIDEOJUEGO
 

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


ARTHUR Y LOS MINIMOYS
(Arthur et les minimoys)


Dirección: Luc Besson.
Países:
Francia y USA.
Año: 2006.
Duración: 102 min.
Género: Fantasía, aventuras.
Interpretación: Freddie Highmore (Arthur), Mia Farrow (abuela de Arthur), Penny Balfour (madre de Arthur), Ronald Crawford (Archibald), Douglas Rand (padre de Arthur), Adam LeFevre (Davido).
Doblaje en inglés/español: Freddie Highmore (Arthur), Madonna/Elena Anaya (Selenia), Douglas Rand (Betameche/Miro), David Gasman (rey), Matthew Gonder (Ferryman), Snoop Dogg/Carlos Jean (Max), Christian Erickson (Darkos), David Bowie (Maltazard), Ronald Crawford (Archibald).
Guión: Luc Besson y Céline Garcia; basado en el universo creado por Patrice Garcia.
Producción: Luc Besson y Emmanuel Prevost.
Música: Eric Serra.
Fotografía:
Thierry Arbogast y Dominique Delguste.
Diseño de producción: Hugues Tissandier.
Dirección artística: Patrice Garcia y Philippe Rouchier.
Estreno en Francia: 13 Diciembre 2006.
Estreno en España: 15 Diciembre 2006.

CRÍTICA por Javier Quevedo Puchal

Regreso a la infancia

  Luc Besson es uno de los (pocos) realizadores europeos que, a día de hoy, sabe plantarle cara al establishment americano jugando en su propio terreno. Desde “El gran azul”, tal vez su obra más personal, hasta su abracadabrante revisión de “Juana De Arco”, pasando, cómo no, por el batido riquísimo en proteínas referenciales que fue “El Quinto Elemento”, su cine siempre ha sabido conjugar en dosis convenientemente desproporcionadas la épica del gran espectáculo americano con el sello de un universo personal más o menos reconocible. Y es seguramente por esa misma razón que, con el tiempo, ha acabado granjeándose tantos detractores entre la crítica más rancia, la que parece negar a un autor el derecho a ser comercial, como seguidores incondicionales. Sin llegar a posicionarme ni en un bando ni en otro, aunque decantando la balanza más bien hacia el segundo, lo que cabe reconocer a Besson es, ante todo, una innegable pasión hacia su oficio, un sentido del espectáculo que ya quisieran para sí algunos de los realizadores hollywoodienses más (circunstancialmente o no) rentables de los últimos años y, por último aunque no menos importante, una cierta imprevisibilidad en lo que a la evolución de su filmografía se refiere.

 

  Siete años han pasado desde su última película como director, un tiempo que, lejos de guardar silencio, ha invertido en escribir guiones, producir cintas de muy diverso calado... y estrenarse como estrella de la literatura infantil. Precisamente, la cinta que nos ocupa adapta a la gran pantalla su libro homónimo, superventas en Francia y ya con una primera secuela (previsiblemente, no la última) en las librerías.

  No hay que ser un lince para ver en “Arthur y los minimoys” ecos de Lewis Carroll, Frank Baum, Roald Dahl y, en líneas generales, la gran ficción infantil clásica, pasando incluso por el ciclo artúrico y, sí, Shakespeare. A fin de cuentas, y en palabras del propio Besson, uno de los principales objetivos era rodarla "con respeto y sin tratar a los niños como estúpidos". Lo cual, de entrada, es un objetivo suficientemente ambicioso, de hecho mucho más ambicioso que en todo lo referente al presupuesto invertido o al fichaje de viejas estrellas americanas (aunque, a fuerza de botox, uno ya no sabe si está viendo a Mia Farrow o a una versión sofisticada de la duquesa de Alba) y grandes iconos de la cultura popular como David Bowie o Madonna para dar voz a algunos de los pequeños protagonistas (en la versión española tendemos que conformarnos con Carlos Jean y Elena Anaya). Y es que, con Disney de capa perpetuamente caída y con Pixar reincidiendo en las mismas historias de personajes supuestamente “enrollados”, parece que el último bastión del (buen) cine infantil se resiste tras las trincheras del manga, la stop-motion de Tim Burton y pequeños milagros como “La máscara de cristal”, que no en vano contaba con la creatividad esencial de esos dos grandes genios del fantástico moderno que son Neil Gaiman y Dave McKean.

  Por fortuna, y aun con las muchas, muchísimas distancias que las separan, “Arthur y los minimoys” entronca antes más bien con el excelente film de McKean que con, pongamos, "Chicken Little". Firmemente arraigada en la mejor tradición de cine fantástico infantil, y claramente orgullosa de ello, hasta el punto de casi expoliar algunos diseños del gran Brian Freud (la sombra de “Cristal Oscuro” y “Dentro del Laberinto” es alargada... y, qué diablos, a estas alturas se agradece), la fantasía imaginada por Besson puede verse como una bastante afortunada puesta al día del mejor Jim Henson. Pues sin descuidar en ningún momento el componente más netamente espectacular siempre exigido a este tipo de propuestas, lo cierto es que “Arthur y los minimoys” tampoco menosprecia el elemento emocional de la historia y, como en todo buen cuento de hadas (o de elfos, en este caso), nos regala una pequeña bildungsroman salpicada de detalles a veces más adultos y oscuros de lo que un niño puede captar de forma consciente (baste recordar la verdadera historia de la degradación de Maltazard, muy probablemente el guiño más perverso y escabroso que un servidor recuerda en una cinta infantil) y lo que nos ofrece, en definitiva, es la historia de crecimiento interior de un niño que aprende a resolver conflictos más adultos que propios de alguien de su edad y que, durante el proceso, madura.

  Es posible, pues, que el último Besson no sea el colmo de la originalidad (algo que tampoco hay que reprocharle demasiado, por otro lado, sobre todo en estos tiempos de pastiches referenciales), pero a cambio consigue ofrecer un divertimento espléndidamente desarrollado, técnicamente deslumbrante, mágico, y no sólo digno sino, por momentos, memorable. En ese sentido, la cinta de Besson cumple ampliamente sus objetivos: a los niños no los trata como estúpidos... y a los adultos los hace sentir un poco niños, sin hacer que se sientan necesariamente estúpidos por ello.

Calificación:


Imágenes de "Arthur y los minimoys" - Copyright © 2006 EuropaCorp, Avalanche Productions y Apipoulaï. Fotos por Etienne George. Distribuida en España por New World Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Arthur y los minimoys"
Añade "Arthur y los minimoys" a tus películas favoritas
Opina sobre "Arthur y los minimoys" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Arthur y los minimoys" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Ratónpolis (Flushed away)     En busca de la piedra mágica (Back to Gaya)     El Príncipe de los Ladrones (Herr der Diebe)     Happy feet: Rompiendo el hielo (Happy feet)     Un invitado por Navidad (Es ist ein Elch entsprungen)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2006 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad