LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


BORRACHERA DE PODER
(L'ivresse du pouvoir)


Dirección: Claude Chabrol.
Países:
Francia y Alemania.
Año: 2006.
Duración: 110 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Isabelle Huppert (Jeanne Charmant-Killman), François Berléand (Humeau), Patrick Bruel (Sibaud), Robin Renucci (Philippe Charmant), Maryline Canto (Erika), Thomas Chabrol (Félix), Jean-François Balmer (Boldi), Pierre Vernier (Martino), Jacques Boudet (Descarts), Philippe Duclos (Holéo).
Guión: Odile Barski y Claude Chabrol.
Producción: Patrick Godeau.
Música: Matthieu Chabrol.
Fotografía:
Eduardo Serra.
Montaje: Monique Fardoulis.
Diseño de producción: Françoise Benoît-Fresco.
Vestuario: Mic Cheminal.
Estreno en Francia: 22 Febrero 2006.
Estreno en España: 11 Mayo 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Desde la torre de marfil

  Por una vez, el dardo de la imagen-palabra de Claude Chabrol no se dirige hacia la burguesía hueca e hipócrita sino que mira al poder como factor desencadenante de corrupción, ya sea en su vertiente política, económica o judicial, y a la postre en la misma naturaleza humana. Al fin y al cabo, más sordidez, falsedad y juego de apariencias para una democracia agónica en la que nadie parece salvarse, ni los dirigentes en su escenario político o macroeconómico, ni los individuos en su esfera doméstica y familiar. El fracaso de una sociedad en la que el afán de poder y notoriedad, y la desconfianza y la deslealtad se alían con la malversación de fondos, la claudicación ante el soborno o la inmoralidad en la vida privada. Un panorama negro y desalentador que este “autor” de la “nouvelle vague” dibuja, en algunos momentos con brocha gorda y en otros con preciso bisturí, según se trate de una radiografía social o antropológica.

 

  Desgraciadamente, la historia es bien actual en cualquiera de nuestras democracias occidentales y parte del famoso caso Elf francés, aunque los títulos iniciales adviertan irónicamente de que “nada de lo contado tiene parecido con la realidad”. Jeanne, una jueza “estrella”, instruye un caso de corrupción política y económica, y está dispuesta a tirar de la manta hasta inculpar a cuantos se aprovechan de sus puestos para el enriquecimiento personal con tráfico de influencias, oscuras comisiones, uso de fondos reservados o demás artimañas financieras. Mientras, su matrimonio se descompone y ella, perfeccionista y orgullosa en su “torre de marfil”, no acierta a averiguar lo que le falta a su vida.

  La trama de denuncia político-económica es bien simple y explícita, resuelta de manera realista y convencional a partir de sucesivas declaraciones de cada uno de los imputados ante la jueza. En ese aspecto, Chabrol no se libra de caer en tópicos –aunque puedan ser ciertos y verdaderos– llevados hasta la caricatura y el esperpento. Ridículas resultan las confesiones de unos corruptos o sus apariciones con grandes y ostentosos puros, como patética la presencia de sus abogados defensores, o la apuesta por un feminismo de libro con dos inteligentes, perspicaces y valientes mujeres frente a un ayudante servil, un “presidente” débil y un marido pusilánime. Por eso, bajo esta perspectiva, el film se muestra pesado, soporífero e insoportable, excesivamente esquemático en la caracterización de los personajes secundarios y lastrado por una idea previa que busca evidenciar las intrincadas y fétidas cloacas del poder, y los inútiles intentos de algunos por desinfectarlas.

  Existe, sin embargo, otra manera de acercarse a la historia propuesta por el director de "Gracias por el chocolate": atender al sentido moral de sus personajes y a su fragilidad ante el atractivo del poder. Bajo esta óptica, todos parecen igualmente emborrachados en cuanto tratan de aprovechar su situación ventajosa e imponer su ley sobre el entorno, en una espiral de irracionalidad y pasión enfermiza. Lejos de cualquier sentido de servicio, el poder político, económico, judicial o policial se convierten en una manera de satisfacer el propio ego en su vanidad, orgullo o ambición, ya sea en un nivel crematístico o meramente intelectual. En su individualismo y amoralidad, no está lejos la postura del senador o del “presidente” –no importa cuál porque son muchos los así llamados en la película, de manera intencionada– de la que ocupa la juiciosa Jeanne, y la ambigüedad del comportamiento hace que unos y otros aparezcan enajenados, a la deriva de sus impulsos interiores. Precisamente la ceguera que sufre esta tenaz y perfeccionista mujer la convierten en la principal víctima del “sistema”, no por sus nobles intenciones sino por la soberbia y altivez que la llevan a analizar sus relaciones personales bajo la asepsia y frialdad de un nuevo caso, a descuidar y relegar su matrimonio ante un desenfrenado trabajo, todo ello merced a la fragilidad de una naturaleza desbocada, ensimismada y deshumanizada.

  La gran baza de Chabrol es, una vez más, su actriz favorita, Isabelle Huppert, con la que juega una suerte de complicidad. El papel le va como anillo al dedo, y su mirada dura y seca, su rostro lacónico y sin concesiones al sentimiento se convierten en vehículo idóneo para mostrar una máscara que esconde un espíritu vitalista y fuerte, ególatra y desconfiado, displicente y desequilibrado en su inteligencia emocional, carente de humildad y prudencia. A su lado, el resto del reparto queda ensombrecido, e incluso uno se pregunta por el sentido de la presencia de ese sobrino cuyo mérito es ganar alguna que otra fortuna al póquer a base de faroles, o el de esa compañera de juzgado que parece cubrir la cuota de paridad. Ambos personajes, lo mismo que algún otro que aparece fugazmente, resultan prescindibles, y toda la repetitiva (t)rama política corre el riesgo de no permitir ver el bosque de unos corazones vacíos, secos, muertos.

  Por eso, la película se hace lenta en muchos momentos, a pesar de su pretendida narración fragmentada y dinámica, a base de fundidos en negro y de una puesta en escena directa y un tanto abrupta: en los juzgados se apoya en cortantes y rápidos interrogatorios, con planos cerrados que impiden la salida a los encausados; en las escenas de la vida privada funciona mejor, con planos más abiertos y un tempo más intimista que permite vislumbrar el vacío tras la máscara del poder, aunque nunca llegue a emocionar ni conmover, ni siquiera en los momentos dramáticos por los que atraviesa el matrimonio, quizá porque lo que sus personajes respiran es frialdad y cinismo, distancia y desconfianza. Todo esto queda bien recogido, por otra parte, por la fotografía de Eduardo Serra, tenebrista en los juzgados y más luminosa en el hogar. No parece, con todo, que Chabrol vaya a ser recordado por esta obra, a la que le falta fuerza y vigor narrativo, que está más pendiente de analizar la representación de un rol que invade la misma persona hasta desvitalizarla, y que se queda a medio camino en su indagación de una clase humana-social que mira al resto desde su corazón de marfil, desde su torre de poder.

Calificación:


Imágenes de "Borrachera de poder" - Copyright © 2006 Aliceléo, France 2 Cinéma, Ajoz Films e Integral Film. Distribuida en España por Nirvana. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Borrachera de poder"
Añade "Borrachera de poder" a tus películas favoritas
Opina sobre "Borrachera de poder" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Borrachera de poder" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

El buen pastor (The good shepherd)     Diario de un escándalo (Notes on a scandal)     Breaking and entering     El buen alemán (The good german)     La vida de los otros (Das leben der anderen)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad