LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


DIAMANTE DE SANGRE
(Blood diamond)


cartel
Dirección: Edward Zwick.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 143 min.
Género: Drama, acción.
Interpretación: Leonardo DiCaprio (Danny Archer), Jennifer Connelly (Maddy Bowen), Djimon Hounsou (Solomon Vandy), Michael Sheen (Simmons), Arnold Vosloo (coronel Coetzee), Kagiso Kuypers (Dia Vandy), David Harewood ('Capitán Veneno'), Basil Wallace (Benjamin Kapanay), Jimi Mistry (Nabil), Anthony Coleman (Cordell Brown), Benu Mabhena (Jassie Vandy).
Guión: Charles Leavitt; basado en un argumento de Charles Leavitt y C. Gaby Mitchell.
Producción: Paula Weinstein, Edward Zwick, Marshall Herskovitz, Graham King y Gillian Gorfil.
Música: James Newton Howard.
Fotografía:
Eduardo Serra.
Montaje: Steven Rosenblum.
Diseño de producción: Dan Weil.
Vestuario: Ngila Dickson.
Estreno en USA: 8 Diciembre 2006.
Estreno en España: 9 Febrero 2007.

CÓMO SE HIZO "DIAMANTE DE SANGRE"
Notas de producción © 2006 Warner Bros. Pictures

4. Rodaje

  “Diamante de Sangre” se filmó enteramente en África. Para Ed Zwick eso era crucial, en su mayoría por razones que de cierta forma eran intangibles. “África es un lugar de grandes contrastes. Por donde sea que uno va se encuentra con imágenes de impresionante belleza, y de desgarrante inmundicia, de gran espiritualidad y profunda pobreza. Todo le viene a uno a los ojos, y causa un efecto en todos. Es muy difícil describir ese efecto… baste decir que si hubiéramos filmado la película en otro lado, no tendría el sentido inefable que le da el lugar”. La película también se filmó en Sierra Leona, si bien el director reconoce que: “África ecuatorial del oeste no tenía la infraestructura para las necesidades de una producción de este tamaño. Necesitábamos también otros exteriores”.

 

  Luego de explorar la costa de Sudáfrica, en el área cerca de Port Edward en la provincia Kwa Zulu Natal, encontramos el lugar ideal. El paisaje de selva exuberante fue el telón de fondo de tres importantes escenarios: el de la mina de diamantes, el del campo de refugiados y la escuela de Benjamin. Para crear los escenarios, el diseñador de producción Dan Weil, realizó su propia investigación, si bien a eso se agregó el beneficio de las descripciones de primera mano de Samura.

  El clima sin embargo no cooperó demasiado. “Esta es la tercera vez que yo voy a un lugar a donde me prometen buen tiempo, y de alguna manera pareciera que yo traigo las peores lluvias jamás registradas en la historia moderna”, se ríe Zwick. “De hecho, tuvieron precipitaciones que rompieron con todos los registros de las estaciones de lluvia. Eso significó tener que adaptarnos a las circunstancias. Eduardo y yo estábamos siempre volviendo a planear las tomas para acomodarnos al tiempo”, agrega, refiriéndose al director de fotografía Eduardo Serra.

  Paula Weinstein agrega: “¡Este continente es excitante, está realmente vivo! Cada mañana, estos tipos venían a la filmación, y comenzaban a describir qué tipo de bicho habían encontrado en su habitación la noche anterior. Cada día era algo así como:’Ok, ¿qué había en tu habitación ayer por la noche? ¿una lagartija? ¿tal vez viste una víbora?’ Uno debía que tener sentido del humor al respecto, y no comportarse como una estrella malcriada de Hollywood. Eso no funcionaba, por eso tratábamos de reírnos sobre las historias de cada uno”.

  Además de las preocupaciones por el clima y los animales salvajes, los cineastas tuvieron en mucha consideración del hecho de que estaban en un área ecológicamente sensible. Por eso, tomaron muy seriamente la responsabilidad de dejar los lugares en los que trabajaban en igual- o en algunos casos en mejor- condición de lo que los habían encontrado.

  El productor Kevin De La Noy dice: “Antes siquiera de ir al valle, realizamos un investigación del impacto que tendría nuestro trabajo en el entorno. Cuando comenzamos a trabajar tuvimos que cumplir con un plan de conservación ambiental. Cada día, había oficiales de la Administración de Tierras Provinciales en el lugar, que se aseguraban que cualquier planta indígena que tuviéramos que mover, la moviéramos de la manera adecuada. Luego esas plantas debían mantenerse en un invernadero, para volverlas a su lugar original al final de la filmación”. Además de mantener meticulosamente la flora del lugar, los cineastas también hicieron traer camiones de plantas y árboles nativos de Sierra Leona, para decorar los exteriores.

  Para que los camiones pudieran acceder al lugar, debió crearse un sistema de caminos, en donde antes no existían más que senderos. Esos caminos debían ser lo suficientemente anchos como para dejar circular camiones, pero debían a su vez, ser diseñados para no causar gran impacto en los árboles y arbustos que los bordeaban. El camino mismo fue construido dentro de un marco de malla de alambre, para poder facilitar sacarlo al final de la filmación. Así, la vegetación podría volver a retomar su territorio.

  Zwick cuenta: -“Kevin ha vuelto recientemente de un viaje a Port Edward, tras la filmación, y dijo que el pasto ya volvió a crecer en el lugar en donde filmamos, y que nueva fauna había vuelto en abundancia, para deleite de los guardabosque y los ecologistas. Restaurar el lugar era muy importante para nosotros, y me siento muy orgulloso de decir que nuestros esfuerzos al respecto, tuvieron mucho éxito”.

  Desde Port Edward, el equipo se mudó a Mozambique, en donde la ciudad de Maputo hizo las veces de la ciudad capital de Sierra Leona, Freetown.

  Filmar la explosiva caída de Freetown presentó una serie de problemas logísticos a todo el equipo de producción. El director señala que fue necesaria cuidadosa coordinación para conseguir un gran disturbio. El explica: -“El tumulto debía parecer caótico, pero eso no se puede lograr caóticamente. Eso requería mucha planificación y concentración. No puedo ni contar las veces que caminamos por esas calles y discutimos la posición de las cámaras, los actores, los dobles, los extras…”

  Zwick también trabajó conjuntamente con el supervisor de efectos especiales Neil Corbould, para coreografiar los tiempos y los lugares de las explosiones. El continúa diciendo: “Es un proceso redundante y muy intenso, y uno tiene que ser paciente e implacable. A la vez, uno debe dejar lugar para los imponderables, porque lo inesperado sucede”. Se utilizó cantidad de gente del lugar como extras, en las secuencias de batalla.

  En cuanto al vestuario, fue la diseñadora Ngila Dickson, quien estuvo a cargo. Ella ya había trabajado previamente con Zwick en “The Last Samurai”. Dickson mandó a buscar telas a Sierra Leona, las cuales ella dice, tiene colores y diseños especiales. “Son atrevidas y hermosas, con muchos diseños florales. A mí me parece que tiene un diseño con aire de las islas. También compramos en muchos negocios de segunda mano, para conseguir ropas que se adaptaran al tiempo y al lugar en que sucedía la historia”.

  Los realizadores tuvieron especial cuidado con los efectos que las escenas de batalla tendrían en los habitantes de Maputo. Algunos de ellos tenían la memoria muy fresca de la propia guerra civil de Mozambique. Para mitigar traumas innecesarios, se repartieron volantes, y se hicieron publicidades en todos los medios, advirtiendo a la gente que escucharían y verían escenas de batallas, pero que todo sería una actuación para filmar una película.

  Irónicamente, fueron los extras locales los que calmaron y consolaron a los cineastas y a los actores entre las tomas. Weinstein explica: -“Algunas veces, tras filmar alguna escena emotivamente difícil, ellos se juntaban en algún rincón y comenzaban a cantar todos juntos. Eso ayudó a dar un espíritu de calidez en el lugar de filmación, y nos hizo sentir felices de estar allí, y de tener la suerte de estar contando esta historia. En verdad, fueron los anfitriones más amables y maravillosos de todo el proceso”.

  Pese a todo, el realismo fue demasiado para algunas de las personas que trabajaban en la película. El entrenador de dialecto Mende, Alfred Lavalie, no pudo aguantar ver más tras el primer día de filmación y Samura admite: -“Trajo tristes memorias a mucha gente del lugar, y debo confesar, que me hizo dar cuenta de qué suerte tuve yo de poder sobrevivir. Volví a mi hotel y lloré, llamé a mis hijos y les dije que los quería. Yo espero que la gente que mire esta película pueda comprender la inmensidad de esta locura”.

  En las afueras de Maputo, la pequeña villa de pescadores Costa du Sol, hizo las veces del lugar en donde vivía pacíficamente la familia de Vandy. Esa paz, en la filmación, se haría pedazos cuando el poblado fuera atacado repentinamente por brutales soldados rebeldes.

  Zwick comenta: -“Es muy difícil poder imaginarse que estas cosas todavía suceden en el mundo. Uno quiere sentarse y relajarse en la confortable vida que tenemos en los Estados Unidos. Pero creo que tras haber estado allí, todos nosotros quedamos marcados. Desde entonces, no podemos evitar ver al mundo de una manera completamente diferente”.

  Cuando la filmación en Mozambique terminó, los equipos se trasladaron a lugares en Londres, India, y Bélgica, donde se filmarían el resto de las escenas. Pero antes de dejar África, una idea comenzó a surgir entre todos los actores y el equipo de producción. Cada uno de ellos se había sentido profundamente tocado por la gente que conocieron allí. Al mismo tiempo, habían presenciado las grandes privaciones con que vivían. Entonces decidieron cambiar las cosas.

  Durante la filmación, Djimon Hounsou se tomó el tiempo de ir a visitar una Aldea Infantil SOS cerca de Maputo. (SOS Children es la obra de caridad más grande del mundo, que ayuda a huérfanos y a niños abandonados). Otros actores y gente del equipo de producción, incluyendo a Leonardo DiCaprio, también disfrutaron la oportunidad para visitar algunos de los niños de la aldea, que se unieron a ellos para trabajar de extras.

  Al desarmar los escenarios, la mayoría de la utilería, materiales de construcción, ropa y hasta cosas personales, fue distribuida entre los orfanatos locales y los hospitales. Además, el equipo de construcción, construyó voluntariamente escritorios y sillas para los orfanatos y las escuelas.

  “Es imposible estar en uno de esos lugares, por cualquier espacio de tiempo y no sentirse conmovido, aún sabiendo que cualquier cosa que uno haga, no va a ser suficiente”, dice Zwick. “El jefe de producción de nuestra unidad, Nick Laws, hizo todo lo que pudo para enterarse cuáles eran las necesidades específicas en las áreas en donde habíamos estado filmando”.

  Weinstein afirma: Uno no puede quedarse sin hacer nada, si se entera que si uno pone mil dólares, las mujeres no van a tener que caminar 40 minutos para conseguir agua. En mi caso, eso sucedió sin que nadie tuviera que pedirme nada”.

  Todos los miembros del reparto, del equipo de filmación y de cineastas pusieron dinero. Algunos comenzaron con una cantidad por semana, otros más, para ayudar a las comunidades que los habían recibido durante la filmación de “Diamante de Sangre”. Con esas donaciones, se lanzó la “Fundación de Caridad Blood Diamond”, la cual sigue creciendo.

  Zwick agrega: “Cuando yo informé a Warner Bros. los fines de la fundación, el estudio inmediatamente estuvo de acuerdo en igualar el total de todas nuestras donaciones”.

  “Formar parte de la Fundación, personalmente para mí, fue gratificante”, dice Marshall Herskovitz. “Yo he participado en proyectos en los que la gente dice que quiere participar, pero luego nada sucede. De cierta forma, no pensamos en esto como una caridad, sino como en una manera de agradecimiento, y para seguir en contacto con la gente en África que fue tan amable con nosotros”.

  El trabajo con los fondos recién ha comenzado. Sus metas son variadas, e incluyen proyectos como cavar pozos de agua, crear caminos, construir escuelas, proveer útiles para las escuelas, proveer comida, asistencia médica y mucho más.

  “Es tan solo una gota en un océano comparado con todo lo que se necesita hacer. Pero hicimos lo que pudimos… y vamos a continuar haciendo lo que podamos”, declara Zwick.


Imágenes y notas de cómo se hizo "Diamante de sangre" - Copyright © 2006 Warner Bros. Pictures, Virtual Studios, Spring Creek, Bedford Falls e Initial Entertainment Group. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Diamante de sangre"
Añade "Diamante de sangre" a tus películas favoritas
Opina sobre "Diamante de sangre" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Diamante de sangre" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Déjà vu     Casino Royale     El perfume: Historia de un asesino (Das parfum: Die geschichte eines mörders)     El ilusionista (The illusionist)     Infiltrados (The departed)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad