LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (25)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


HISTORY BOYS
(The history boys)


Dirección: Nicholas Hytner.
País:
Reino Unido.
Año: 2006.
Duración: 104 min.
Género: Comedia dramática.
Interpretación: Richard Griffiths (Hector), Frances de la Tour (Sra. Lintott), Stephen Campbell Moore (Irwin), Samuel Barnett (Posner), Dominic Cooper (Dakin), James Corden (Timms), Jamie Parker (Scripps), Russell Tovey (Rudge), Samuel Anderson (Crowther), Sacha Dhawan (Akhtar), Andrew Knott (Lockwood), Penelope Wilton (Sra. Bibby), Adrian Scarborough (Wilkes).
Guión: Alan Bennett; basado en su obra.
Producción: Kevin Loader, Nicholas Hytner y Damian Jones.
Música: George Fenton.
Fotografía:
Andrew Dunn.
Montaje: John Wilson.
Diseño de producción: John Beard.
Vestuario: Justine Luxton.
Estreno en Reino Unido: 13 Oct. 2006.
Estreno en España: 18 Mayo 2007.

CRÍTICA por Javier Quevedo Puchal

  Cualquiera que haya tenido que pasar por las llamadas “pruebas de selectividad” acordará que la experiencia no da como para proporcionar una base dramática particularmente jugosa. Embutir un grueso de conocimientos poco desdeñable en un lapso de tiempo ridículo, o dicho de otro modo, ese proverbial “hincar los codos” de toda la vida, prácticamente coarta la posibilidad de interacción con cualquier otra cosa que no sean libros abiertos y apuntes. Y sin embargo, algo debió de ver en todo ello Alan Bennett para usarlo como base de “The history boys”, una de las obras teatrales inglesas de más éxito de los últimos años. Claro que su visión del proceso es bastante menos prosaica y peñazo que la que podamos tener muchos de los que la hemos vivido de primera mano, y es que, no en vano, los estudiantes protagonistas de su obra no estudian en vistas a la preselección de cualquier universidad, sino nada menos que de esos dos auténticos iconos de lo British que son Oxford y Cambridge. Y para ello se someten a una preparación que consiste, más que en empollar como bestias, en aprender a aguantar el tipo de cara a una entrevista específica con los mandamases de tamañas instituciones.

 

  Posiblemente resulte complicado discernir, al menos para la mente de un español medio, tan poco acostumbrado al placer de una buena obra de teatro (y de un libro o un museo, para qué engañarnos), el secreto del éxito de una pieza que reflexiona en torno a los entresijos del aprendizaje, que lo hace con un texto de notable verbosidad, cuajado de poemas, citas sesudas, hechos y nombres ilustres... y que, para colmo, cede el protagonismo a un grupo de alumnos brillantes y un trío de profesores entregados a su oficio. Sin embargo, “History boys” habla de algo más que la docencia y el aprendizaje, habla del modo en que estos dos elementos se conjugan para determinar lo que somos... o lo que nunca pudimos ser. Habla, en definitiva, del noble arte de vivir. De cómo un profesor apasionado no necesariamente es una persona apasionada. De cómo, a veces, no hay mejor afrodisíaco que la mente de otra persona. Y de la posibilidad de que, al fin y al cabo, no hay más Historia que aquella que escribimos nosotros mismos.

  Lamentablemente, la cinta de Nicholas Hytner se toma demasiado tiempo para comenzar a hablar de ello de una forma que realmente conmueva al espectador, es decir, haciéndolo partícipe no sólo de las mentes de sus protagonistas y, por tanto, de sus fortalezas, sino también de sus corazones, o lo que es lo mismo, sus debilidades. Así, durante los primeros cincuenta minutos, nos vemos arrastrados a lo que parece ser una gran clase magistral de docencia, en la que se crea un claro contraste entre los métodos del nuevo y joven profesor Irwin (Stephen Campbell Moore), pragmático y más interesado en los resultados que en el proceso de la enseñanza, y los del veterano profesor Hector (Richard Griffiths), tan apasionado como Irwin pero, sin duda, mucho más preocupado por el mero placer del aprendizaje que por las metas inmediatas del mismo. No es hasta mediado el metraje que el fuego abierto de ideas, réplicas y performances –tan extravagantes como inverosímiles– dentro del aula, da un viraje radical hacia el terreno de la explicitud emocional... y lo hace sin la menor concesión al espíritu cerebral de la obra, con el análisis del poema “Drummer Hodge” de Thomas Hardy por parte del profesor Hector, en una escena de un calado emocional notable que se beneficia tanto del excelente monólogo de Bennett como de la impecable interpretación de Griffiths. Y es que, en esencia, la escena en cuestión reúne lo mejor (texto y actuación) de una cinta que adolece de una realización bastante fría y morosa, casi más propia de un telefilm de la BBC que de un largometraje comercial, a pesar del espantoso montaje quasi-turístico con que Hytner pretende dar un poco de energía cinética al paso de los jóvenes por Oxford y Cambridge (un pasaje que, entendemos, se elidió en la obra original y cuya inclusión en el largometraje no hace sino contrastar demasiado abruptamente con el tono imperante).

  No cabe duda de que “History boys”, y me refiero solamente a la película, aunque presupongo que la pieza teatral debe diferir bien poco, no es una obra perfecta. Existe un contraste demasiado acusado entre el perfil psicológico de los profesores, rico en matices y registros, y el de los alumnos, que acaban pareciendo, en líneas generales, poco más que un rebaño de cerebritos y freakies del que sólo sobresalen un par por méritos propios. Posiblemente exhiba un abuso de referencias culteranas, que en ocasiones pueden oscurecer el discurso antes que esclarecerlo. Y, bajo mi punto de vista, no llega a equilibrar sus pretensiones intelectuales, meramente discursivas, con esos pocos momentos de autenticidad emocional que pueden tocar algo más que nuestras células grises, si bien es cierto que la mano de Bennett hace ya de por sí un flaco favor a las vidas afectivas de sus personajes. Así y todo, nos queda una cinta bastante fresca e inteligente, con no pocas líneas de diálogo memorables (atención a la particular visión de la Historia según esa absoluta roba-escenas que es Mrs. Lintott) y, cómo no, la sorprendente revelación de que incluso una breve lección de gramática puede decir mucho de nuestras vidas.

Calificación:


Imágenes de "History boys" - Copyright © 2006 DNA Films, BBC Two Films, UK Film Council y Royal National Theatre. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "History boys"
Añade "History boys" a tus películas favoritas
Opina sobre "History boys" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "History boys" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Dame 10 razones (10 items or less)     El último show (A Prairie Home Companion)     Tristram Shandy: A cock and bull story     La ciencia del sueño (La science des rêves)     Recortes de mi vida (Running with scissors)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad