LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL ÚLTIMO REY DE ESCOCIA
(The last king of Scotland)


cartel
Dirección: Kevin Macdonald.
País:
Reino Unido.
Año: 2006.
Duración: 121 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Forest Whitaker (Idi Amin), James McAvoy (Nicholas Garrigan), Kerry Washington (Kay Amín), Simon McBurney (Stone), Gillian Anderson (Sarah Merrit).
Guión: Peter Morgan y Jeremy Brock; basado en la novela de Giles Foden.
Producción: Andrea Calderwood, Lisa Bryer y Charles Steel.
Música: Alex Heffes.
Fotografía:
Anthony Dod Mantle.
Montaje: Justine Wright.
Diseño de producción: Michael Carlin.
Vestuario: Michael O'Connor.
Estreno en Reino Unido: 12 Enero 2007.
Estreno en España: 23 Febrero 2007.

CRÍTICA por Manuel Márquez

  Llevar a la pantalla cinematográfica la biografía de personajes excesivos, megalomaníacos o tremebundos (e Idi Amin, indudablemente, lo fue, y en grado superlativo) conlleva siempre el peligro, ahí agazapado, de que ese elemento –el personaje– termine devorando el propio vehículo de su historia –la película–. Claro está, también habría que decir, inmediatamente a continuación, que eso no tiene por qué ser necesariamente malo (y es que hay peligros de gozosa consumación): si quien nos brinda la interpretación del personaje es un monstruo del calibre (en todos los sentidos) de Forest Whitaker, mejor, mejor así.

 

  Y es que "El último rey de Escocia" –largometraje cuyo personaje central, curiosamente, no es el de Idi Amin, sino el de su médico personal, el escocés Nicholas Garrigan, eje alrededor del cual gira la historia, en su condición de testigo-perspectiva occidental acerca de la figura del singular presidente ugandés, uno de los sátrapas más sanguinarios que haya conocido jamás el continente africano (y hay que decir que, desgraciadamente, la nómina de ese siniestro negociado es amplísima...)–, aun cuando se trata de una película ciertamente correcta, entretenida, bien narrada y excelentemente ambientada (el trabajo realizado en ese rubro es de un nivel muy elevado), no pasaría de ser una mera anécdota en la cartelera si no fuera por el trabajo que despliega el orondo Whitaker, fagocitando su rol hasta un punto en que hay momentos en que uno es incapaz de distinguir con claridad si se encuentra ante el original o su reproducción interpretativa, tal es el verismo con el que encarna al dictador locuaz, ciclotómico y terrible que era el ínclito Idi Amin Dada.

  Ante tal despliegue, quedan empequeñecidas las que, a mi modo de ver, serían las deficiencias más marcadas de esta producción: la tibieza –apenas atisbos– de la crítica política hacia el papel jugado por las potencias occiddentales en el advenimiento de Amin al poder, y su posterior sustento –cuestiones sobre las cuales hay alguna pincelada a medio esbozar: es una opción legítima de guión la de no dar más cancha al factor político en la historia, pero pienso que hubiera dado muchísimo juego–; o ciertas deficiencias en la construcción dramática del personaje del doctor Garrigan –al que, en un intento de contrapesar la trama política con elementos dramáticos colaterales, se le convierte, por momentos, en una especie de atleta sexual bastante poco creíble, lo cual constituye uno de los aspectos más flojos y prescindibles del film–, o las serias dificultades del actor que lo encarna –el joven James McAvoy– para encontrar el tono adecuado que requiere cada una de las situaciones en que se ve envuelto –su apajolamiento casi permanente, muy apropiado en la fase de fascinación inicial a la que se ve sometido por su particular “encantador de serpientes”, no tiene mucho sentido en momentos posteriores–.

  Whitaker, insisto, arrasa con todo. Desde su primera aparición –ese mitin en una aldea perdida– hasta la mirada con la que despide el avión en el que salen de su país los liberados del secuestro palestino –episodio con el que se le da cierre–, la exhibición declamatoria –debería estar terminantemente prohibido exhibir este film en versión doblada...– y gestual del actor norteamericano se convierte en uno de los mayores espectáculos que cabe ver en una pantalla de cine: una exhibición que parte de la absorción absoluta de todos los matices de una personalidad compleja, para devolverlos traducidos en las palabras, miradas y movimientos de un hombre que llegó a convertirse en un monstruo y, a pesar de ello (o, quizá, debido precisamente a ello), consiguió que muchos a su alrededor llegaran a sentirse literalmente abducidos por su personalidad. Y, aunque una interpretación nunca hace, por sí sola, una película –o, en puridad, no debería hacerla–, supongo que, si toda regla ha de tener una excepción, ésta es una de esas particularmente adecuadas para dar cumplimiento a ese aserto.

  Disfruten del espectáculo, pues, y asistan a la transustanciación, sin trapecio y sin red, de un actor en su personaje, una experiencia cinematográfica ciertamente impagable. Además, siempre es reconfortante pensar que, al fin y a la postre, ese negro grandote que aparece en la pantalla no es Amin, es Whitaker: un actorazo, con todas las letras. ¿El otro? Procuremos desterrarlo de nuestras pesadillas (ficticias), y ojalá que aquellos que sufren las de sus congéneres (reales), puedan olvidarlas, también, muy pronto.

Calificación:


Imágenes de "El último rey de Escocia" - Copyright © 2006 Fox Searchlight Pictures, DNA Films, Film Four, UK Film Council, Scottish Screen, Cowboy Films y Slate Films. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El último rey de Escocia"
Añade "El último rey de Escocia" a tus películas favoritas
Opina sobre "El último rey de Escocia" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El último rey de Escocia" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Banderas de nuestros padres (Flags of our fathers)     Babel     Déjà vu     El perfume: Historia de un asesino (Das parfum: Die geschichte eines mörders)     Infiltrados (The departed)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad