LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL ÚLTIMO REY DE ESCOCIA
(The last king of Scotland)


cartel
Dirección: Kevin Macdonald.
País:
Reino Unido.
Año: 2006.
Duración: 121 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Forest Whitaker (Idi Amin), James McAvoy (Nicholas Garrigan), Kerry Washington (Kay Amín), Simon McBurney (Stone), Gillian Anderson (Sarah Merrit).
Guión: Peter Morgan y Jeremy Brock; basado en la novela de Giles Foden.
Producción: Andrea Calderwood, Lisa Bryer y Charles Steel.
Música: Alex Heffes.
Fotografía:
Anthony Dod Mantle.
Montaje: Justine Wright.
Diseño de producción: Michael Carlin.
Vestuario: Michael O'Connor.
Estreno en Reino Unido: 12 Enero 2007.
Estreno en España: 23 Febrero 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Juegos de África

  Una vez más el continente africano sirve como marco cinematográfico, y también de nuevo asistimos al retrato de un régimen de terror y desconfianza en que un tirano trasforma su país en propiedad privada. Cuando aún están recientes los estrenos de "Diamante de sangre" (Edward Zwick) y de "La vida de los otros" (Florian Henckel) en que se denunciaban la explotación y despotismo de estructuras económicas y políticas, Kevin Macdonald dirige su cámara hacia la Uganda del dictador Idi Amin Dada, en el momento en que acaba de derrocar al filocomunista Milton Obote con el apoyo británico. Estamos ante otro episodio de las consecuencias de una nefasta descolonización que sumió a tantos países en el caos político y social, y que ha generado enormes contrastes entre las clases dominantes y el pueblo llano. A ese rincón convulso llega Nicholas, un escocés recién licenciado en medicina cuya única aspiración es liberarse de la asfixiante tutela paterna y lanzarse a la aventura por el mundo. Una circunstancia fortuita hace que coincidan las vidas de ambos, y que Idi Amin tome al joven Nicholas como médico personal y consejero, para iniciarse una difícil relación de confianza y recelo, de complicidad y traición, que enseguida se torna como un viaje sin vuelta atrás y sin posibilidad de entendimiento, menos aún cuando el amor entre en juego.

 

  Desde el comienzo, los dos personajes quedan perfectamente retratados por la cámara de Macdonald como individuos caprichosos e impredecibles, espontáneos y directos, almas aparentemente gemelas que encuentran en su aversión a lo británico y en su carácter mujeriego el elemento afín para unir sus destinos, en el caso de Nicholas movido más por su locura juvenil en busca de nuevas sensaciones, y en el de Idi Amin por considerarse el Mesías de un pueblo que necesita su guía y autoridad. Los acontecimientos, sin embargo, les forzarán a que sus caminos se bifurquen e incluso enfrenten, siempre con la muerte acechando tras cualquier emboscada o revuelta para uno, o quedando a merced del último sueño o suspicacia del dictador para el otro. Quien prometía igualdad y cercanía al pueblo en los primeros compases de su mandato, pronto se transformará en sanguinario y desconfiado déspota –cuando no antropófago– que aniquila a quien presenta oposición, y que vive con el pánico en el cuerpo a perder lo que posee, ya sea riqueza, poder o incluso la misma vida (a pesar de tener la seguridad del día de su muerte, según presagios soñados). Quien llegaba al continente de las aventuras con aires donjuanescos y una clamorosa inmadurez, poco a poco se verá las caras con las arbitrariedades de su mentor, con las consecuencias de su frívolo e irresponsable comportamiento, y con la muerte tras los talones (o mejor, emulando a un hombre llamado caballo) para plantearse por fin dilemas morales en la vida. Procesos de degeneración y maduración en una tierra de anarquía y expolio, donde murieron más de 300.000 ugandeses y donde la comunidad internacional no veía –o no quería ver– más que a un carismático, encantador y excéntrico líder.

  La labor como documentalista de Macdonald queda patente al manejar una cámara que busca reflejar de manera realista la vida del pueblo africano, mirando por momentos con afán etnográfico a las gentes que asisten a una proclama del presidente o le saludan a su paso por los caminos, o rastreando los escenarios de manera nerviosa y descontrolada, con preferencia por los primeros planos y las composiciones descuidadas y personajes que “se cortan” en el plano. Es una cámara que no duda en mostrar algunas de las aberraciones del tirano, que parece precisar de la violencia desaforada y de la truculencia de la imagen para impactar emocionalmente, porque no ha sabido conseguirlo antes con una narración de ritmo desigual y cuestionable fuerza dramática. El guión resulta en todo momento previsible, y no porque se conozca el desenlace final sino porque romances y reacciones se ven venir a la legua, y porque los puntos de giro de la trama resultan inverosímiles y en ocasiones hasta forzados: poco creíble se presenta la audaz determinación y perspicacia médica o como asesor político del inexperto Nicholas, ni su ingenuidad para vivir en una burbuja made in Sofia Coppola (véase "María Antonieta") alejado de tanta atrocidad, ni la misma rueda de prensa de Idi Amin con ocasión del secuestro del avión ante unos periodistas extranjeros tan crédulos, esquemáticos y paródicos (?) como el patético embajador británico. Narrativa que marcha a trompicones, y que acaba necesitando de fotos o crónicas televisivas para hacer avanzar la historia y precipitarla de manera abrupta y efectista en su parte final. Por último, todo se apuntala con las habituales imágenes de archivo del dictador, y la consabida y tradicional denuncia de sus abusos que puesta en boca del “monito blanco” el mundo escuchará.

  Sin embargo, la película se deja ver y tiene momentos brillantes, todos favorecidos por la poderosa interpretación de Forest Whitaker, ganador del Globo de Oro y del Oscar® al mejor actor protagonista por su trabajo en este largometraje. No es Forest sino Idi Amin quien se pone la guerrera de coronel con la desfachatez del prepotente incultivado, y quien mira con ese párpado caído que torna el gesto en desafiante y cargado de odio, y también quien asume la rotundidad y firmeza díscola del que se autodenomina “el último rey de Escocia” por estar dispuesto a volver a derrotar a los británicos como ya lo hicieran éstos en Inglaterra. Un papel difícil por lo cambiante e imprevisible de un carácter que explotaba en arranques de cólera irracional, se entretenía en familiaridades distendidas o respondía con reconocimientos dadivosos, veleidades todas ellas que escondían a su vez debilidad, superstición y miedo que inquietaban a sus allegados. Todo eso lo encarna con convicción el protagonista de “Smoke” o de “Ghost dog, el camino del samurái”, en un meritorio ejercicio de versatilidad interpretativa en que una sóla mirada es capaz de trasmitir sentimientos contradictorios y desconcertantes.

  Una nueva aproximación a los desmanes del siglo pasado, con una historia que daba más de sí y que salva Forest Whitaker al dar consistencia a su personaje y al mismo drama, aunque el trabajo de James McAvoy esté también a gran altura y no haya sido suficientemente reconocido. Sin ellos, aunque guste a gran parte del público y resulte entretenida, esta cinta se quedaría en un thriller fallido sobre dos individuos que quisieron jugar en África y que acabaron chamuscados, uno con el fuego del poder y otro con el del amor.

Calificación:


Imágenes de "El último rey de Escocia" - Copyright © 2006 Fox Searchlight Pictures, DNA Films, Film Four, UK Film Council, Scottish Screen, Cowboy Films y Slate Films. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El último rey de Escocia"
Añade "El último rey de Escocia" a tus películas favoritas
Opina sobre "El último rey de Escocia" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El último rey de Escocia" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Banderas de nuestros padres (Flags of our fathers)     Babel     Déjà vu     El perfume: Historia de un asesino (Das parfum: Die geschichte eines mörders)     Infiltrados (The departed)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad