LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (16)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EN BUSCA DE LA FELICIDAD
(The pursuit of happyness)


Dirección: Gabriele Muccino.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 117 min.
Género: Drama.
Interpretación: Will Smith (Chris Gardner), Thandie Newton (Linda), Jaden Christopher Syre Smith (Christopher).
Guión: Steven Conrad.
Producción: Todd Black, Jason Blumenthal, Steve Tisch y James Lassiter.
Música: Andrea Guerra.
Fotografía:
Phedon Papamichael.
Montaje: Hughes Winborne.
Diseño de producción: J. Michael Riva.
Vestuario: Sharen Davis.
Estreno en USA: 15 Diciembre 2006.
Estreno en España: 2 Febrero 2007.

CRÍTICA por Albert Meroño Peñuela

  El gamberro y chistosillo llamado Will Smith que recuerdan de “El príncipe de Bel-Air”, repuesta repetidas veces en televisión, se ha transformado desde que la serie que le dio a conocer finalizara en 1996. Aunque no es fácil decir en qué. Antes de aventurarse en el área de la producción no pasaron inadvertidas sus batallas contra invasiones extraterrestres en “Independence Day” (1996), su inmediata parodia “Men in black” (1997) y derivadas. Tampoco habrán olvidado su rol de boxeador ("Ali", 2001) y mucho menos el de supuesto pistolero en la vergonzosa "Wild wild west" (1999). Pero lo cierto es que en esta “En busca de la felicidad” se las da de incansable corredor, como en su alter ego en “Enemigo público” (1998).

 

  Es cierto; aunque el de ambos largometrajes sea un paralelismo forzado al límite, Chris Gardner, su personaje en el más reciente, se pasa corriendo una buena proporción de los planos que protagoniza, a pesar de querer alcanzar, y no huir. Pero aunque guste de esta actividad física en las películas de las que participa, Smith no tiene ninguna prisa por definir sus preferencias en la vida real. Su papel como productor empezó en 2002, pero las obras en las que ha invertido, además, con la interpretación, son sólo "Yo, robot" (¿será realmente asiduo de Asimov?), "Hitch: Especialista en ligues" (rellenando hueco de cartelera) y la presente “En busca de la felicidad”. ¿Un fan de la ciencia ficción, un vendido al mejor postor, o un intimista?

  Lo de intimista, y no lo digo porque su propio retoño (Jaden Christopher Syre Smith) encarne al de su personaje en este film, es afortunadamente por estrenar faceta. He de reconocer que rehúso bastante de los relatos cinematográficos “basados en una historia real” por razones que vienen a cuento pero no toca explicar, pero si una personalidad influyente pone el ojo encima de unos hechos que le han conmovido, merece la pena un poco de atención (aunque en el guión Steve Conrad haya adulterado levemente la biografía de Gardner con trucos tan gastados como el cubo de Rubik).

  Gabriele Muccino, que se enfrentaba con su primera producción estadounidense, ha vertido la salsa del sueño americano (y lo cierto es que tiene razones para ello) sobre las vivencias de Gardner, que son las de un hombre que sencillamente lo pierde todo, a excepción de su único hijo, y que lucha (mientras corre) con toda su energía contra esa fuerza que le arrastra sin compasión alguna hacia el vacío. Así se define su línea argumental principal: bajo las premisas de “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”, del economista y sociólogo alemán Max Webber, el protagonista trabaja hasta la saciedad para conseguir dinero, el valor supremo de la vida y único vehículo hacia la felicidad, mientras huye de la ausencia de él, máximo estado de desgracia. Esta simplificación de la existencia es perfectamente aplicable a un lugar como San Francisco y en buena parte del resto del mal llamado mundo occidental, pero no tiene perdón que en una narración de tanta trascendencia, y más aún, con tintes de valores humanos tan universales como el instinto de supervivencia, Muccino haya querido dar ese toque patriótico, aun siendo italiano, citando dos veces las dos apariciones de la palabra ‘felicidad’ en la Declaración de Independencia (¿cuántas obras literarias hablan de ella sin distinciones de nación?) o mostrando a la Iglesia como único apoyo moral en la desdicha (cuando el del propio hijo bastaba y sobraba). Sin embargo, el discurso es válido en líneas generales para llegar a ese momento final donde se roza la auténtica definición de felicidad: perseverancia, paciencia y sana alimentación de los sueños. No lo es, en cambio, en su afortunadamente momentánea incursión al documental sobre la pobreza, que a pesar de ser breve, existe, a sabiendas de que no tiene cabida cuando el metraje habla constantemente de la naturaleza luchadora del propio yo.

  Aunque ya saben que en un drama raramente hay algo que pese más que la actuación, es de agradecer que Muccino haya sido generoso con otros elementos escénicos en circunstancias en que no era sencillo usarlos, como el escáner óseo, que es capaz de representar todo lo que alguien posee (entiéndase materialmente) en no más de cincuenta por cuarenta por treinta centímetros, cien por cien transportables. El mismo objeto permite eventuales excursiones hacia el terreno narrativo, muy remarcables también, usadas inteligentemente para parodiarse a sí mismo en su reverencia a cómo el capitalismo es capaz de sacar tanto lo mejor como lo peor de nosotros mismos (como el robo al taxista).

  Llegados a este punto, es posible que la imagen de gracioso o de mata marcianos que tengan de Will Smith haya cambiado ya, pero en realidad su representación sólo les convencerá si consigue emocionarles, y debo admitir que difícilmente podrán evitarlo. Quizá sea cierto eso de que un hombre consiguió llegar a la cima partiendo de veinte dólares y sólo a base de trabajo y desmedida fe en los sueños; pero siempre nos quedará la duda de qué fue de su otra lucha, la librada para su primogénito, para el que consiguió una vida mejor, pero quién sabe si feliz.

Calificación:


Imágenes de "En busca de la felicidad" - Copyright © 2006 Columbia Pictures, Relativity Media, Overbrook Entertainment y Escape Artists Productions. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "En busca de la felicidad"
Añade esta película a tus películas favoritas
Opina sobre "En busca de la felicidad" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "En busca de la felicidad" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

María Antonieta (Marie Antoinette)     Rocky Balboa     Bobby     La vida en juego (Gridiron gang)     Flicka

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad