LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Libro "La batalla de Iwo Jima" (Derrick Wright)
LIBRO

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (28)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


CARTAS DESDE IWO JIMA
(Letters from Iwo Jima)


Dirección: Clint Eastwood.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 140 min.
Género: Drama bélico.
Interpretación: Ken Watanabe (general Tadamichi Kuribayashi), Kazunari Ninomiya (Saigo), Tsuyoshi Ihara (barón Nishi), Ryo Kase (Shimizu), Shidou Nakamura (teniente Ito), Nae (Hanako), Hiroshi Watanabe (teniente Fujita), Takumi Bando (capitán Tanida), Yuki Matsuzaki (Nozaki).
Guión: Iris Yamashita y Paul Haggis; basado en el libro "Picture letters from commander in chief" de Tadamichi Kuribayashi.
Producción: Clint Eastwood, Steven Spielberg y Robert Lorenz.
Música: Kyle Eastwood y Michael Stevens.
Fotografía:
Tom Stern.
Montaje: Joel Cox y Gary D. Roach.
Diseño de producción: Henry Bumstead y James J. Murakami.
Vestuario: Deborah Hopper.
Estreno en USA: 12 Enero 2007.
Estreno en España: 16 Febrero 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

El peñón de la discordia

  A sus 76 años, parece que el director de "Million dollar baby" apura su talento y experiencia cinematográfica con alguna obra maestra y con retos sólo asumibles por los más grandes. En su último proyecto, ha visto la oportunidad de realizar a la vez dos películas sobre la misma realidad, cambiando el punto de vista y adaptándose a la distinta percepción y mentalidad que la narración exigía. Como es sabido, “Cartas desde Iwo Jima” presenta la otra cara de la moneda de "Banderas de nuestros padres", con el desembarco y conquista de la isla japonesa como eje en torno al cual articular unas historias personales de tono dramático y con un claro carácter desmitificador. Por tanto, el análisis comparativo acaba siendo inevitable, ya sea buscando las diferencias entre ellas y su complementariedad o bien analizando lo que tienen en común al responder a una misma mirada.

 

  La versión norteamericana incidía en la manipulación política y propagandística de un acontecimiento a partir de unos héroes creados desde el papel fotográfico, y secundariamente en la dificultad de estos veteranos para reincorporarse a la sociedad civil con el sueño tranquilo. Recogían planteamientos y realidades de un pueblo sin apenas tradición, que vivía intensamente el presente de un país en guerra y que miraba hacia un futuro de expansión y progreso. El individuo tenía su conciencia y sus sentimientos, pero éstos quedaban ocultados por la maquinaria de un Estado que creaba y olvidaba a sus héroes y que vivía empeñada en exportar sus ideales democráticos.

  Ahora, en “Cartas desde Iwo Jima”, Clint Eastwood se esfuerza por comprender al pueblo japonés, con unos comportamientos donde la tradición oriental y militar colocan a la patria y al Emperador por encima de todo lo personal, y donde el honor y la dignidad se convierten en valores fundamentales que obligan incluso al suicidio si se fracasa en la misión. Por eso, el director opta por hacer pivotar la película en el retrato de personajes y no tanto en el Japón que abandona a sus héroes a una suerte segura: salvo algunos flashback, toda la trama discurre con una narración directa y clásica, apenas fragmentada, y se centra en el presente de una isla y de unos militares que esperan la muerte con desigual cara. No hay imagen retocada para que sea utilizada electoralmente porque el país nipón no se rige por principios democráticos sino por códigos de honor labrados durante siglos. Sólo encontramos un heroico e inteligente general formado en Estados Unidos y que hace gala de unas firmes convicciones en las que el honor convive con el sentido común y la humanidad, otro oficial de gran dureza y rigidez que parece incapaz de trascender a la inmediatez de los actos, y unos soldados que se debaten entre la lealtad a la patria y el amor a la familia cuando no les invade un miedo a la muerte que les empuja a la deserción: resulta muy interesante la evolución del soldado Saigo, arquetipo del pueblo llano, como el general Kuribayashi lo es de la tradición que se abre a la modernidad. En cualquier caso, personajes bien matizados y cotidianos que reflejan en sus rostros esos nobles pero también débiles principios vitales, con una progresión dramática que da emotividad y autenticidad a la cinta. El trabajo de los actores, todos ellos japoneses, está a gran nivel, en especial un Ken Watanabe de expresión contenida pero mirada llena de autoridad y que trasmite decisión y sensibilidad a un mismo tiempo.

  En esa radiografía cultural, el peso de los recuerdos cobra una importancia capital, con varios flashback bien ensamblados y que dan un tono nostálgico al trabajo. Son escenas del pasado particularmente emocionantes al ser vistas desde la realidad presente de unas cuevas, auténtico cementerio para sus protagonistas: Kuribayashi en la gala de despedida entre sus amigos militares americanos, o el soldado Shimizu, antiguo policía nacionalista que se niega a matar despiadadamente a un perro –en una preciosa escena, muy bien planificada–, representan instantes de calma que oxigenan el ruido ensordecedor de las bombas o la negrura de la muerte, y también toques melancólicos de otra época de paz y concordia. En la tragedia de la guerra ahora recogida, el director iguala a japoneses y americanos –entre los que también recoge acciones salvajes como otras honrosas reacciones– y defiende sin fisuras un pacifismo que en "Banderas de nuestros padres" no quedaba explicitado.

  En la historia de la mítica bandera se había elegido una puesta en escena espectacular y una estética que oscilaba entre lo verídico y lo verosímil. Ahora el tono es más introspectivo, y la cámara se acerca a los personajes para recoger sus resortes interiores y poder así comprenderles. La fotografía pierde en el lado japonés la viveza y colorido americanos para derivar hacia lo terroso, pardo o sepia, siempre tonos oscurecidos que trasmiten la desesperanza, agonía y derrota de la perspectiva nipona. Y los acordes de piano refuerzan el tono elegíaco y nostálgico de los momentos de paz y permiten un aire contemplativo, roto con los primeros bombardeos. Como es lógico en una película de guerra, las escenas de fragor de la batalla son abundantes, con el realismo espeluznante de una cámara loca que no duda en recoger miembros amputados o vísceras esparcidas por el suelo, lo mismo que no se aparta en los duros momentos del suicidio colectivo de uno de los destacamentos, en la escena más escalofriante de la cinta. El parecido con "Banderas de nuestros padres" de estas secuencias de desembarco y bombardeo es grande, pero no en vano fueron rodadas a la vez y suponen el nexo de unión del díptico, la realidad “objetiva” que da unidad al proyecto y que conforma las dos caras de una moneda manchada con sangre.

  Revisión de la memoria histórica a partir de las cartas de un héroe que lo fue por la defensa de su posición, pero también por su nobleza de alma y por su humildad para ocultar su acción en el anonimato. Historia que mantiene el tono de dureza y desazón interior que Eastwood imprime a sus films, con crudas y violentas escenas de guerra recogidas sin edulcorante alguno, pero una película honesta y profunda sobre el comienzo del fin del Imperio Japonés y de la Segunda Guerra Mundial. Más equilibrada y conseguida que la versión americana, se excede en el metraje pudiendo prescindir sin perjuicio de algún que otro bombardeo –que además habría dado nitidez a la narración–, y gustará a los aficionados al género histórico y también a las historias personales de individuos que son héroes o villanos a partes iguales, y que no hubieran necesitado de la guerra para demostrarlo.

Calificación:


Imágenes de "Cartas desde Iwo Jima" - Copyright © 2006 Warner Bros. Pictures, DreamWorks Pictures, Malpaso y Amblin Entertainment. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Cartas desde Iwo Jima"
Añade "Cartas desde Iwo Jima" a tus películas favoritas
Opina sobre "Cartas desde Iwo Jima" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Cartas desde Iwo Jima" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Banderas de nuestros padres (Flags of our fathers)     Apocalypto     El libro negro (Zwartboek)     Atrapa el fuego (Catch a fire) (Catch a fire)     Babel

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad