LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Banda sonora de "El buen nombre"
BSO

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL BUEN NOMBRE
(The namesake)


Dirección: Mira Nair.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 122 min.
Género: Drama.
Interpretación: Kal Penn (Gogol), Tabu (Ashima Ganguli), Irfan Khan (Ashoke Ganguli), Jacinda Barrett (Maxine), Zuleika Robinson (Moushimi).
Guión: Sooni Taraporevala; basado en la novela de Jhumpa Lahiri.
Producción: Mira Nair y Lydia Dean Pilcher.
Música: Nitin Sawhney.
Fotografía:
Frederick Elmes.
Montaje: Allyson C. Johnson.
Diseño de producción: Stephanie Carroll.
Vestuario: Arjun Bhasin.
Estreno en USA: 9 Marzo 2007.
Estreno en España: 25 Mayo 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Un viaje a las raíces

  En muchas culturas, la cuestión del nombre es de capital importancia, al referirse a la identidad profunda de la persona o encerrar su misión y sentido de la vida. En su última película, Mira Nair ("La boda del monzón") recoge la crónica de una familia bengalí emigrada a Nueva York para hablarnos de la problemática convivencia de culturas tan dispares, del difícil equilibrio entre los valores de la tradición y la modernidad, y también de las relaciones entre padres e hijos o de la propia madurez del individuo en la búsqueda de su lugar en el mundo. Lo hace aprovechando la historia de Gogol, el primogénito de Ashoke y Ashima Ganguli, que se debate entre usar el nombre de nacimiento o el americano, según sus circunstancias vitales o el entorno en el que va creciendo, hasta que descubra el verdadero motivo por el que su padre eligió el del conocido escritor ruso.

 

  Mira Nair se muestra interesada en recorrer con aliento conciliador el puente intercultural e intergeneracional, en rescatar lo mejor de cada cual en una armonía social y familiar. Es la mirada nostálgica de una mujer formada a caballo entre el moderno mundo occidental y la cultura de su India natal, la de alguien abierta al cambio y lo foráneo pero que no quiere renunciar a las raíces y a la propia historia. Este punto de vista autobiográfico es trasladado al matrimonio Ganguli, con una sensibilidad que le permite permanecer con Ashima ligada a su amada Calcuta a través de la música tradicional hindú, y a la vez viajar por el mundo siguiendo el consejo recibido por Ashoke en su accidentado viaje ferroviario. De manera simbólica, la historia podría sintetizarse en esa bella imagen de Ashima calzándose los curiosos zapatos “occidentales” de su futuro esposo, cuando la familia Ganguli está concertando el matrimonio: un signo muy gráfico de lo que supone la integración cultural y la unión familiar antes de recorrer juntos el camino arduo y misterioso que entonces se les abre.

  Quizá los mejores momentos del film sean esas escenas iniciales en la India y la llegada del joven matrimonio a su nuevo hogar, a las afueras de Nueva York. El desconcierto y la perplejidad de Ashima en una ciudad fría y desangelada, tan distinta a la conocida por ella hasta entonces, con mayores comodidades materiales pero con la dolorosa sensación de haber roto con su mundo. Los rostros e interpretaciones de Tabu y de Irfan Khan en esos primeros instantes, con una fotografía de luces blancas que parecen matar el colorido y vitalismo de la ciudad del Ganges, arrancan escenas de una profunda y melancólica hondura humana, y dejan paso a un recorrido contemplativo de lo viejo a lo nuevo, de una particular odisea no exenta de desgarros y pérdidas.

  La narrativa es convencional y avanza haciendo crecer la familia hasta centrarse en el conflicto de Gogol. En torno a él, articula la existencia de dos generaciones, una que precisa adaptarse a su nuevo hábitat y otra que necesitará rescatar su natural idiosincrasia. En este periplo familiar, los mejores y más placenteros momentos quedan reservados, con una emoción contenida y silenciosa, para unos padres que se van enamorando profundamente tras su pactada boda, a la vez que se transforman en el país de acogida que lo es también de oportunidades; que ven distanciarse a los hijos y desgajarse también del tronco primigenio, atraídos por las modas y los modos americanos, desorientados en su fragilidad cultural. Esa preocupación les empuja a emprender un viaje “de vuelta a casa”, nada menos que al Taj Mahal..., pero entonces la cámara se identificará más con la mirada curiosa del turista que con la de una familia que busca recuperar su tradición.

  Algún que otro altibajo narrativo intenta superarse por medio de varios giros dramáticos, algunos un poco forzados –demasiado ataque cardíaco– y con reacciones por tanto un poco inverosímiles para un enamorado o desencantado Gogol, pero que cumplen su función y por eso la historia se relanza con nuevas vueltas de tuerca a la búsqueda de la epifanía del dichoso nombre. Por otra parte, algunos clichés, sobre la superficialidad y frivolidad occidentales, parecen inevitables y aparecen incorporados a los dos amores de Gogol –y especialmente a la joven india afrancesada, un tanto patética e impostada–, con lo que por momentos la cinta parece discurrir hacia derroteros melodramáticos y televisivos. Afortunadamente, el objetivo de la cámara abandona esas aventuras sentimentales para enfocar otro lirismo más profundo y conmovedor, que termina por dar una perspectiva a una vida de búsqueda y a otra de renuncia (no en vano, la dedicatoria final de Mira Nair va dirigida “a nuestros padres, que nos lo dieron todo”).

  Como en cualquier película de ambientación india que se precie, los ceremoniales se suceden con bodas, nacimientos y funerales, con comidas, enamoramientos y rupturas... y aquí sólo alguna canción. Pero lo que ahora prevalece es el sentimiento de contraste y de viaje interior, la necesidad de prepararse para un nuevo tiempo y para una nueva sociedad. Por eso, de manera equilibrada y sin énfasis, Mira Nair mezcla el decorativismo y exotismo indios con la fría funcionalidad americana, el colorido ritual de las tradiciones bengalíes con la uniformidad e individualismo occidentales. No abusa de la musicalidad ni del ritmo oriental pero sí que está presente de manera sutil desde el primero hasta el último plano, con los melodiosos acordes de la banda sonora y también con unos silencios que dan densidad al tiempo transcurrido y que cargan las miradas de los Ganguli de amor íntimo, de preocupación por el porvenir de los suyos. Por eso, los mejores momentos son aquellos en que se percibe el choque de culturas en el corazón de los propios padres, y no tanto cuando se refleja en los hábitos cotidianos o en los contratiempos de la vida. La mirada de Ashima se convierte así en la mejor óptica para que el espectador contemple el paso del tiempo y descubra el valor del “nombre” tan misteriosamente guardado por los guionistas.

  Después de tanta dicha e infortunio, quien asiste a la proyección se siente reconfortado con una película que se ve con agrado y que conmueve, muy cuidada en su elaboración artística y algo forzada en la trama narrativa. De esta manera, el film de Mira Nair acaba siendo todo un canto a viajar por el mundo y estar abierto a los cambios venideros, pero siempre después de haber descubierto la propia identidad escondida en el buen nombre recibido por nacimiento.

Calificación:


Imágenes de "El buen nombre" - Copyright © 2006 Fox Searchlight Pictures, Entertainment Farm, UTV Motion Pictures, Mirabai Films y Cine Mosaic. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El buen nombre"
Añade "El buen nombre" a tus películas favoritas
Opina sobre "El buen nombre" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El buen nombre" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Alta sociedad (Chromophobia)     Candy     Delirious     El fin de la inocencia (Twelve and holding)     Retrato de una obsesión (Fur: An imaginary portrait of Diane Arbus)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad