LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Novela "El velo pintado" (William Somerset Maugham)
NOVELA

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (28)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL VELO PINTADO
(The painted veil)


Dirección: John Curran.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 125 min.
Género: Drama.
Interpretación: Naomi Watts (Kitty Fane), Edward Norton (Walter Fane), Liev Schreiber (Charlie Townsend), Toby Jones (Waddington), Diana Rigg (madre superiora).
Guión: Ron Nyswaner; basado en la novela de W. Somerset Maugham.
Producción: Edward Norton, Naomi Watts, Sara Colleton, Jean-François Fonlupt y Bob Yari.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía:
Stuart Dryburgh.
Montaje: Alexandre de Franceschi.
Diseño de producción: Tu Juhua.
Vestuario: Ruth Myers.
Estreno en USA: 20 Diciembre 2006.
Estreno en España: 9 Marzo 2007.

CÓMO SE HIZO "EL VELO PINTADO"
Notas de producción © 2006 Aurum

1. Origen del proyecto

  En otoño de 2004, Edward Norton llamó por teléfono a Naomi Watts —una vez más— para convencerla de que interpretara el papel de Kitty Fane en El velo pintado. Esta vez, estaba decidido a reclutar a la actriz; desde hacía cinco años, Norton, el guionista Ron Nyswaner y la productora Sara Colleton venían trabajando en una adaptación de la novela de W. Somerset Maugham de 1925, que esperaban conseguir producir finalmente. Por desgracia, Watts, nominada al Oscar® a la Mejor Actriz en 2004 y que acababa de intervenir en The ring 2 (La señal 2) y en Tránsito de Marc Forster, acababa de concluir el extenuante rodaje de King Kong (ocho meses en Australia) y necesitaba descansar antes de comenzar otra película. “Estaba cansadísima y desde luego no estaba segura de querer volver a trabajar durante una temporada”, confiesa. Pero tras hablar largo y tendido con el persuasivo Norton, “de repente, la promesa que me había hecho a mí misma de no trabajar acababa de esfumarse”, explica entre risas. “Siempre supe que de esta novela saldría una gran película”.

 

  “Hablé con Naomi a finales de 2004”, recuerda Norton, dos veces nominado al Oscar® (una de ellas, por su primer papel en un largometraje). “Le dije: «Mira, podríamos hacerla el próximo verano. De verdad, vamos a pensarlo y buscamos un director con el que tengamos muchas ganas de trabajar. Anda, venga, vamos a hacerla.»“

  Para llegar a este punto, empero, hubo que recorrer un largo camino. La película comenzó su andadura con destino a la gran pantalla en 1995 cuando el guionista Ron Nyswaner comenzó a buscar su siguiente proyecto. Dos años antes Nyswaner había escrito el guión de la influyente Philadelphia, que finalmente recibiría el aplauso generalizado y granjearía al escritor una nominación al Oscar® al Mejor Guión Original.

  “Me intrigaba la obra de Maugham desde que vi de niño Cautivo del deseo”, explica, en referencia a la adaptación al cine de la novela más famosa del escritor inglés, protagonizada por Bette Davis y Leslie Howard en la versión de 1934. “Quedé fascinado por la melodramática historia de aquel amor obsesivo. Comencé a devorar sus libros uno tras otro, y finalmente llegué a El velo pintado. Es esta obra de Maugham la que más me ha rondado a lo largo de mi vida”.

  Charlando con la productora Sara Colleton, Nyswaner citó El velo pintado como uno de sus libros favoritos. Sara le confió que, en realidad, se había pasado el último año intentando comprar los derechos del libro a los herederos de Maugham. Cosas del destino.

  “Hablamos del libro de Maugham y del tratamiento que da al tema del amor sexual frente al amor espiritual, con mayor honestidad que cualquier obra literaria de nuestros días”, recuerda Sara. “Ambos supimos al instante que de verdad queríamos hacer la versión cinematográfica”.

  Maugham, nacido en París en 1874, creció sin embargo en Inglaterra y estudió medicina antes de convertirse en uno de los novelistas más populares del siglo XX. A Nyswaner le admiraba la manera en que esta historia singular del autor se transformaba de un episodio de venganza en una glosa de la redención.

  “En un plano superficial, el argumento es tan directo como dramático: un hombre cuyo orgullo herido intenta castigar a su esposa adúltera. La travesía de esta pareja mal avenida está cargada de tensión sexual y psicológica”, señala. “La historia da un giro sorprendente, sin embargo, cuando los personajes consiguen verse el uno al otro bajo una luz completamente nueva; el thriller psicológico se convierte en un viaje espiritual”.

  Con Nyswaner ganado para la causa, Colleton comenzó a trabajar con él en un antiguo borrador del guión. Partes del libro que explican el pasado de Kitty y arrojan luz sobre su decisión de casarse con Walter se condensaron en un breve prólogo de flashbacks. Al cabo de tres años de intenso trabajo de reescritura y desarrollo —periodo durante el cual también subió a bordo el productor Jean-François Fonlupt— Colleton y Nyswaner enviaron el guión a Edward Norton, “que se convertiría en un baluarte del proyecto”, apostilla Colleton.

  En 1999, las primeras impresiones de Norton sobre el guión eran abrumadoramente positivas. “Ron lo adaptó maravillosamente”, recuerda. “Pensé que era un trozo de gran literatura”.

  Norton se identificó inmediatamente con el carácter complejo del bacteriólogo Walter Fane y la voluble relación que mantiene con su esposa Kitty. “El viaje emocional de Walter y Kitty como pareja es algo que me cautiva de este guión y en especial el relato de cómo superan su propia negatividad mutua y resucitan su relación”, explica. “Walter tiene que encontrar el camino del perdón. Este argumento me tocó realmente la fibra sensible”, añade, “porque trata algunas de las cuestiones más difíciles de esta vida”.

  Pese a lo mucho que a Norton le gustaba el guión, por distintas razones, “no pudimos hacer la película en aquel momento”, señala el actor. Norton haría su debut como director con Más que amigos, que además produjo y protagonizó junto a Ben Stiller y Jenna Elfman. Pero aunque estuviera en suspenso, El velo pintado parecía ocupar el pensamiento de Norton con la misma intensidad que había rondado en su día a Ron Nyswaner.

  “Los diálogos de Ron y su percepción de los temas de Maugham resultaban tan sofisticados y estaban tan bien hechos que era uno de esos guiones que no me podía quitar de la cabeza”, confiesa el actor. “Al final, llamé a Ron y Sara y les dije, «Oye, ¿por qué no hacemos otro intento?»“

  Norton se incorporó como productor a finales de 1999, lo que propinó al proyecto nuevos bríos. “Edward trabajó de manera incesante, año tras año, con el fin de conseguir materializar el proyecto”, recuerda Nyswaner. Ambos trabajaron codo con codo en el guión los siguientes seis meses en un intento de, en palabras de Norton, “liberarlo un poco del peso de la novela. Queríamos abrirlo un poco a China, crear una trascendencia romántica en la película que no existe en la novela y llevar más lejos la relación entre Walter y Kitty”.

  Norton, que había estudiado historia de China en su época de universitario de Yale, se reveló una valiosa fuente de información para Nyswaner durante el proceso de reescritura. “Fue gracias a su inspiración e ideas como comencé a explorar el trabajo que Walter desarrolla en China, algo de lo que el libro nos dejaba completamente en ayunas”, explica el guionista.

  En la revisión Walter ganó en profundidad y amplitud, algo que no hizo sino aumentar el interés de Norton por el personaje. “Walter representa las fuerzas del colonialismo británico de aquella época. La gente iba a otros países e intentaba cambiarlos a su manera. Walter también representa el racionalismo occidental: el pensamiento científico de Occidente que considera que si la gente se limitara a abrazar su manera de hacer las cosas, les iría mucho mejor”.

  Del mismo modo, según Norton, Walter es un símbolo de “la frustración a que se enfrenta la estructura de pensamiento occidental cuando se topa un abismo cultural, o se enfrenta a la resistencia de gentes que no quieren que se las diga cómo proseguir su propia historia”.

  En última instancia, este apasionado bacteriólogo se ve obligado a enfrentarse al hecho de que no será capaz de ayudar a los chinos limitándose a imponerles su visión del mundo. “Hay que trabajar con las personas y a través de ellas”, dice Norton. “Hay que honrar su propia realidad cultural, social, política e histórica. De lo contrario, todo esfuerzo es en vano”.

  Una de las primeras personas en interesarse fue Naomi Watts, que en 2001 se encontraba rodando The Ring (la señal). “Edward estaba comprometido con El velo pintado, pero por entonces no había director”, recuerda. “Me quedé prendada del guión desde un primerísimo momento. Pensé que era una historia de amor increíble y un personaje maravilloso.” “Kitty fue, sin ningún género de dudas, lo primero que me atrajo de la historia”, prosigue. “Al principio, se limita a volar de flor en flor y a tomar cualquier cosa que la vida quiera darle. No tiene una vida interior profunda y no tiene nada tangible a lo que asirse. En realidad, nunca ha tomado ninguna decisión”.

  Tras casarse con Walter Fane y verse medio perdida en Mei-tan-fu, “recorre un gran itinerario de autodescubrimiento y aprende a encontrar esta otra faceta de sí misma”, relata Watts. “Comienza a darse cuenta de que en la vida hay más cosas que aquellas que ella ha perseguido hasta entonces”.

  “Kitty es una persona que jamás se ha detenido a mirar el mundo que hay más allá de los estrechos confines de su propia persona y de su círculo social”, precisa Edward Norton. “China abre de par en par su visión del mundo y la obliga a dedicarse a cosas que son más importantes que su propia persona. Y al hacerlo, encuentra la armonía. Es entonces cuando crece como persona”.

  Sin embargo, pese al entusiasmo inequívoco de Watts por el personaje y por el proyecto, ni siquiera entonces “estaba suficientemente preparada para entrar a formar parte de la producción”, afirma.

  “Entre que Naomi estaba ocupada y que yo estaba ocupado también y que había varios directores coqueteando con el proyecto pero ninguno decidido, parecía claro que no se iba a rodar en 2001”, coincide Norton. “Hemos tenido tantas salidas en falso con este proyecto… Parecía que no íbamos a ser capaces nunca de reunir todos los elementos al mismo tiempo”.

  En 2001, Bob Yari y Mark Gordon se unieron a la troupe de El velo pintado junto con Mark Gill, que en aquel momento era el presidente de Gordon and Yari’s Stratus Film Company. Cuando Gill se marchó para crear Warner Independent Pictures en otoño de 2003, se llevó la película consigo y continuó conduciéndola con ayuda de Robert Katz, de Stratus.

  La incorporación de Yari, Gordon, Gill y Katz al plantel insufló un nuevo aliento al proyecto, hasta el punto que Edward Norton sintió la confianza suficiente para, en otoño de 2004, realizar la profética llamada telefónica a Naomi Watts.

  “Ha sido un largo trayecto”, admite Watts. “Edward llevaba en ello seis años y yo no menos de cuatro. Ha sido estupendo que en el último minuto se produjera la conjunción y encajaran todas las piezas”.

  Una de esas piezas era John Curran. El nombre del director salió a colación en alguna de las conversaciones de Norton y Watts sobre posibles timoneles para la nave de El velo pintado.

  “Naomi acababa de terminar Ya no somos dos con John”, dice Norton, refiriéndose al alabado drama de 2004 firmado por Curran y en cuyo cartel figuraban también Mark Ruffalo, Laura Dern y Peter Krause. “La había visto y le pregunté a Naomi qué tal había sido su experiencia durante el rodaje. Y ella no paraba de decir lo mucho que había disfrutado y las grandes interpretaciones que John le había arrancado a los actores”.

  “Es fantástico trabajar con John”, comenta incansablemente Watts de su amigo de toda la vida, neoyorquino oriundo y alumno de la Universidad de Syracuse, que luego se mudaría a Australia en 1986. “Hace algunos años vino a hablarme para que hiciera Ya no somos dos y era un guión dificilísimo. Pero su forma de hablar me hizo saltar a bordo.

  “El velo pintado también presenta aspectos complejos”, prosigue Watts. “Pero sabía que John era capaz de explorar personajes imperfectos sin juzgarlos”.

  Watts dio un telefonazo a Curran, y él y Norton comieron juntos en los primeros días de 2005. “Fue estupendo porque John y yo hicimos muy buenas migas desde el primer momento”, recuerda Norton. “Y como John y Naomi se llevaban fenomenal, fue realmente lo que se dice un golpe de suerte.

  “Hubo muchas veces a lo largo de los seis años que he venido trabajando en este proyecto que pensé que nunca se iba a materializar”, confiesa. “Ha merecido la pena porque cuando finalmente se hizo a la mar, lo hizo con la tripulación adecuada. Compusimos un gran equipo”.

  Curran es de la misma opinión: “creo que en las primeras reuniones sobre un proyecto, lo que en realidad estás sondeando es cómo te comunicas y qué acogida encuentran tus ideas en los demás”, precisa Curran. “Edward y yo nos entendimos inmediatamente. Hablamos mucho sobre la película y otras cosas. Él tenía multitud de ideas y se mostró muy abierto a intercambiarlas conmigo y a elaborarlas. El asunto lo tenía realmente fascinando”.

  “John se mostró muy receptivo al material”, dice Norton. “De inmediato supe que era la persona adecuada para hacerlo. No sólo le interesaban los temas, sino que parecía dispuesto a asumir un proyecto de gran embergadura. Y necesitábamos ese ingrediente, porque China iba a constituir un desafío. Pero él parecía ávido de asumirlo. “Al final, reunimos todas las piezas”, dice Norton. “En aquel momento realmente largamos las amarras”.

2. El guión >>


Imágenes y notas de cómo se hizo "El velo pintado" - Copyright © 2006 Yari Films Group Releasing, Mark Gordon Company, Syndicate Films International, Emotion Pictures, Colleton Company, Class 5 Films, Dragon Studios Productions y Warner China Film HG Corporation. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El velo pintado"
Añade "El velo pintado" a tus películas favoritas
Opina sobre "El velo pintado" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El velo pintado" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

El libro negro (Zwartboek)     Klimt     La masai blanca (Die weisse Massai)     María Antonieta (Marie Antoinette)     Babel

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad