LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

Compras de cineFnac

Novela "El velo pintado" (William Somerset Maugham)
NOVELA

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (28)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


EL VELO PINTADO
(The painted veil)


Dirección: John Curran.
País:
USA.
Año: 2006.
Duración: 125 min.
Género: Drama.
Interpretación: Naomi Watts (Kitty Fane), Edward Norton (Walter Fane), Liev Schreiber (Charlie Townsend), Toby Jones (Waddington), Diana Rigg (madre superiora).
Guión: Ron Nyswaner; basado en la novela de W. Somerset Maugham.
Producción: Edward Norton, Naomi Watts, Sara Colleton, Jean-François Fonlupt y Bob Yari.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía:
Stuart Dryburgh.
Montaje: Alexandre de Franceschi.
Diseño de producción: Tu Juhua.
Vestuario: Ruth Myers.
Estreno en USA: 20 Diciembre 2006.
Estreno en España: 9 Marzo 2007.

CRÍTICA por Miguel Laviña Guallart

Aparente aliento clásico

  El actor Edward Norton ha sido el principal impulsor de la nueva adaptación en la pantalla de la novela de W. Somerset Maugham “El velo pintado”, sin duda llevado por las innegables posibilidades de lucimiento que ofrece un texto que integra amores contrariados, epidemias y paisajes coloniales. Además de ejercer como productor y, al parecer, modificar ampliamente el guión, convenció personalmente a Naomi Watts para implicarse en el proyecto, y encargó la dirección a John Curran. Todo ello para construir un film al servicio de sus intérpretes, de factura impecable pero meramente ilustrativo de su original literario, que naufraga irremisiblemente en su pretensión de recordar a los melodramas clásicos.

 

  El hoy día algo olvidado W. Somerset Maugham fue un habitual en las estanterías de la generación anterior. Su sólida escritura ilustra las postrimerías de un mundo colonial, un tiempo de viajes que duraban meses o incluso años, que transformaban a unos personajes con frecuencia envueltos en alguna turbia insatisfacción, reflejo de la propia personalidad contradictoria del escritor. Obras como “Servidumbre humana” y, en especial, su novela más popular “El filo de la navaja” conocieron logradas adaptaciones que cimentaron todavía más prestigio; al igual que “El velo pintado”, drama que traslada a un matrimonio de conveniencia al interior de la China colonial durante una epidemia de cólera.

  La cinta tiene un buen arranque que evita la temible voz en off de tantas adaptaciones, y resuelve los inicios de la historia con una serie de eficaces flashbacks que perfilan el carácter de sus personajes y los sitúa en la colonia inglesa. Un revelador plano inicial indica sin necesidad de palabras –tan sólo la imagen de un hombre y una mujer ante un inmenso paraje chino mirando en distintas direcciones– la distancia que separa a la pareja. Pese a este prometedor tramo inicial, conforme avanza el metraje el ritmo tiende a decaer, y el realizador emplea el resto de las dos largas horas de duración en desarrollar un argumento sencillo, que podría haber aligerado en buena parte prescindiendo del exceso de recreación en los hermosos paisajes y en la exquisita ambientación.

  La pretensión de convertir un conflicto íntimo en un espectáculo le hace introducir como telón de fondo lejanas referencias a las tensiones de la colonización, que resultan superfluas y ponen al descubierto cierta torpeza en las secuencias de acción. Lo esencial de lo narrado, el progresivo redescubrimiento de la pareja ante las adversidades, está tratado de forma excesivamente fría y apenas logra la implicación hacia esos sentimientos. El conjunto transcurre hacia lo previsible, correcto pero sin alma. Se limita a transmitir una situación que se entiende reaccionaria, sin introducir ningún atisbo de revisión; así como hoy día continúa conmoviendo el sufrimiento del joven lisiado de “Servidumbre humana” o es posible identificarse con las inquietudes que empujan a Larry Darrell en “El filo de navaja” a emprender un viaje en busca de respuestas, los ejercicios de culpa, sacrificio y redención que se infringen este matrimonio –un cuestionable proceso que ha envejecido francamente mal– están abordados de forma tan ingenua que son difícilmente aceptables.

  El origen y proceso de gestación del proyecto parece encajar a la perfección en el apartado que dedica al “star system” el director Fernando Trueba en su muy entretenido “Mi diccionario de cine”. Entre otras impagables reflexiones, señala cómo el verdadero poder del actor surge en los últimos años como un fenómeno paralelo a la extinción de la figura del productor, convertido en un mero ejecutivo “empachado de manuales sobre cómo escribir guiones, que construye casi cualquier proyecto apoyándose en el nombre de la estrella”. Así, el director se ve sometido, al igual que el resto de elementos de la película, desde vestuario, luz, hasta planificación y guión, al inmenso poder del actor. Esto explica el aparentemente desconcertante fenómeno de que pongan grandes presupuestos en manos de directores desconocidos y sin apenas experiencia (en este caso John Curran), los únicos que aceptan someterse sin condiciones de ningún tipo al total servicio de la estrella. Norton y Watts se construyen un vehículo a medida, una profusión de primeros planos y secuencias donde desplegar su demostrada valía. No parecen tener en cuenta que aquellas obras de los años treinta a cincuenta con las que pretenden compararse son todavía recordadas porque pertenecen a cineastas que sabían lo que se traían entre manos, que creían ante todo en el poder de narrar, la pasión por contar una historia con la que entretener y transmitir épica y emociones.

  De esta forma, aunque se quiera vender este producto como un melodrama de aliento clásico, no pasa de ser un film impersonal rodado de forma academicista, revestido de calidad pero de contenido tramposo, alargado hasta caer en el tedio. Dentro de esta oportunidad perdida de actualizar aquellos largometrajes, resta disfrutar de la excelente dirección artística y, en especial, de la espléndida partitura del compositor francés Alexandre Desplat.

Calificación:


Imágenes de "El velo pintado" - Copyright © 2006 Yari Films Group Releasing, Mark Gordon Company, Syndicate Films International, Emotion Pictures, Colleton Company, Class 5 Films, Dragon Studios Productions y Warner China Film HG Corporation. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El velo pintado"
Añade "El velo pintado" a tus películas favoritas
Opina sobre "El velo pintado" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El velo pintado" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

El libro negro (Zwartboek)     Klimt     La masai blanca (Die weisse Massai)     María Antonieta (Marie Antoinette)     Babel

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad