LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (21)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


UN PUENTE HACIA TERABITHIA
(Bridge to Terabithia)


Dirección: Gabor Csupo.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 94 min.
Género: Aventuras, fantasía.
Interpretación: Josh Hutcherson (Jess Aarons), AnnaSophia Robb (Leslie Burke), Zooey Deschanel (Srta. Edmunds), Robert Patrick (Jack Aarons), Bailee Madison (May Belle Aarons), Kate Butler (Nancy Aarons), Latham Gaines (Bill Burke), Judy McIntoch (Judy Burke), Lauren Clinton (Janice Avery), Devon Wood (Brenda Aarons).
Guión: David Paterson y Jeff Stockwell; basado en el libro de Katherine Paterson.
Producción: Hal Lieberman, Lauren Levine y David Paterson.
Música: Aaron Zigman.
Fotografía:
Michael Chapman.
Montaje: John Gilbert.
Diseño de producción: Robert Gillies.
Vestuario: Barbara Darragh.
Estreno en USA: 16 Febrero 2006.
Estreno en España: 2 Marzo 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Entre dos reinos

  Adentrarse en la mente y el corazón de quien comienza a descubrir la vida, y perderse en un mundo donde la imaginación puede deshacer las injusticias y crueldades que los hombres hemos generado. Ése es el fondo de la historia contada por la escritora Katherine Paterson, ahora llevada al cine por Gabor Csupo. Más que un cuento fantástico o de aventuras, estamos ante una película de iniciación ante las paradojas, misterios y contrariedades de la vida. Pero se trata de un drama suavizado y contenido en su gravedad, luminoso en su mensaje y dulce en sus formas, que echa mano de algunas situaciones familiares y escolares arquetípicas, y que recurre a los efectos especiales necesarios para crear un Reino donde el corazón es el rey y la imaginación la princesa.

 

  Es también la historia de una bella amistad de dos adolescentes desplazados por su entorno, que resultan “raros” por una sensibilidad y talento cultivados a contracorriente, por no esconderse en la superficialidad de la pandilla ni haber anulado sus neuronas ante la televisión. Jess es el único chico de una familia numerosa de escasos recursos, centro de burlas en el colegio, y artista en ciernes en sus imaginativos dibujos. A su clase llega Leslie, una chica inteligente y madura, alegre y despierta, que ha pasado sus días entre libros y con unos padres más ocupados en su trabajo que en ella. Almas afines y delicadas que dejan un lugar a la complicidad y al poder de la imaginación para crear el Reino de Terabithia, refugio y lugar de juegos donde todo es posible –como el mismo cine–, donde una ardilla se transforma en un ardiogro y una piña en una granada, donde un árbol que es un troll gigante y un pájaro convertido en buitre peludo les incordian como hicieran sus colegas de la escuela, pero donde ellos pueden defenderse convenientemente, con la ayuda de las libélulas-guerreros y refugiados en su cabaña-castillo.

  En su simplicidad narrativa y con una puesta en escena convencional, la propuesta de Csupo resulta eficaz como historia de una relación juvenil, como la aproximación a unas mentes abiertas que no quieren renunciar a su mundo interior y que descubren por primera vez el amor, los celos o la amistad, la belleza de la Naturaleza o de los cuadros de un museo, la humillación y hasta la misma muerte. Funciona porque el guión prepara el terreno de unos ambientes adversos con trazos nada rebuscados ni artificiosos, porque la cámara sabe moverse en torno a ellos y volar con sus travellings para crear una sensación de libertad y fantasía, porque la banda sonora refuerza el clima mágico, épico o cotidiano, porque los efectos de sonido nos transportan a un ambiente de misterio, y porque la pareja protagonista responde con frescura y sin excesos a unas interpretaciones no muy complicadas pero bien asimiladas; en concreto, sorprende gratamente la espontaneidad de la joven AnnaSophia Robb, actriz con gran futuro cuya mirada transmite la madurez de quien sabe distanciarse y sobrevolar los escollos, junto a una calidez y jovialidad envidiables. Frente a ellos, los secundarios quedan perfilados con rasgos esquemáticos y escasa fuerza: unos padres desdibujados, dos profesoras presentadas con actitudes y modos maniqueos, y unos crueles compañeros de clase –por supuesto, de composición multirracial– con los tópicos de la edad y los habituales atropellos por parte de los alumnos de cursos superiores.

  Los animales fantásticos están bien diseñados, especialmente las libélulas convertidas en equipados guerreros al servicio del Reino; se podría haber sacado más partido a tan variopinta creación de la imaginación como aparece en la escena final, pero ése sólo era el otro lado del puente, e interesaba más éste. La transformación del árbol en troll y viceversa resulta atractiva, mientras que las escenas de acción se resuelven con agilidad y no ocultan su carácter introspectivo-inventivo en su transición al mundo de lo real. El guión tiene sus arritmias y recurre a puntos de giro fáciles que apuntan directamente al sentimiento del espectador, pero consigue su objetivo y es sincero en sus planteamientos.

  Así, entre las aguas de la realidad que se abren paso y el castillo encantado de la imaginación, Jess y Leslie se plantean los fundamentos de la vida, con una actitud abierta al hablar de la existencia de Dios y de la fe –aunque siempre con el cariz presbiteriano de la novelista–, del sentido de culpa y del cultivo de la creatividad, con alusiones críticas del director hacia una sociedad que se ahoga en lo material y en lo superficial, con la televisión como gran "formadora" de la juventud y padres que se ausentan en su cometido.

  Película intimista a medio camino entre "Mi chica" y "Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario" (de los mismos productores que ésta). Acierta el director al ponerse en el lugar de los jóvenes protagonistas –siempre desde una óptica muy americana– con la normal confusión de unos sentimientos aún por definir, entre la amistad, el amor, la gratitud y la admiración, y que encuentran un tercer vértice en la atractiva y amable profesora de música. Y también en el deje nostálgico que queda en el espectador, con el recuerdo de aquellos primeros y maravillosos descubrimientos. El apunte trágico y el planteamiento de algunas cuestiones vitales en el proceso de maduración, hacen que se convierta en una cinta destinada en primer lugar a un público juvenil, capaz de soñar y de levantarse tras los primeros reveses del Reino de la Realidad.

Calificación:


Imágenes de "Un puente hacia Terabithia" - Copyright © 2007 Walt Disney Pictures, Walden Media y Hal Lieberman Company. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Un puente hacia Terabithia"
Añade "Un puente hacia Terabithia" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Arthur y los minimoys (Arthur et les minimoys)     Peligro: Menores sueltos (Unaccompanied minors)     Pequeños grandes héroes (Zoom)     Happy feet: Rompiendo el hielo (Happy feet)     Un invitado por Navidad (Es ist ein Elch entsprungen)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad