LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
  APUNTA TU CORREO

¡Recibirás cada semana
los últimos estrenos
y las novedades de cine!

 

A.I. INTELIGENCIA ARTIFICIAL
(A.I. Artificial Intelligence)


cartel
Ampliar cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección: Steven Spielberg.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 145 min.
Interpretación: Haley Joel Osment (David Swinton), Jude Law (Gigolo Joe), Frances O'Connor (Monica Swinton), Sam Robards (Henry Swinton), Jake Thomas (Martin Swinton), Brendan Gleeson (Lord Johnson-Johnson), William Hurt (profesor Hobby), Jack Angel (voz original Teddy), Ben Kingsley (v.o. narrador), Robin Williams (v.o. Dr. Know).
Guión: Steven Spielberg; basado en una historia de Ian Watson a partir del relato de Brian Aldiss 'Supertoys last all summer long'.
Producción: Kathleen Kennedy, Steven Spielberg y Bonnie Curtis.
Música: John Williams.
Fotografía:
Janusz Kaminski.
Montaje: Michael Kahn.
Diseño de producción: Rick Carter.
Dirección artística: Richard L. Johnson, William James Teegarden y Tom Valentine.
Vestuario: Bob Ringwood.
Decorados: Nancy Haigh.

 

CRÍTICA

Pablo del Moral (Cinencanto)

Es muy rara (y muy apreciada) la aparición de una película de ciencia ficción que realmente lo sea; estamos inundados de supuestas cintas del género que no son sino meras historias convencionales de acción con un ligero tratamiento futurista. En muy contadas ocasiones  (podría mencionar "Gattaca" o "The Matrix") se presenta una película que auténticamente evoca la profundidad de pensamiento y las innovadoras ideas de la ciencia ficción real, relegadas últimamente a los libros. "Inteligencia Artificial" es una de esas películas, y aunque no presenta conceptos novedosos para el género, su ausencia en la cinematografía los hace parecer frescos. Eso, unido a los asombrosos efectos visuales, resulta en una interesante y provocativa película que sin embargo, en su deseo de explicar todo, pierde cohesión al final, al no poder adecuadamente responder las preguntas que ha previamente planteado.

La cinta (basada en el cuento corto de 1969 "Supertoys Last All Summer Long", escrito por Brian Aldiss) trata de un niño robot, llamado David (Haley Joel Osment), quien es creado con un simulador de emociones. La pareja que será su familia tiene un hijo en coma, por lo que parece buena idea ofrecerles un hijo de reemplazo, en apariencia indistinguible de un niño real, pero carente de emociones, al menos al principio. Eventualmente  David, gracias a un avanzado chip, desarrolla sentimientos y conciencia, lo cual altera profundamente la actitud de sus padres; mientras que su "mamá" lo empieza a aceptar como un niño real, su padre nunca deja de verlo como un aparato más en la casa, una curiosidad tecnológica con tanto o tan poco valor como un  automóvil o un televisor. No quiero contar nada más para no arruinar la diestra manipulación de emociones a la que nos sujeta Spielberg. Sólo diré que eventualmente David conoce a un robot sexual llamado Gigoló Joe (Jude Law), con quien descubrirá la sub-cultura de los robots, a la vez esclavos de la humanidad y posibles herederos del planeta.

"Inteligencia Artificial" es una película de difícil compenetración emocional por parte del público. Supongo que dependerá de cada quien el determinar cómo se toman los personajes. Habrá quien acepte a David como un niño real y sufra por sus predicamentos. Habrá quien no entienda cuál es el problema, y que David es sencillamente un objeto; una computadora con una interfase diferente. Y habrá también quien considere a los robots como entes vivientes, que aunque sean artificialmente generados tienen derechos similares a los de la humanidad. Me cuento entre estos últimos, de tal forma que la película me pareció una rebuscada metáfora del esclavismo y racismo, en virtud del cual se desprecia y abusa de entidades diferentes por su nacimiento pero similares en forma y motivación. Como dijo el gran Teniente Data en Star Trek (parafraseando): "¿No somos todos máquinas? ¿Hay tanta diferencia entre el  hecho de que algunas se basen en el carbono y otras en el silicón?".

Otro problema que tiene la película es el final. O mejor dicho, los finales. Desde luego no voy a revelarlos,  pero sí puedo decir que exigen al espectador dar enormes saltos de credibilidad, y que en su énfasis por explicar ciertas cosas caen en la incoherencia. Hubiera sido mucho mejor dejar las preguntas en el aire, para su libre interpretación por parte de la audiencia, y no buscar resoluciones falsas, inconsistentes con lo expresado por la película hasta ese momento.

A pesar de esas deficiencias, creo que lo que tiene de bueno la película supera lo malo. Las actuaciones son perfectas, particularmente las de Haley Joel Osment y Jude Law. Sus interpretaciones de esos difíciles papeles son asombrosas. William Hurt, como siempre, es  absolutamente sólido como el Profesor Hobby, creador de David. Frances O'Connor como Mónica, la mamá de David, logra los picos emocionales que le exige el papel sin perder credibilidad, mostrando a la vez conmovedora vulnerabilidad y férrea fuerza en sus instintos maternales. Pero el mejor papel de la película es el del oso de peluche Teddy. El trabajo combinado de efectos digitales de Industrial Light and Magic, efectos mecánicos de Stan Winston, y la voz de Jack Angel hacen del minúsculo "superjuguete" el mejor personaje de la película, apenas dejando ver su sabiduría y la ferviente devoción por su amo y amigo. Definitivamente se roba todas las escenas en las que participa.

Otro punto a favor de la película son los efectos especiales. Estamos muy acostumbrados a ver buenos efectos; lo que no es tan común es la imaginación del diseño y la innovación técnica y conceptual que muestra la película. Y hablando de diseño, ocurre algo extraño con el diseño de producción; parecería que una persona se encargó de los interiores y otra de los exteriores. Todos los interiores son preciosos, mostrando una sofisticada armonía futurista sin caer en "Los Jetsons". Los exteriores, sin embargo, parecen sacados de "Batman Forever", con neón por todos lados. Ambos funcionan dentro de la historia, pero el contraste es notorio.

No quiero tratar de disculpar la película "Inteligencia Artificial". Tiene errores grandes, definitivamente. Pero lo que funciona bien es tan bueno que vale la pena disculpar sus traspiés, cosa nada fácil, sobre todo considerando que aparecen al terminar la cinta. Pero quien logre tragar esos torpes finales encontrará una inteligente película de Ciencia Ficción (no ópera espacial ni aventuras futuristas) que propone ideas y conceptos poco vistos en el cine, con la característica vehemencia de Spielberg y su acostumbrado experto manejo del aspecto técnico. La película es como una obra maestra dañada. Tal vez ha perdido parte de su valor, pero puede ser apreciada por quien guste más del fondo que de la forma.

Calificación: 8

CinEncanto


Imágenes de A. I. Inteligencia Artificial - Copyright © 2001 Warner Bros., DreamWorks SKG, Amblin Entertainment y Stanley Kubrick Productions. Todos los derechos reservados.

< Página principal de A.I. Inteligencia Artificial

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © Ángel Castillo Moreno, 1999-2001. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


Internet Explorer