LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Especial El Señor de los Anillos

Ficha

Sinopsis

Críticas

Carteles

Banda sonora

Enlaces

Escaparate de productos

Apunta tu correo

 




Las Dos Torres

Crítica por Diego Vázquez

Sobreviviendo al segundo libro

  Todos los que hemos leído la novela original de Tolkien, dividida en los fa-mosos tres libros (en realidad seis), sabemos que el segundo libro es el más denso, el más complejo de adap-tar, el que contiene más tramas y más personajes y además el que con-tiene la parte más larga de la novela en donde la acción se detiene. La co-munidad se dispersa y han de cono-cer a nuevos personajes, enfrentarse a viejas presencias (Gollum en todo su esplendor) y diseñar las estrategias defensivas que les ayuden a salvaguardarse del gran ataque que se está preparando con la alianza de las dos torres (las de Sauron y Saruman). Toda esta cantidad de información y las complejas idas y venidas de los personajes de un sitio a otro (aquí la sensación del viaje es más fuerte que nunca), unidas a la separación de los diferentes hilos ar-gumentales (en el libro, porque aquí se soluciona con un salto constante de unos a otros), exigían un ejercicio de lectura atento, buenas dosis de imaginación estratega (había que hacerse con la situación de los diferentes ejércitos, el devenir de las batallas y los diferentes aliados) y paciencia para permitir el desarrollo y el cono-cimiento de nuevas tramas que tendrán su eclosión en el tercer libro (el que muchos sabemos que es el mejor de todos).

  Peter Jackson ha conseguido visua-lizar buena parte de las complicacio-nes del libro (sobre todo en lo referen-te a la batalla del Abismo de Helm, que merece comentario aparte), pero evidentemente no ha podido pasar por encima de lo disperso y lento de las acciones que aquél contenía, además de quedarse corto de metraje para profundizar en algunos personajes o situaciones (la más evidente es la que se refiere a Bárbol y a su mundo, de la que el propio Jackson ha comentado en la premiere de Londres que posee una mayor cantidad de secuencias a in-troducir en la futura edición especial del DVD). Esto lleva a que, como en el libro, el comienzo del film y buena parte de su desa-rrollo (hasta el ultimo tercio), pese a las incursiones de momentos con más acción, siga conteniendo una densidad argumental que quizás sorprenda y eche para atrás a muchos de los entusiastas del ritmo infernal y los continuos sucesos de la primera parte. Aquí todo se desarrolla más despacio y se exige una mayor aten-ción y una capacidad rápida para captar nuevas informacio-nes y así poder imbuirse completamente de esta colosal aventura. No pretendo decir que el film sea aburrido o no tenga ritmo, pero sí que está más cerca de la realidad de un viaje, en don-de siempre se comienza lleno de energía, entusiasmo y ansias, y se termina volviendo a recuperarlas con un último esfuerzo para exprimir lo que a uno le queda, pero que en su mitad es en donde el viajero se pone a prueba, donde ha de padecer las durezas del camino y sus dificultades.

  El viaje es largo y tortuoso, pero igual de fascinante que el film anterior. Jackson sigue filmando con pulso firme y sigue traduciendo el libro de la mejor manera posible (ha-ciéndolo suyo), en un proceso en el que inevitablemente se quedan mu-chas cosas fuera, siempre en virtud de otro lenguaje con un poder de aten-ción muy diferente a la experiencia inmersiva y atemporal de un libro. La música y la fotografía embe-llecen menos las imágenes; el gris, las dudas y los problemas ocupan buena parte del tono de este difícil film, pero todo tiene su recompensa para quien sabe esperar. No sólo tendremos por el camino la oportunidad de conocer más a fondo a uno de los personajes clave de la historia como es Gollum, al que Peter Jackson ha dado vida de manera magistral, ya incluso desde la primera parte en la que había recortado sus apariciones con respecto a la novela, en pos de un mayor suspense e impacto con su presencia esencial en este segundo título; también Bárbol y su particular universo cobran vida aquí (con un aroma, como en buena parte del resto de los FX, a los films en que participó el maestro de la "stop-motion" Ray Harryhausen), aunque como ya he dicho sea uno de los aspectos menos conseguidos en esta adaptación (segu-ramente solucionado en la versión DVD, como ya sucedía con la relación entre Frodo y Sam y entre Aragorn y Boromir en la primera parte), y sobre todo tenemos un nuevo reino amenazado y recluido por el ejército de Saruman en el abismo de Helm, en donde habrán de resistir a una batalla feroz. Y aquí es, sin ninguna duda, donde se esconde el gran momento del film y probablemente el más grande de lo visto hasta ahora en las dos partes: la batalla por el abismo de Helm, que ocupa todo el último tercio de la película (como ya ocupaba bastantes páginas en el libro), alcanza unos niveles de épica, de espectacularidad y sobre todo de narra-ción clara y diáfana de un acontecimiento tan complejo y de tanta magnitud, que a uno le vienen recuerdos de la clásica batalla de "Alexander Nevsky" de Sergei M. Eisenstein y de las mayores épi-cas literarias y cinematográficas, condensadas en una hora aproxi-mada de cine colosal, que corta el aliento y que termina por con-firmar que Jackson lleva el toro por los cuernos y que por tanto la adaptación del tercer volumen va a ser algo inolvidable.

  Pero aún hay mucho más: la Cié-naga de los Muertos, la Puerta Negra de Mordor o el regreso (con el enfren-tamiento que le precede) de uno de los personajes más queridos de la tri-logía, transformado y elevado a un es-tado superior, que además será el protagonista del momento más arre-batador de lo que va de saga, poco antes de que se alcance la conclusión de este capítulo. También hay nuevas decisiones polémicas que varían el contenido de los libros, sobre todo el desplazamiento de casi un tercio del original literario (concretamente algo menos de cuatro capítulos del libro tercero y el mismo número del libro cuarto, de los seis libros originales) al tercer film, lo que permite terminar la cinta en un clímax y un nuevo deseo impaciente por su continuación que difieren de la novela, añadiendo además una ma-yor cantidad de material al que era el libro más corto de todos (aunque nos deje sin la aparición aquí de algún que otro personaje muy esperado), que vuelven a demostrar la enorme capacidad de riesgo de la que hace gala Peter Jackson en su titánica adaptación de esta magna novela.

  A los que no les gustó la primera parte, este film les gustará menos y a los que nos pareció una obra maestra, notaremos aquí igualmente un ligero bajón (que en buena parte se solu-cionará, con toda seguridad, en la futura edición especial en DVD), lo que no impide que nos hallemos ante un film colosal. Como se-ñaló una de sus protagonistas, Liv Tyler, con motivo de la presen-tación de este trabajo hace unos días en París: "Hay fanáticos del golf, los hay del fútbol y, ¿por qué no?, los hay de la imaginación: para ellos no puede haber nada mejor que "El señor de los ani-llos"". Tomémosle la palabra.

Calificación: 9
/ 10

 

Ficha | Sinopsis | Críticas | Carteles | Banda sonora | Enlaces | Productos

La Comunidad del Anillo | Las Dos Torres | El Retorno del Rey

Imágenes de "El Señor de los Anillos" - Copyright © 2001, 2002 New Line Cinema, The Saul Zaentz Company y WingNut Films. Distribuidora en España: Aurum.
Todos los derechos reservados.

www.labutaca.net
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.