LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Especial El Señor de los Anillos

Ficha

Sinopsis

Críticas

Carteles

Videojuego

Banda sonora

Enlaces

Escaparate de productos

Apunta tu correo

 




El Retorno del Rey

 

CRÍTICA por
Migue Muñoz

Valoración:

De pequeños seres y grandes obras

  La obra de Tolkien es de la magnitud que engloba lo infinito desde lo más nimio. Peter Jackson ha alcanzado las cotas de los grandes siendo un pequeño autor tras la tarea de una mastodóntica super-producción que, no nos engañemos, guarda toda la emoción posi-ble, para hacerla brotar como el más grande sueño vivido, en el úl-timo tramo de la historia (o mejor dicho, en el último tramo de esta última entrega). Si ello hubiera fallado, si tan sólo dejara indiferente a uno de los espectadores, todo se iría al traste. Pero esto no su-cede, pues tanto leyendo el original como devorando la imaginería propia de Jackson (hay planos que incluso recuerdan sus viscera-les inicios) uno palpa el milagro de acontecer a algo que se va de las manos, y no hablo de marketing o éxito mundial sino de esos actos y obras que superan y trascienden la insignificancia de quien los realiza.

  En “El Retorno del Rey”, esos des-cubrimientos vitales posteriores a la heroicidad eterna, lograda por ser tan vulnerables como usted o como yo, son los que captan toda la idiosincra-sia más atractiva.Ya en “La Guerra de los Mundos” la inminente aniquilación del ser humano y el planeta Tierra se ve salvada en el último instante por esos irrisorios seres llamados bacte-rias; ya en una de las últimas obras de culto titulada “El Club de la Lucha” se nos adentra en la mente esquizo-frénica de un ser mediocre que logra crear de la nada todo un arsenal de psiques terroristas y destructivas; demostrando al igual que todo el universo tolkiano lo devastador y lo determinante de la miseria hu-mana. Tanto los que hayan leído la trilogía como los que la visionen sabrán reconocer al final que la grandeza de toda la gesta radica en el poder subterráneo que llevamos todos dentro, la dualidad del bien y el mal con infinidad de matices, y esa vanagloria al alcanzar una heroicidad más grande que el mundo. Cuando todo mal parece irre-versible aparece el ser más débil y cobarde llenándose de esplen-dor con un golpetazo de espada.

  Es este reflejo de latido de humanidad sencilla del lector/especta-dor en cualquier personaje de la saga del anillo lo que hace que vibremos todos en nuestra butaca para que los héroes logren sus objetivos (si ellos pierden o ganan entonces perdemos o ganamos todos los demás). Y en “El Retorno del Rey” esto es el anclaje prin-cipal, todo el último suspiro de esta odisea es captado por Jackson y su equipo, en un clímax ascendente que hará vitorear, aplaudir, reír y llorar a toda la platea de manera tanto implícita como explíci-ta, lo que nos demuestra que todo su apabullante y bello acabado formal sirve en efecto para emocionarnos. Además, la sugestión y las elipsis están tan bien construidas que sentimos a través de una estructura diferente a la del libro una subida tan puramente cinema-tográfica que arrastra la razón de sus autores al interior de nuestros corazones.

  El crítico Miguel Marías dijo en una ocasión, al respecto de la obra de Tol-kien, que dejó de leer el libro del abu-rrimiento que le ocasionaba (muy líci-to ello) y que prefería aprender leyen-do obras sobre la Historia del Siglo XX (ya que creía que Tolkien había escri-to una fábula sobre ésta –en su prime-ra mitad, se entiende–). Una anécdota que nos recuerda que podrá gustar o no, pero la trilogía –y en este caso “El Retorno del Rey”– demuestra: por un lado, la mente sobrehumana de su creador para emocionarnos a través de fijarse desde una nueva perspectiva en nuestra propia y vergon-zosa Historia (en la cual tropezamos cíclicamente); y por otro lado, la virtuosidad de un realizador minoritario que ha logrado, envolvién-dose con profesionales de gran clase, una burbuja donde cabe toda la emoción que llena la obra original. Con ello salimos del cine sien-do mejores personas, creyendo más firmemente en los sueños y en una utópica vida feliz.

  Pros encontrarán muchos, contras pueden poner los que quieran –fases y personajes del libro que no aparecen, estructura diferente, mucha batalla y efecto digital, etc.–, pero lo que nadie quitará a quien suscribe es el haber sentido la misma emoción creciente a lo largo del visionado de la película que la que me acudió cuando leí la novela. Todo será ya perfecto si por una vez en la Historia del Cine una película firmemente fantástica y de aventuras se lleva los galar-dones más importantes en los Oscar®. Esa conquista, totalmente merecida, salvará el honor de otros clásicos modernos como “La Guerra de las Galaxias” o “En Busca del Arca Perdida”.

 

Ficha | Sinopsis | Críticas | Carteles | Videojuego | BSO | Enlaces | Productos

La Comunidad del Anillo | Las Dos Torres | El Retorno del Rey

Imágenes de "El Señor de los Anillos" - Copyright © 2001 - 2003 New Line Cinema, The Saul Zaentz Company y WingNut Films. Distribuidora en España: Aurum. Todos los derechos reservados.

www.labutaca.net
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.