LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Especial El Señor de los Anillos

Ficha

Sinopsis

Críticas

Carteles

Videojuego

Banda sonora

Enlaces

Escaparate de productos

Apunta tu correo



 

 
 



El Retorno del Rey

 

CRÍTICA por
David Garrido

Valoración:

Brillante final de la mayor aventura de todos los tiempos

  “¿Recordáis cuando decíamos que faltaban aún tres años para ver la obra completa?”. El comentario quedó flotando en el aire en me-dio de un ambiente extraño de entusiasmo y melancolía. Durante tres largos años, gran parte de los aficionados al cine y a la obra de Tolkien hemos vivido pendientes del mes de diciembre, suspirando por que llegara la fecha esperada en la que al fin se estrenara la si-guiente entrega de una obra que, ahora más que nunca, una vez vi-sionadas las tres partes, se revela como un todo unitario indisolu-ble que hace absurda cualquier comparación entre esta película y las precedentes, por más que nos empeñemos en señalar que "La Comunidad del Anillo" resultaba más compacta que "Las Dos To-rres", o que ésta última era mucha más épica que la primera y me-nos fiel a la novela original, por citar algunos de los comentarios más habituales.

  Resulta tarea complicada describir la enorme mezcla de sentimientos que provoca "El Retorno del Rey", pues detrás de la abrumadora capacidad de sorprender y entusiasmar del film de Peter Jackson siempre se esconde ese poso de amargura y melancolía del que sabe que está asistiendo al brillante cierre de una era. Brillante porque "El Retorno del Rey" consigue colmar gran parte de las muchas ex-pectativas depositadas en ella, algo previsible desde la misma concepción de la trilogía concebida como una obra por entregas, pero en la que Jackson consigue manejar aun con mayor precisión y sutileza na-rrativa los recursos de los que dispone, probablemente gracias a la experiencia previa de estos años.

  No entraré en esta crítica a analizar la mayor o menor fidelidad de la película a la obra de Tolkien (aunque es más que evidente que hay pasajes en ella que pueden enfurecer a los más puristas) sino que trataré de centrarme en sus logros puramente cinematográfi-cos. Desde este punto de vista, nadie puede negar que estamos ante una de las películas más importantes y disfrutables del año, en la que además de asistir al impresionante despliegue técnico habitual lleno de emoción, el desarrollo de la mayor parte de unos personajes que ya nos resultan suficientemente familiares permite sentir toda la intensidad y el dramatismo de muchos de los trances por los que éstos pasan en los que por momentos resultan ser de largo los más duros y oscuros pasajes de la trilogía.

  Así, tras un dramático prólogo que permite relacionar de forma brillante y concisa al personaje de Gollum con su patológica dependencia del Anillo y su situación actual conduciendo a Frodo y Sam a Mordor (algo que sirve para que el espectador sea capaz de prever sus acciones y su motivación para las mismas), asistimos a los pre-parativos del enfrentamiento definitivo entre las tropas de Mordor y los hom-bres. Jackson maneja con habilidad los mecanismos de la tensión dramá-tica y el recurso constante a la épica y consigue que el ritmo de la película fluya en un crescendo que apenas concede respiro: ya sea admirando la llegada de Gandalf a Minas Tirith y su posterior enfrentamiento con Denethor, el senes-cal de la ciudad (sin duda, el personaje peor perfilado de la trilogía), asistiendo a las maniobras de Gollum para socavar la confianza en-tre Frodo y Sam, o siguiendo a Aragorn en su periplo personal que le lleva a superar sus dudas y asumir su destino, Jackson crea una tensión continua, un ambiente de calma tensa antes de la batalla que sirve excepcionalmente bien a sus objetivos.

  Porque, digámoslo ya, toda la batalla de los campos de Pelennor es una de las mejores muestras de cine bélico puro y duro que se han hecho en la Historia del Cine, donde el dramatismo, el heroís-mo y, sobre todo, un inconmensurable sentido de la épica se dan la mano con un despliegue técnico nunca antes alcanzado por el cine, un inteligente uso de los efectos visuales que permite verda-deramente creer en la enormidad de una lucha que parece cambiar de signo con cada nueva introducción de un elemento nuevo en ella, ya sea por un bando u otro. Durante más de una hora se asis-te boquiabierto a una experiencia brutal que sobrecarga los senti-dos y que no da tregua alguna. La música de Howard Shore ayuda no poco al sentimiento de intensidad con el que se vive este sor-prendente alarde que ofrece mucho al espectador ávido de emocio-nes fuertes.

  Pero Jackson no se queda en el envoltorio: más allá de los inevitables planos aéreos marca de la casa (qué hermosa secuencia la del incendio de las almenaras y las posteriores ho-gueras entre Minas Tirith y Rohan), los efectos visuales capaces de recre-ar de tal forma las más diversas cria-turas (uno siente en "El Retorno del Rey" el poder de los Nazgûl y sus ca-balgaduras o el terror que provoca Shelob, sin olvidar el perfeccionamien-to del ya conocido Gollum) o el apro-vechamiento de las maquetas en mi-niatura (la recreación de Minas Tirith es tan minuciosa como brillante), lo mejor de "El Retorno del Rey" reside en su capacidad de síntesis de todas las constantes demos-tradas en las anteriores entregas y que aquí alcanzan su máxima expresión, una faceta que Jackson cuida especialmente, por lo que bien puede presumir de haber sabido captar la esencia misma de la obra de Tolkien: valores como la amistad o el heroísmo, la tragedia y la compasión última que inspiran personajes como Gollum, el sentido del deber, el honor y el sacrificio que impregnan los com-portamientos de Aragorn o Théoden, la determinación con la que afrontan sus objetivos, incluso la figura trágica del héroe en última instancia fracasado... Todo ello está presente en esta obra monu-mental a la que no resulta fácil hacer justicia en pocas líneas des-de la perspectiva de ver satisfechas más que notablemente las ex-pectativas depositadas por todos los aficionados.

  Finalmente, el propio Jackson parece en cierto modo contagiarse de ese sentimiento de pérdida del que hablaba al principio y, con-trariamente a lo que suele suceder en toda película de aventuras, no culmina la película poco después del punto álgido de la misma (donde cobra mucha fuerza la maravillosa interpretación que hace Sean Astin del personaje de Sam, muy por encima de su pareja Elijah Wood) sino que se resiste a abandonar del todo a sus cria-turas durante un epílogo que se prolonga más de veinte minutos y en el que, por muy justificado que esté en la novela, se detiene mucho más de lo que sería aconsejable, diluyendo en cierta forma la fuerte impresión que ha conseguido extraer del espectador gra-cias a su inteligente uso del tiempo dramático antes de que todas las historias concluyan de forma tan brillante. Pero esto no deja de ser un detalle menor en una obra magnífica y maravillosa que nos ha hecho soñar de tal forma durante tres hermosos años. Creo que habrá de pasar mucho tiempo hasta que alguien sea capaz de al-canzar, en el género de fantasía y aventuras, el listón que ha deja-do Peter Jackson con esta obra maestra absoluta.

  Ya no habrá más "El Señor de los Anillos" y sus maravillas el pró-ximo año, es cierto. No sé que pensarán ustedes, pero yo me sien-to un privilegiado por haber asistido al nacimiento, desarrollo y cie-rre final de esta obra tan apabullante como imprescindible, puro ci-ne con mayúsculas. Y las reservas que tengo sobre las ‘licencias’ de Jackson las dejo para otra ocasión: no hay que olvidar que es su visión de la obra lo que nos ha regalado.

 

Ficha | Sinopsis | Críticas | Carteles | Videojuego | BSO | Enlaces | Productos

La Comunidad del Anillo | Las Dos Torres | El Retorno del Rey

Imágenes de "El Señor de los Anillos" - Copyright © 2001 - 2003 New Line Cinema, The Saul Zaentz Company y WingNut Films. Distribuidora en España: Aurum. Todos los derechos reservados.

www.labutaca.net
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.