LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Estrenos 26 Oct - 1 Nov 2001

El juramento
Fantasmas de Marte
I love you baby
Jay y Bob el silencioso
contraatacan

Juntos
La pianista
Pecado original
The anniversary party
The score (Un golpe maestro)

 

JUNTOS
(Tillsammans)


cartel Título internacional: Together.
Dirección y guión:
Lukas Moodysson.
Países:
Suecia, Dinamarca, Italia.
Año: 2000.
Duración: 106 min.
Interpretación: Lisa Lindgren (Elisabeth), Michael Nyqvist (Rolf), Emma Samuelsson (Eva), Sam Kessel (Stefan), Gustav Hammarsten (Göran), Anja Lundkvist (Lena), Jessica Liedberg (Anna), Ola Norell (Lasse), Axel Zuber (Tet), Shanti Roney (Klas), Olle Sarri (Erik).
Producción: Lars Jönsson.
Fotografía: Ulf Brantås.
Montaje: Fredrik Abrahamsen y Michal Leszczylowski.
Dirección artística: Carl Johan De Geer.
Vestuario: Mette Möller.

 

CRÍTICA

Javier M. Tarín

En los tiempos del fin de la historia preconizado por los voceros de las políticas neoliberales, muy lejanos parecen los momentos de convulsión social en los que desde dentro se propusieron modelos de relación alternativos. Pocos recuerdan los años de movilización en contra de la Guerra del Vietnam y de mayo del 68, aunque ambos hayan tenido una repercusión directa en lo que hoy entendemos por sociedades modernas y diversas. No se trata en ningún caso de mitificar el movimiento de los años sesenta, sino de reconocer el impacto de dichos momentos históricos -los últimos hasta hace bien poco- para reflexionar si todavía es posible trasformar la sociedad desde la movilización social, tal y como de alguna manera está haciendo el movimiento que lucha contra el globalismo.

La película de Lukas Moodysson goza de plena actualidad como revisión de unas propuestas ideológicas llenas de contradicciones pero que permitían albergar la esperanza de crear una sociedad diferente a la que últimamente se nos ha venido proponiendo como la única posible. La cinta es atractiva no sólo por el contenido sino porque formalmente recoge sin excesos los planteamientos del Dogma -de Lars von Trier y no del marxismo- para alcanzar un textura documental de autenticidad en el retrato de una comuna. Se trata de una mirada hacia atrás sin ira con unas dosis de ironía que sirven para subrayar la ingenuidad de aquellos movimientos de izquierda que en un momento determinado llegaron a plantearse si fregar era burgués o si era revolucionario no depilarse. Además, el filme trata uno de los problemas fundamentales en la sociedad moderna en las que el riesgo de quedarse aislado y desocializarse es muy alto e implica, en último término, un empobrecimiento de los sistemas democráticos.

El director acierta de pleno en su apuesta por mostrar la multiplicidad de discursos progresistas de los setenta situando la acción en una comuna, lo que le permite incorporar a diferentes representantes de esos movimientos: feministas, lesbianas, homosexuales, comunistas, pacifistas, vegetarianos. En dicho contexto, para que las situaciones cómicas funcionen, se integra un elemento ajeno: la incorporación a la comuna de Elisabeth, ama de casa y madre de clase media, separada de su marido alcohólico. Harta de ser un burro de carga asume rápidamente aquellas ideas que suponen una liberación para ella como mujer y que a partir de ese momento considera irrenunciables.

La burguesía está representada por los vecinos que vigilan morbosamente los acontecimientos de la comuna. Son, en apariencia, el modelo de lo correcto, de la familia seria y tradicional adaptada a la sociedad y a sus convenciones. En realidad, el matrimonio hace aguas porque está basado en la rutina y el engaño. La doble moral y la hipocresía social presiden sus relaciones, mantenidas por aburrimiento y que en lo sexual han dejado de existir.

Al igual que en el brillante y desolador filme de Ang Lee La tormenta de hielo -que plantea cuestiones conectadas con aquellos años en Norteamérica- los niños y adolescentes son los testigos de la confusión de los adultos y directos sufridores de sus neuras ideológicas: desde la ausencia de televisión al rechazo de la carne en la alimentación. El dogmatismo en lo referente a la televisión roza el absurdo con el debate en torno a Pipi Calzaslargas, icono de rebeldía para una generación de televidentes, y que algunos miembros de la comuna consideran representante del capitalismo y el materialismo. Queda en evidencia la inutilidad de las posturas extremas cuya consecuencia directa es el empobrecimiento intelectual.

Juntos es un filme coral de sencilla realización pero cuyo trasfondo apunta hacia la necesidad de recuperar los discursos de izquierdas -aquellos valores positivos tamizados por la razón- y sobre todo, como indica el título, de la política como participación ciudadana.


Imágenes de Juntos - Copyright © 2000 Film i Väst, Keyfilms Roma, Memfis Film & Television, SVT Drama, TV1000 AB y Zentropa Entertainments. Todos los derechos reservados.

<< Página principal de Juntos

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos | video
especiales | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Video
Especiales
Carteles
Buscar
Contenidos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Internet Explorer
800x600