LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Estrenos 26 Oct - 1 Nov 2001

El juramento
Fantasmas de Marte
I love you baby
Jay y Bob el silencioso
contraatacan

Juntos
La pianista
Pecado original
The anniversary party
The score (Un golpe maestro)

 

LA PIANISTA
(La pianiste)


cartel original

Comprar DVD de esta película

Dirección: Michael Haneke.
Países:
Austria, Francia.
Año: 2001.
Duración: 130 min.
Interpretación: Isabelle Huppert (Erika Kohut), Benoît Magimel (Walter Klemmer), Annie Girardot (la madre), Anna Sigalevitch (Anna Schober), Susanne Lothar (sra. Schober), Udo Samel (Dr. Blonskij), Cornelia Köndgen (Mme Blonskij).
Guión: Michael Haneke; basado en la novela de Elfriede Jelinek.
Producción: Veit Heiduschka.
Música: Pacal Chauvin.
Fotografía: Christian Berger.
Montaje: Nadine Muse y Monika Willi.
Diseño de producción: Christoph Kanter.
Vestuario: Annette Beaufays.
Decorados: Hans Wagner.

 

CRÍTICA

Rubén Corral

La doble realidad de Erika

Tenía que llegar de Austria una película tan desinhibidamente freudiana como "La pianista" (La pianiste, Michael Haneke, 2001). No en vano, y pese a que los azares de la producción hayan provocado que sus personajes escupan francés por sus bocas cuando la acción transcurre en Viena, la autora de la novela en que se basa este melodrama excesivo, la escritora Elfriede Jelinek, se cerró en banda ante la posibilidad de que su texto fuera llevado a la pantalla por un director cualquiera. Y no es uno más del montón Michael Haneke, austriaco genial que, en doce años de carrera (en el cine, ya que en televisión trabaja desde 1967), ha logrado remover conciencias, estómagos y cerebros a partes iguales. Basta recordar la memorable exhibición de la también estrenada este año "Código desconocido" (Code inconnu, Michael Haneke, 2000) para refrendar que, con Haneke, nos encontramos ante un cineasta en el sentido lógico, mínimo y completo del término, es decir, tan estimulante en las historias que cuenta como en su realización, preocupado por que el estilo se amolde a un tempo y estructuras narrativas muy personales.

Abandonando, hasta cierto punto, el formalismo de su anterior película, Haneke retoma su particular pugna contra la hipocresía de la clase acomodada occidental y, lejos de propósitos aleccionadores o moralistas, con "La pianista" opta por mostrar sin crueldad una historia de amor violenta, dura y sin concesiones para un espectador exigente y a la altura de su propuesta. ¿Resulta, por ello, su película excluyente? Sin duda, no es un film recomendado sólo a mayores de dieciocho años. El espectador debe prestarse a un juego claustrofóbico en el que debe sentirse dispuesto a comprender a los personajes más que a conocerlos, a mirar de frente a una trama difícil de juzgar. En suma, lo que "La pianista" está pidiendo es una implicación intelectiva y emocional con sus imágenes.

Erika (Isabelle Huppert) es una profesora de piano cuarentona que vive con su madre (Annie Girardot), una señora cuyas únicas motivaciones para seguir viviendo son el hipotético futuro que ella ha construido para su hija como gran concertista de piano, y la bebida en la que disuelve sus abundantes ratos de soledad contra un televisor. De esa convivencia se deriva que la relación madre-hija apenas pasa de ser una aberrante continuación de la que pudiera existir entre una madre y una adolescente. Erika oculta a su madre, que se obstina en tenerla permanentemente controlada, sus oscuras relaciones con el sexo: sus visitas a cabinas de sex-shops, sus experiencias voyeurísticas o sus preferencias masoquistas (a las que sirve perfectamente una madre con la que comparte cama y a la que no duelen prendas en abofetearla).

La irrupción en su vida de Walter (Benoît Magimel) un joven pianista autodidacta que proclama su admiración por la pianista y, más tarde, su amor por ella, desbarata los pilares en que se fundamentaba su vida. Para una mujer a la que nunca ha amado un hombre (ella se ha encargado de asegurarse, algo de lo que se vanagloria al afirmar que nunca sus sentimientos –que se jacta de no tener- podrán vencer su inteligencia) la llegada de un talentoso joven, deportista y con éxito entre las mujeres, dispuesto a amarla, supone una oportunidad que Erika se encargará de estropear para, de esta moda, descubrir lo que significa para ella el amor. A este fin sirve la penúltima (soberbia) secuencia, un largo plano en el que la protagonista espera a que llegue Walter al concierto en el que ella va a tomar parte antes de acometer una acción definitiva, coherente con unas ideas propias que han sido derrotadas por los sentimientos.

"La pianista" es la historia de una capitulación, la de la preeminencia del sexo sobre el amor, pese a la carga de la impropia manera de llegar a esta conclusión. El doloroso descubrimiento de una parte anestesiada de la personalidad de Erika se opera con sigilo a lo largo de la segunda mitad del metraje, aunque Haneke es muy hábil a la hora de revestirlo de cotidianeidad, de normalidad, a la hora de desviar el enfoque hacia la reacción de desengaño de Walter -que es la del espectador- ante la doble realidad de Erika. No obstante, el choque que vivimos en primera persona junto a Walter también lo sufre ella. Ambos son incapaces de entregarse a su amor de la forma en que desea cada uno. Pese a la insólita manera en que se desencadenan los sucesos –en principio exclusivamente sexuales-, Haneke consigue que el espectador sienta en todo momento los instantes que acercan a los amantes por medio de un manejo excepcional del tiempo, ya sea con largos planos-secuencia (que además evidencian el lucimiento de la mejor actriz que podemos encontrarnos ahora mismo en una pantalla de cine) o con el alargamiento de secuencias de vital importancia por medio del uso de los espacios (el primer encuentro de los amantes).

En suma, "La pianista" es una experiencia límite dentro del terreno del melodrama, una nueva y violenta inquisición en la fachada de civilización de la Europa de inicios de siglo a cargo de Michael Haneke, un experto en mostrar al espectador aquello que sabe que existe pero que ni suele ni gusta de ver.


Imágenes de La pianista - Copyright © 2001 Les Films Alain Sarde, MK2 Productions, Wega Film y Arte France Cinéma. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La pianista"
Añadir "La pianista" a tus películas favoritas


Recomendamos


estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos | video | de compras
especiales | reportajes | carteles | buscar | afiliación | listas de correo | contacto

La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Video
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas correo
Contacto
Añadir a Favoritos


 


INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Internet Explorer
800x600