LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Estrenos 2 - 8 Nov 2001

Clara y Elena
Dagon: la secta del mar
La bicicleta de Pekín
Los límites del silencio
Mirada de ángel
Scary movie 2
Sólo mía
Vidas privadas

 

LOS LÍMITES DEL SILENCIO
(The unsaid)


cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección: Tom McLoughlin.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 108 min.
Interpretación: Andy Garcia (Michael Hunter), Vincent Kartheiser (Thomas 'Tommy' Caffey), Teri Polo (Barbara Wagner), Linda Cardellini (Shelly Hunter), Sam Bottoms (Joseph Caffey), August Schellenberg (Detective Hannah), Chelsea Field (Penny), Brendan Fletcher (Troy), Trevor Blumas (Kyle Huntyer).
Guión: Miguel Tejada Flores y Scott Williams; basado en un argumento de Christopher Murphey.
Producción: Matthew Hastings, Kelley Feldscott Reynolds y Tom Berry.
Producción ejecutiva: Andy Garcia, Kevin DeWalt y Al Muntenau.
Música: Don Davis.
Fotografía:
Lloyd Ahern.
Montaje: Charles Bornstein.
Dirección artística: Gregory Bolton.
Vestuario: Jodie Tillen.

 

CRÍTICA

Tònia Pallejà

Mucho ruido, pocas nueces

El último trabajo de Andy García es, como su propio título indica (The unsaid), una película sobre aquello que se calla, sobre lo que se mantiene enterrado en la memoria sin ánimo de sacarlo a la luz; sobre aquellos secretos inconfesables que se esconden o se evita recordar, por miedo o por pudor, o bien que nuestros mecanismos psicológicos de autoprotección reprimen de forma inconsciente con la finalidad de poder llevar una vida "normal" en sociedad.

Los límites del silencio es un film que arranca como un drama familiar como consecuencia del suicidio de Kyle, el hijo adolescente de los Hunter, y que acaba perfilándose como un thriller psicológico a partir de la aparición de otro adolescente, Tommy, en las vidas de la familia protagonista.

Y ciertamente, esta película tiene mucho de psicológico. Porque no sólo la llamada "psicología de los personajes" cobra un papel fundamental, por no decir decisivo, en ella, sino que además parte de su trama tiene lugar en el marco de una terapia -o pseudoterapia- llevada a cabo por Michael Hunter, el psicólogo al que interpreta Andy García. Salvando la enorme distancia que las separa, en este sentido Los límites del silencio puede hacernos pensar en Recuerda de Hitchcock. En ambas cintas existe una doble intriga cuyo origen se halla en un traumático hecho del pasado de sus protagonistas, y es necesario saber qué les ocurrió entonces para comprender su forma actual de comportarse. También coinciden en que, a pesar de que hay un acto delictivo por medio -en The unsaid acontecen varios asesinatos-, sigue tratándose de un thriller puramente psicológico más que policíaco.

El problema de Los límites del silencio es que toda esta carga emocional que se nos va presentando a lo largo de la película, todo el misterio alrededor de ese terrible suceso del pasado, acaba resolviéndose de forma precipitada y algo predecible con la visita de Michael Tucker a la prisión donde cumple condena el padre de Tommy, y con una persecución automovilística cuyo desenlace es harto autocomplaciente. El film desaprovecha la oportunidad de jugar más con el espectador y con sus propios personajes, y es inocentemente retorcido.

Los límites del silencio no puede evitar caer en el estereotipo, tanto a nivel de los caracteres humanos que presenta como de las situaciones habituales en las películas de este género, a pesar de su notable realización y del encomiable trabajo interpretativo de su reparto, uno de sus puntos fuertes a destacar. Tampoco faltan los flashbacks ni las escenas oníricas en los momentos en que Michael confunde realidad con imaginación. Así tenemos al típico psicólogo, talentoso en el terreno profesional pero incapaz de resolver los problemas que surgen en su propio seno familiar. Tras el suicidio de su hijo se aisla del mundo, es abandonado por su esposa y ve como la relación con su otra hija se va enfriando cada vez más. La joven en cuestión, también desorientada por la muerte de su hermano, intenta desconectar de la tragedia sumergiéndose en ambientes de fiesta en los que las drogas y el alcohol son habituales, pero como es buena chica no cae en más error que en el de tener un novio cretino. Teri Polo es la ex-alumna de Michael, y obviamente siente por él una admiración que roza el enamoramiento, aunque al final entre ellos dos no acaba sucediendo nada, porque de sexo explícito en esta película hay más bien poco, y el poco que se nos señala -más que se nos muestra- se inscribe entre los delitos penados por la ley. En cuanto al personaje de Tommy, recuerda al de aquel joven Edward Norton de Las dos caras de la verdad pero bastante menos perverso y maquiavélico. Porque en definitiva, ésta es una película de buenazos, y si alguno de ellos lleva a cabo un acto criminal es porque está psicológicamente perturbado, pero se le ofrece todo el apoyo y la comprensión posibles.

Al final, Tom McLoughlin se contenta con ofrecernos un happy end, le basta con desvelarnos la raíz de los problemas mentales de Michael y Tommy, pero en el plano argumental a uno le queda más de un cabo por atar.

Se trata de un film entretenido, incluso correctamente conducido hasta el momento de su desenlace, pero sin la capacidad de sorprendernos con el contundente final que parecía prometer.


Imágenes de Los límites del silencio - Copyright © 2001 New Legend Media. Todos los derechos reservados.

<< Página principal de Los límites del silencio

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos
especiales | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © Ángel Castillo Moreno, 1999-2001. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Especiales
Carteles
Buscar
Contenidos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Internet Explorer
800x600