LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Estrenos 11 - 18 Oct 2001

Amor loco, amor prohibido
Estoy hecho un animal
La fuga
La maldición del
Escorpión de Jade

Moulin Rouge
El pacto de los lobos
Pinocho y Geppetto
Visionarios
Y tu mamá también

 

MOULIN ROUGE


cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección: Baz Luhrmann.
Países:
Australia, USA.
Año: 2001.
Duración: 127 min.
Interpretación: Nicole Kidman (Satine), Ewan McGregor (Christian), John Leguizamo (Toulouse Lautrec), Jim Broadbent (Harold Zidler), Richard Roxburgh (Duque de Monroth), Matthew Whittet (Satie), Kerry Walker (Marie), David Wenham (Audrey).
Guión: Baz Luhrmann & Craig Pearce.
Producción: Martin Brown, Baz Luhrmann y Fred Baron.
Música: Craig Armstrong.
Fotografía:
Donald M. McAlpine.
Montaje: Jill Bilcock.
Diseño de producción: Catherine Martin.
Dirección artística: Ann-Marie Beauchamp.
Vestuario: Catherine Martin y Angus Strathie.
Decorados: Brigitte Broch.
Coreografía: John O'Connell.

 

CRÍTICA

Santiago L. Moreno

En el último Festival de Sitges, Peter Greenaway, uno de los directores con mayor personalidad del panorama cinematográfico actual, presentaba su nuevo proyecto, La maleta de Luper Tulse, bautizado por él mismo como "obra multimedia". El peculiar director británico daba por muerto al cine clásico y abogaba por buscar nuevos caminos para el séptimo arte, incidiendo más en la distribución y el cambio de soporte que en la narración misma. En lo que se refiere a la crisis de valores que vive el cine actual, Greenaway seguramente no anda desencaminado, pero una película innovadora, arrogante y, en definitiva, fascinante, ha venido a quitarle la razón. La narrativa cinematográfica ha demostrado que su caudal aún no está agotado, que dentro de la ortodoxia del medio, aunque parezca increíble, aún quedan caminos por explorar. Sólo hace falta talento, ese mismo que acaba de regalar al público con generosidad infinita el director Baz Luhrmann.

Desde la presentación, de innegable frescura, se adivina que ésta no es una obra al uso, que hay un espíritu inquieto y un afán notable por buscar nuevos caminos -aunque sea utilizando la narrativa clásica-, detrás de la cámara. Luhrmann añade los valores de la estética video clip, ese arte en continuo desarrollo al que no se le pueden negar dones, a la narración canónica cinematográfica y, amparado en una potentísima banda sonora repleta de grandes clásicos de la música pop-rock (tardó más de dos años en conseguir los derechos de la totalidad de canciones), consigue lo que ya parecía imposible, revitalizar un género que asumíamos ya muerto. Moulin Rouge, como hiciera décadas antes Un día en Nueva York, primera película en la que el protagonista, dentro del guión, no tenía por qué presentar un currícolo musical como excusa, significa una nueva y deseada revolución dentro del género.

En los últimos años, los amantes del musical hemos asistido a los vanos intentos por parte de aislados, aunque ilustres (Woody Allen, por ejemplo), incondicionales del género por intentar revitalizarlo, con mediocres resultados. Luhrmann, que ya lo intentó en Romeo+Juliet sin conseguirlo, al fin lo ha logrado, y lo ha hecho rehuyendo la estética (que no la narración) clásica, el anclaje que impedía la progresión de un género al que el espectador ya no aceptaba con su anterior fisiología, al que la modernidad le estaba pidiendo a voces un cambio de look. Pues bien, aquí está, y afortunadamente, los que adoramos el musical ya no tendremos que buscar a escondidas los estrenos de Disney -los de dibujos animados, claro- para poder gozar de esta rara y antigua especie que se creía extinta.

La mixtura temporal con la que juega el filme permite al espectador disfrutar algunos clásicos de Elton John, Nirvana, Queen, Madonna, Bowie... Desde el comienzo, ese espectacular lavado de cara al mítico "Sound of Music" (del aquí titulado, nunca me explicaré por qué, "Sonrisas y lágrimas"), que entronca con el "Lady Marmalade" para fundirse finalmente con el "Smells Like Teen Spirit", pasando por el emotivo "Your Song", el loquísimo "Like a Virgin" o incluso la única y brillante aportación original al conjunto, "Come What May", hasta el final, títulos de crédito incluidos, Moulin Rouge es una obra que emociona, que logra una implementación perfecta de pasado y presente para conformar el futuro, quizás el renacer de un género al que el mundo del cine debe gran parte de su alma. Recemos para que así sea, y que esta maravilla revolucionaria no sufra el mismo desdén que convirtió a Sin perdón, obra paralela a ésta en cuanto a sacudir los cimientos de un género, en una mera anécdota.

Sería curioso haber podido conocer la opinión de John Houston sobre esta película, aunque homónima, tan diferente de la suya, maravillosa y ya penúltima de las múltiples versiones realizadas sobre la mítica sala parisina. El argumento no hace falta desvelarlo, pues Moulin Rouge se vive a través de los sentidos, más sensación que pensamiento. El resumen perfecto se lee en la gran pantalla al final del metraje: "Esta película va sobre la belleza, la verdad, la libertad y... el amor". Cierto, pero con más atributos de calidad sublime que por modestia el director calla: música, coreografía, decorados, actuaciones (Leguizamo, McGregor o, ay..., Nicole) y, sobre todo, emoción. Arte.


Imágenes de Moulin Rouge - Copyright © 2001 Bazmark Films y 20th Century Fox. Fotos por Sue Adler. Todos los derechos reservados.

<< Página principal de Moulin Rouge

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos
especiales | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © Ángel Castillo Moreno, 1999-2001. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Especiales
Carteles
Buscar
Contenidos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Internet Explorer
800x600