LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Estrenos 5 - 10 Oct 2001

A todo gas
Hora punta 2
La habitación del hijo
La isla del holandés
La mujer de mi vida
Más que amigos, hermanos
Nora
Pan y tulipanes
Salir del armario

 

SALIR DEL ARMARIO
(Le placard)


cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección y guión: Francis Veber.
País:
Francia.
Año: 2000.
Duración: 84 min.
Interpretación: Daniel Auteuil (François Pignon), Gérard Depardieu (Félix Santini), Thierry Lhermitte (Guillaume), Michèle Laroque (Bertrand), Michel Aumont (Belone), Jean Rochefort (Kopel), Alexandra Vandernoot (Christine), Stanislas Crevillén (Franck), Edgar Givry (Mathieu), Thierry Ashanti (Victor), Armelle Deutsch (Ariane), Irina Ninova (Martine).
Producción: Alan Poiré.
Música: Vladimir Cosma.
Fotografía:
Luciano Tovoli.
Montaje: Georges Klotz.
Vestuario: Jacqueline Bouchard.
Decorados: Hugues Tissandier.

 

CRÍTICA

Javier M. Tarín

La comedia como género continúa proporcionado interesantes filmes que lejos de mantener una actitud complaciente con la realidad se ponen al servicio de indagar sobre la condición humana. No hace demasiado tiempo la comedia se consideraba todavía como un género menor que no alcanzaba las virtudes del melodrama o la tragedia, pero gracias a las contribuciones clásicas y en la actualidad a películas como las de Francis Veber, la comedia cinematográfica puede considerarse una forma de expresión con una carga crítica y de catarsis tan válida como otros géneros mejor considerados tradicionalmente. En ese sentido Veber destaca el hecho de que la comedia no es un género ligero como normalmente se piensa y para ello se remite a los clásicos del género como To be or not to be de Ernest Lubitsch, que se desarrolla en el gueto de Varsovia en época hitleriana.

Salir del armario utiliza elementos propios de la comedia como la introducción de un elemento desestabilizador -la supuesta homosexualidad del protagonista- que permite abrir una serie de equívocos de carácter cómico; o como una puesta en escena -en especial de la fábrica de preservativos- claramente artificial al servicio de la construcción de determinados gags de manera muy eficaz. Pero al mismo tiempo, en su interior se mezclan rasgos propios del drama con resultados melodramáticos, especialmente al principio del filme. La escena inicial es altamente significativa a la hora de describir a François Pignon y su situación personal. El hecho de ser el único desplazado de la foto de la empresa indica su condición de marginado en el entorno laboral. Paradójicamente, en términos narrativos, este hecho lo sitúa en el centro de atención del espectador/a, que empatiza rápidamente con el personaje: no ríe de él sino con él. A continuación, Pignon se entera de su despido en los servicios, en los que el jefe de personal habla con el fotógrafo, que siente lástima porque no ha podido salir en la foto. Félix Santini -Gérard Depardieu- responde que no importa porque va a ser despedido. Las desgracias de Pignon no quedan en eso. Abandonado por su mujer hace dos años, pero todavía enganchado a ella, le llama para darle la noticia. El teléfono suena pero ni su ex-esposa Christine, ni su hijo Frank lo cogen porque saben quién es.

La patética cadena de acontecimientos parece abocar al personaje al salto al vacío desde su balcón, pero la intervención de Balone, su nuevo vecino, lo impide con bastante sentido del humor. Tras oír la historia de Pignon le propone que se haga pasar por homosexual para mantener su trabajo. Se introduce así el elemento desestabilizador clásico en la comedia: un personaje dice ser lo que no es y a partir de ahí se provocan las situaciones cómicas. Tal es la operación que pone en marcha el proceso de cambio de la vida de Pignon.

El filme va a girar a partir de ese momento en torno al tema del cambio de actitud hacia el protagonista por parte de todos cuando su homosexualidad se hace pública, es decir, cuando sale del armario con unas fotos bastante patéticas, por cierto. Y todo es una cuestión de mirada porque Pignon seguirá siendo el mismo, no hará nada especial, pero más de uno se atreverá a afirmar que lo sospechaba por su forma de mirar o sus gestos. La homosexualidad perseguida y penada socialmente se ha convertido hoy en algo glamuroso que puede dar prestigio a una empresa, especialmente si se fabrican preservativos.

El problema de fondo es precisamente ése. Más que respeto hacia los homosexuales se trata de la asunción de la misma por razones de marketing, es decir, de orden económico. Aunque este hecho supone un avance respeto a lo anterior -Balone fue despedido por su homosexualidad- queda mucho por hacer respecto a la aceptación social plena con todos los derechos que tienen hoy los heterosexuales. De hecho, el propio relato introduce personajes homofóbicos que llegan a dar a Pignon una paliza. En definitiva, el filme, aparentemente ligero y sin trascendencia, trata de la cuestión de lo políticamente correcto, de esa tendencia social hacia un respeto simulado pero que en realidad tiene más que ver con lo económico que con la aceptación real.


Imágenes de Salir del armario - Copyright © 2000 gaumont, Efve Films y TF1 Films Production. Todos los derechos reservados.

<< Página principal de Salir del armario

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos
especiales | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © Ángel Castillo Moreno, 1999-2001. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Especiales
Carteles
Buscar
Contenidos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Internet Explorer
800x600