LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
 

Estrenos 26 Oct - 1 Nov 2001

El juramento
Fantasmas de Marte
I love you baby
Jay y Bob el silencioso
contraatacan

Juntos
La pianista
Pecado original
The anniversary party
The score (Un golpe maestro)

 

THE ANNIVERSARY PARTY


cartel

Comprar DVD de esta película

Dirección y guión: Alan Cumming y Jennifer Jason Leigh.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 115 min.
Interpretación: Alan Cumming (Joe Therrian), Jennifer Jason Leigh (Sally Nash), Gwyneth Paltrow (Skye Davidson), Kevin Kline (Cal Gold), Phoebe Cates (Sophia Gold), Jane Adams (Clair Forsyth), John C. Reilly (Mac Forsyth), John Benjamin Hickey (Jerry Adams), Parker Posey (Judy Adams), Denis O'Hare (Ryan Rose), Mina Badie (Monica Rose), Jennifer Beals (Gina Taylor), Matt Malloy (Sanford Jewison).
Producción: Alan Cumming, Jennifer Jason Leigh y Joanne Sellar.
Música: Michael Penn.
Fotografía:
John Bailey.
Montaje: Carol Littleton y Suzanne Spangler.
Vestuario: Christopher Lawrence.
Decorados: Emma Fairley.

 

NOTAS DE PRODUCCIÓN de Fine Line Features

En las próximas 24 horas, el inestable matrimonio de Joe y Sally Therrian va a sufrir una transformación inesperada ante los ojos de sus mejores amigos, durante una fiesta de aniversario que todos tardarán en olvidar. Los juegos de la fiesta se empiezan a tomar en serio y Joe y Sally se dan cuenta de que están ante el precipicio del cambio al plantearse todas las preguntas que podrían concernir a cualquier relación moderna.

The Anniversary Party es la primera película dirigida por dos actores galardonados: Jennifer Jason Leigh y Alan Cumming y basada en un guión que también escribieron juntos. Pensada para sus amigos y rodada en 19 días con videocámaras digitales, The Anniversary Party es una implacable visión del matrimonio y la amistad, con sus grietas, sus fallos y sus imperfecciones. Un estudio sobre el amor verdaderamente abrumador.

Leigh y Cumming se propusieron escribir un ensayo sobre las modernas relaciones conyugales a través de una historia que transcurriera en 24 horas y que se pudiera rodar en poco tiempo. Se sentaron en torno a la mesa de la cocina de Leigh y comenzaron a crear una serie de personajes basados vagamente en la gente que les rodea en la vida real: personas que han tomado distintas opciones en relación con la paternidad, con sus carreras y con sus relaciones personales. Como figuras centrales de este fresco eligieron a un peculiar matrimonio: Joe Therrian, novelista británico de vanguardia, y Sally Nash, actriz de cine norteamericana. El repentino viraje profesional de Joe hacia la dirección cinematográfica, que coincide con un bache en la carrera de Sally, obliga a la pareja a enfrentarse a una etapa de readaptación.

«Lo de escribir el guión nos salió absolutamente rodado», dice Leigh. «A mí me fascinan las relaciones personales, lo difíciles y fallidas y hermosas que son, y hasta dónde pueden llegar las personas para conservarlas».

Según Cumming, «la verdad es que el guión se escribió solo, sin que nos diéramos cuenta. Lo que queríamos era decir que las cosas que más apreciamos en esta vida -nuestras amistades más íntimas, nuestros grandes amores- son las mismas cosas que más insensatos nos vuelven, las que más nos empujan a comportarnos mal. Queríamos escribir una película madura sobre las cosas que les pasan a las personas adultas. Pero, claro, la conclusión es que a la hora de entender el amor nadie es realmente maduro».

«Queríamos que la película tuviera un poco de humor ácido, y por eso escribimos para la gente que conocemos, con las voces que conocemos tan bien», explica Leigh. Como dice Cumming: «Moldeamos cada personaje pensando en el actor que teníamos en mente. Cal, por ejemplo, fue escrito para Kevin Kline y Skye para Gwyneth. Tuvimos en cuenta cómo hablan ellos, su cadencia, su estilo. De esta forma, aunque ninguno se interpreta a sí mismo, sus personajes son orgánicos porque provienen de algo muy real. Fue divertido inspirarse en la realidad, y con nuestros propios personajes lo sentimos casi como algo un poco escandaloso e ilícito».

Jennifer Jason Leigh y Alan Cumming debutan detrás de la cámara con The Anniversary Party. La decisión de dirigir la película entre los dos también les apartó del camino habitual. «Fue un reto y una ventaja a la vez», explica Jennifer Jason Leigh. «Por un lado compartir la dirección no resultó fácil, porque es una actividad que en general es muy despótica y personal; por otro lado, estamos tan compenetrados que todo salió a pedir de boca». Cumming está de acuerdo con Leigh: «Lo nuestro fue una especie de relación de balancín. Cuando uno de los dos no sabía qué hacer, el otro acudía al rescate», cuenta. «También estuvo bien poder compartir las cosas con otra persona. Y en cierto sentido, como la película habla de la trayectoria de una pareja, de dos personajes que nosotros inventamos y que también interpretamos, dirigir la película juntos nos parecía lo más lógico».

Leigh y Cumming creen que la atmósfera que reinó en el set de The Anniversary Party fue una fuente de inspiración. «Normalmente, cuando un reparto interpreta personajes que son amigos, tiene que esforzarse por crear un clima de intimidad, pero en este caso teníamos una habitación llena de gente que de verdad compartían una historia común. No tuvo nada que ver», explica Jennifer Jason Leigh. «Eso nos permitió transmitir la sensación de que se trata de gente que salen juntos con frecuencia y todos los más y los menos de su amistad».

Cumming y Leigh también se dieron cuenta de que su intensa implicación en la historia que filmaban dio una resonancia especial a sus interpretaciones en los papeles de Joe y Sally Therrian. «Nunca me ha sido más fácil hacer un papel», afirma Leigh. «No hubo ninguna frase que me costara decir, no tenía que acatar las ideas de nadie. Fue una experiencia muy liberadora».

La pareja de directores también se resistió a rematar su película con un final fácil, nítido y sin cabos sueltos. «Si algo aprendimos rodando esta película, es que el hecho de que la gente se quiera mucho no quiere decir necesariamente que puedan estar juntos», explica Cumming. «Sally y Joe se quieren, de eso no hay duda, pero el camino que vayan a tomar a partir de ahí es algo que cada espectador deberá decidir por sí mismo».

The Anniversary Party se rodó en 19 días, en las Hollywood Hills, en una casa de mediados de siglo diseñada por el renombrado arquitecto de Los Angeles Richard Neutra. Neutra promulgó el austero Estilo Internacional, que defiende el diseño diáfano y anticonvencional, la sencillez elegante y la vida en interiores y al aire libre. La élite intelectual se interesa por las casas de Neutra desde hace mucho tiempo. Ayn Rand vivió en un edificio de Richard Neutra, igual que los diseñadores Charles y Ray Eames. Neutra se adapta especialmente a la arquitectura paisajística del Sur de California y ha diseñado muchas casas de cristal y piedra donde la línea que separa el interior y el exterior no está nítidamente establecida.

«La casa Neutra es un personaje más», dice Jennifer Jason Leigh. «Queríamos una casa de cristal porque ese tipo de casas dan una sensación de desprotección y desnudez que ofrece una metáfora perfecta para la película».

Durante el rodaje, el jardín de la casa se convirtió en el punto de reunión favorito de los actores: se sentaban en el césped, se tumbaban en las hamacas y paseaban por el patio. Aquel marco tan hogareño reforzó la atmósfera de intimidad e informalidad que dominó el rodaje. «No había camerinos ni remolques, no había barreras», cuenta Leigh. «Los actores venían a trabajar todos los días, se peinaban y maquillaban ellos mismos, y ya estaban listos para empezar. Fue una forma increíblemente liberadora de hacer una película».

El reparto coral de The Anniversary Party constituye un grupo muy unido: Jane Adams, Mina Badie, Jennifer Beals, Phoebe Cates, John Benjamin Hickey, Kevin Kline, Denis O’Hare, Gwyneth Paltrow, Michael Panes, Parker Posey y John C. Reilly.

«La película habla de gente que está intentando conectar entre sí», resume Jane Adams, «de gente que quiere mantener una relación estrecha pero que no sabe cómo conservarla».

«Está llena de personajes que uno reconoce, que no son sólo invenciones», continúa Jennifer Beals. «Las personas que están en la fiesta están tan acostumbradas al drama y a la ficción, que les cuesta enfrentarse a lo real, a lo doloroso, a lo auténtico. En última instancia, creo que la película habla del amor, no del amor romántico, sino de ese tipo de amor que hay que trabajarse a fondo, de ese amor que puede ser desgarrador y maravilloso al mismo tiempo. La película habla de lo dificilísimo que es hacer que una relación personal funcione -ya sea con tu pareja o con tus amigos- con lo complicadísimas que somos las personas».

«El guión les ha salido del alma a Jennifer y a Alan, y eso se nota», añade John C. Reilly. «Hay momentos divertidos, pero también se basa en cosas muy reales que le ocurren a todo el mundo. Habla de esas encrucijadas vitales en las que hay que optar por un camino u otro, en que hay que dar el salto en una dirección u otra».

A John Benjamin Hickey, que hace el papel del administrador de los negocios de los Therrian, Jerry, le fascinó el realismo de las relaciones que se describen en la película. «El guión expone unas relaciones de pareja que son tan cambiantes como sutiles, y eso a mí me parece muy honesto y muy valiente. Y los personajes son tan ricos que nos motivan a todos, como actores que somos», observa el actor. Kevin Kline añade: «En la mayoría de las películas de Hollywood, la gente se enamora y todo es maravilloso. Pero la vida no es así, y las vidas de la gente real tampoco son así. En la vida real, pasamos mucho tiempo intentando analizar nuestras relaciones, obsesionándonos con ellas, odiándonos entre nosotros. La vida es así, y así es también en esta película».

Esta sinceridad tan cruda y reconocible también le resultó interesante a Parker Posey, que dice así: «Lo que me gusta de esta película es que no pretende dar fórmulas definitivas para que funcionen las relaciones entre dos personas. El matrimonio de los Therrian y sus relaciones de amistad son muy complejas, y por eso son graciosas y a veces tristes al mismo tiempo. Para mí, todo se resume en que no se puede luchar contra las emociones propias ni las de los demás».

«No es frecuente encontrar una historia que sea tan sincera y tan divertida al mismo tiempo», añade Phoebe Cates. «Uno reconoce lo que ve, porque todos hemos visto a gente en este tipo de situaciones y nos hemos preguntado qué estaría pasando a puerta cerrada».

A Mina Badie y Denis O’Hare, que interpretan a los únicos forasteros del grupo, los belicosos vecinos de los Therrian, los Rose, les atrajo el modo en que el guión invita al espectador a convertirse en voyeur de esta reunión de famosos, tal como les ocurre a sus propios personajes. «Los Rose son la puerta de entrada para el espectador, porque nosotros somos lo que se suele llamar gente “normal”», dice O’Hare. «Nosotros representamos a la gente de la calle, y nuestra presencia en la fiesta provoca una gran tensión».

«Los Rose perciben lo que está pasando desde una perspectiva distinta», añade Mina Badie. «Ellos descubren que, en el fondo, estos actores y escritores son personas como los demás, con los mismos problemas y las mismas preocupaciones que afectan a todos los matrimonios. Estos actores son las personas que Monica Rose ha visto en las películas de amor, y le sorprende comprobar que ellos tampoco saben conservar el romanticismo y que para ellos también se acaba. La gente creemos que el amor debería ser tan fácil como en las películas, pero la verdad es que es lo más difícil de todo».

En esta reunión de amigos, la atmósfera de relajación que se respiraba en el plató sirvió de inspiración a todo el reparto. «Fue como que te pagaran por estar con la gente que quieres», dice John Hickey, riendo. «Fue como un campamento», añade Parker Posey. «Creo que disfrutamos de una atmósfera increíblemente creativa», continúa Denis O’Hare. «Operábamos entre nosotros con completa confianza y completa espontaneidad. Por ejemplo, todas las noches Kevin Kline tocaba el piano, John Reilly se sentaba y se ponía a cantar y todo el mundo contaba chistes. Fue muy divertido, nos dio la ocasión de hacer algo con más libertad». Mina Badie lo resume así: «Fue como actuar en tu propio cuarto de estar. El ambiente era totalmente seguro, y te sentías capaz de asumir cualquier riesgo, porque te sentías completamente apoyada».

Al comienzo del rodaje, la mayor parte de los miembros del reparto se preguntaban cómo sería trabajar con dos directores, pero todos se sorprendieron de comprobar lo fácil que resultaba. «Es una nueva experiencia, pero ha estado fenomenal, porque los dos son muy listos y mentalmente están totalmente compenetrados», observa Gwyneth Paltrow. «Yo lo llamo dirección gemela», comenta Denis O’Hare. «Los dos son la cabeza y el alma. Jennifer y Alan están siempre pendientes de que haya de las dos cosas en todo momento». Mina Badie lo resume así: «Creo que cuando tienes que preocuparte de darles a dos personas lo que te están pidiendo terminas dando una interpretación más matizada. Te dan el doble de ideas».

Otro aspecto de la producción que fue del agrado de los actores fue la velocidad de vértigo que llevó el rodaje y ese estilo de filmación que impone el vídeo digital, que prima lo rápido, lo puro y lo dominado por el movimiento. «Me encanta cuando todo se mueve rápido», reconoce Parker Posey. «Fue otra de las cosas que contribuyeron a crear esa sensación de libertad absoluta».

Alan Cumming lo resume así: «La verdad es que fue un auténtico milagro. Desde el momento en que nos sentamos a la mesa de la cocina de Jennifer para escribir la historia y hasta el último día de rodaje, todo salió absolutamente rodado. Y en todo momento nos vimos apoyados por un grupo de gente maravillosa y llena de talento. Para un par de directores primerizos, fue una experiencia de ésas que te tienes que pellizcar para ver si estás soñando».


Fuente: Aurum


Imágenes y notas de producción de The anniversary party - Copyright © 2001 Fine Line Features, Ghoulardi Film Company y Pas de Quoi. Fotos por Peter Sorel. Fuente: Aurum. Todos los derechos reservados.

<< Página principal de The anniversary party

estrenos | críticas | novedades | cartelera | preestrenos
especiales | carteles | buscar | servicios de contenidos | contacto

La Butaca © Ángel Castillo Moreno, 1999-2001. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

LA BUTACA
Revista de Cine online

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Especiales
Carteles
Buscar
Contenidos
Contacto
Añadir a Favoritos

 


INSERTA TU MAIL

Recibe cómodamente
en tu buzón los estrenos
de cine de cada semana

Internet Explorer
800x600