LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Carteles | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


INLAND EMPIRE


Dirección y guión: David Lynch.
Países:
USA, Polonia y Francia.
Año: 2006.
Duración: 178 min.
Género: Drama, suspense.
Interpretación: Laura Dern (Nikki Grace/Susan Blue), Jeremy Irons (Kingsley Stewart), Justin Theroux (Devon Berk/Billy Side), Harry Dean Stanton (Freddie Howard), William H. Macy (anunciador), Jan Hench (Janek), Bellina Logan (Linda), Amanda Foreman (Tracy), Diane Ladd (Marilyn Levens), Kristen Kerr (Lori), Julia Ormond (Doris Side).
Producción: David Lynch y Mary Sweeney.
Fotografía: Odd-Geir Saether.
Montaje: David Lynch.
Dirección artística: Christina Wilson y Wojciech Wolniak.
Vestuario: Heidi Bivens y Karen Baird.
Estreno en USA: 6 Diciembre 2006.
Estreno en España: 23 Febrero 2007.

CRÍTICA por Miguel Á. Delgado

  Si usted es de los que no soporta el cine de David Lynch, sea la versión que sea, manténgase al menos a 250 metros de cualquier sala que proyecte esta película. Si es de los que sólo admiran su vertiente “clásica” (“Una historia verdadera”, “El hombre elefante”), pueden reducir esa distancia a 100 metros. Si es de los que aprecian obras más arriesgadas como “Terciopelo azul” o "Mulholland Drive"), aunque se sienten molestos por las secuencias más oníricas o las digresiones surrealistas que las recorren, quizá puedan detenerse delante del cine a mirar con curiosidad el cartel.

 

  Finalmente, si usted pertenece a la exigua minoría que verdaderamente disfruta y degusta lo que para otros muchos no son más que pomposos excesos autorales, quizá pueda atreverse a comprar una entrada y sentarse en la sala. Y observen bien que hemos utilizado el “quizá”, porque ante una dosis tan elevada, extensa y concentrada de un estilo que sólo podemos calificar como “Lynch reloaded”, tres horas de universo propio ajeno a cualquier convención no ya narrativa sino de construcción del relato, lo más probable es que ni remotamente esté preparado para lo que se le avecina.

  “Inland empire” es, posiblemente, y con la quizá única excepción del marciano Apichatpong, la propuesta más radical y contundente, la mayor aventura visual y conceptual que ha llegado a nuestras pantallas en años. De hecho, sólo cabe alabar la valentía de su distribuidora al aceptar la apuesta lanzada por un creador que ha conseguido el envidiable estatus de hacer, literalmente, lo que le da la gana. Y que, para colmo, cuando ha tenido que pagar peaje, lo ha hecho con maravillas como “Una historia verdadera” (porque, ¿y de cuántos se puede decir eso?, Lynch no hace películas “clásicas” no porque no sepa hacerlas, sino porque no le apetece). Quizá por eso sus aventuras fílmicas, logradas o no, tienen siempre el poso del verdadero experimentador, de quien cree de verdad en lo que hace, más allá de la pose intelectualoide de tantos de sus imitadores.

  Como el avión que remolca al planeador hasta una altura determinada para luego abandonarlo y que éste vuele por sí mismo, Lynch inicia su largometraje con un leve y extraño hilo argumental, el inicio del rodaje de una película que supondrá el regreso a la gran pantalla de Nikki Grace (interpretada por Laura Dern), una estrella de Hollywood casada con un absorbente millonario que la ha apartado del cine, y que busca volver a lo grande con este proyecto. Lo que ni ella ni Devon Berk (el galán de la película interpretado por Justin Theroux) saben, es que este proyecto es, en realidad, el remake de una obra maldita que nunca llegó a terminarse, pues sus dos protagonistas murieron en extrañas circunstancias.

  Inteligible, ¿no? Y sí, es verdad que hasta aquí, más o menos, puede seguirse la historia. Pero a partir de un punto situado en torno a los 30-45 minutos, todo se disloca: la avioneta que nos ha remolcado se desengancha y nos deja solos, a merced de las corrientes ascendentes y descendentes. De repente, perdemos cualquier asidero espacial o temporal, y de la misma manera que un planeador puede terminar abruptamente su vuelo o prolongarlo durante horas, más por las combinaciones de corrientes que por la voluntad de su piloto, el film se desparrama durante dos horas más, en un viaje en el que vamos atravesando diversas capas, de la película que se está rondando a la maldita, a otras realidades que ni siquiera sabemos de dónde salen, con personajes que se transmutan, otros que aparecen, planos inquietantes y la siempre ominosa y sugerente banda sonora marca de la casa… es el Lynch desencadenado, y nadie puede quedar indiferente cuando penetra en su mundo sin nada que le proteja: una historia, unos personajes, un guión… estamos desnudos y totalmente desprotegidos ante su furia creadora.

  Quizá la clave resida en esas escenas en las que el personaje de Laura Dern, sentado en una silla, mira hacia un sofá y se ve a sí misma, íntimamente transformada, en un encadenado de planos fijos que inevitablemente recuerda al polémico y mítico tramo final de "2001: Una odisea del espacio". Pero lo que Kubrick se atrevió a hacer durante sólo 20-30 minutos, aquí ocupa la mayor parte del metraje de esta larga, extenuante y descolocadora propuesta.

  Quizá su talón de Aquiles sea, precisamente, esa avalancha experimental: a lo largo de sus escenas desquiciadas, asistiremos a momentos hermosos, inquietantes, potentes… pero también a meandros aburridos, gratuitos, enervantes. Para cuando aparezcan los títulos de crédito, que los que queden en la sala presenciarán con el alivio y las ganas de hacerse una camiseta donde ponga «Yo vi entera "Inland Empire"» en la primera tienda que encuentren, el número musical que los acompaña le deja a uno la eterna duda ante este tipo de cine: «¿esto va en serio o me han estado tomando el pelo?» (pregunta que, curiosamente, a uno no le abandona cuando se enfrenta a nombres fascinantes como éste, Tarkovski o, de nuevo, Kubrick).

  En su contra pesa que quizá sea el compendio de muchas ideas sueltas y pretéritas de Lynch, como su peculiar sitcom conejil, que, lejos de enriquecer, entorpecen el libre vuelo de su propuesta. De todas formas, pase lo que pase, cuando la gente salga de la sala (no necesariamente cuando haya terminado la proyección), unos, la mayoría, irán echando pestes de la cinta y del pobre crítico que se la haya recomendado. Otros, muy pocos, pensarán que han presenciado algo irrepetible, único y fascinante. Y lo más curioso es que ambos, a su manera, tendrán razón.

Calificación:


Imágenes de "Inland empire" - Copyright © 2006 Studiocanal, Camerimage y Asymmetrical Productions. Distribida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Inland empire"
Añade "Inland empire" a tus películas favoritas
Opina sobre "Inland empire" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Inland empire" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Juegos secretos (Little children) (Little children)     13 (Tzameti)     El libro negro (Zwartboek)     La vida de los otros (Das leben der anderen)     Bosque de sombras (The backwoods)

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad