LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes

APUNTA  TU CORREO

 
 

De compras de cine por internet
      De compras de cine por internet
De compras de cine por internet

 
 
 


Fotos ampliables

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Ampliar foto

Más fotos (26)

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9


     Estrenos | Cartelera | Críticas | Preestrenos | DVD | Sorteos | Top10 | Actualidad | Enlaces
 


ENTRE MUJERES
(In the land of women)


Dirección y guión: Jonathan Kasdan.
País:
USA.
Año: 2007.
Duración: 98 min.
Género: Drama romántico.
Interpretación: Adam Brody (Carter Webb), Meg Ryan (Sarah Hardwicke), Kristen Stewart (Lucy Hardwicke), Olympia Dukakis (Phyllis), Makenzie Vega (Paige Hardwicke), Dustin Milligan (Eric Watts), Clark Gregg (Nelson Hardwicke), Elena Anaya (Sofia Buñuel), Jobeth Williams (Agnes Webb), Ginnifer Goodwin (Janey).
Producción: Steve Golin y David Kanter.
Música: Stephen Trask.
Fotografía: Paul Cameron.
Montaje: Carol Littleton.
Diseño de producción: Sandy Cochrane.
Vestuario: Trish Keating.
Estreno en USA: 20 Abril 2007.
Estreno en España: 1 Junio 2007.

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

Desorientación en los afectos

  La familia Kasdan desembarca con un melodrama intimista y de problemática emocional, que hunde sus raíces en el propio cine y que tiene mucho de autobiográfico. Bajo la sombra de su padre Lawrence –productor ejecutivo del film–, Jonathan Kasdan debuta como director y guionista cinematográfico, y lleva a la pantalla algunos de sus recuerdos familiares, sus experiencias tras el cáncer y la ruptura con su novia, y probablemente también sus esfuerzos creativos para generar historias a partir de la realidad vivida.

 

  Nos cuenta la historia iniciática de Carter, un joven y primerizo guionista al que abandona su novia, una guapa actriz de Los Ángeles. Perdido en su confusión y en busca de tranquilidad, viaja a Detroit para visitar a una abuela sola y desatendida, para poner orden en sus ideas y centrarse en la escritura de un libro repetidamente pospuesto. Pero allí conoce a Sarah, una vecina que pasa por difíciles momentos en su madurez, y también a su hija adolescente Lucy, ambas desorientadas y necesitadas de afecto, de alguien que las escuche y atienda.

  Con este planteamiento inicial, la cinta se convierte en una historia de personajes perdidos emocionalmente, de relaciones y ayuda en sus inseguridades y contratiempos. Cada uno pasa por las dificultades propias de su edad, y vemos a una niña precoz y avispada, una adolescente enamoradiza con sentimiento de culpa y distanciada de su madre, una mujer engañada por su esposo a la que le descubren un cáncer de mama, y una anciana obsesionada con la muerte. Cuatro mujeres con distinto panorama vital pero con la misma necesidad de ser escuchadas y de decir la última palabra, bien porque la esconden desde hace tiempo –los secretos familiares vuelven a la pantalla– o porque necesitan un desahogo ante la angustia vital por la que atraviesan. Con todo, cada una de las situaciones no esconde novedad alguna y el guión resulta previsible y poco verosímil, siempre dentro de los cánones del melodrama sentimental de búsqueda de uno mismo y de su lugar en el mundo (una vez más). Abundan los tópicos en cada generación, con juegos infantiles traumáticos, adolescentes de instituto que se pavonean ante su chica o mujeres en crisis afectiva de madurez.

  Pero la mayor falta de verosimilitud proviene de la figura del joven Carter metido a consejero sentimental, siempre con la palabra adecuada para dar a su confidente la seguridad que él no tiene, experto en psicología femenina cuando no es capaz de entender el abandono de su novia, con un poso de madurez que esconde la superficialidad de un escritor que domina la técnica pero cuyas historias carecen de la verdad de la vida. Bajo este punto de vista, la historia se convierte en un viaje de maduración personal y encuentro consigo mismo del que acabará agradecido a sus vecinas. Proceso de ayuda mutua, y también proceso creativo en el que se apunta la necesidad de conectar la literatura-cine con la propia experiencia vital. De hecho, durante buena parte de la película, la incertidumbre productiva-sentimental de Carter se traslada a un espectador al que induce a pensar que sus aproximaciones a madre e hija –y la manera en que las escucha y facilita las confidencias– no son más que una búsqueda de vivencias para construir su vida –o lo que es lo mismo, escribir su libro–, pero que no responde a ningún sentimiento de amor particular y verdadero.

  La factura de la película es convencional, deudora de las series televisivas para las que Jonathan ha trabajado. Abundancia de planos-contraplanos para recoger diálogos y relaciones de pareja, de planos americanos y movimientos de cámara que permitan narrar historias personales en un ámbito bien delimitado y localista, música moderna y juvenil para dar frescura a unos ambientes estudiantiles en los que las emociones están a flor de piel, y una fotografía diáfana que da luz a unas vidas que caminan a oscuras entre la fragilidad del amor y la amenaza de la muerte. Aunque se haya promocionado como comedia romántica, no lo es en realidad: la presencia de momentos afectivos y conmovedores se completan con otros de tono más sombrío y dramático, aunque nunca se cargan las tintas en los aspectos dolorosos de la enfermedad, la infidelidad o la muerte. El director obvia cualquier tipo de realismo físico o emocional para hacer un producto complaciente y artificioso, demasiado pegado a un guión de laboratorio, muy literario y de ideas preconcebidas, en las que se convierte a Carter y a su vecina Sarah en sus “alter ego” en la pantalla, de manera un tanto forzada e intelectualizada.

  Las interpretaciones son, en general, aceptables, y las mujeres quedan mejor retratadas que el protagonista a pesar de su esquematismo prototípico, con una Meg Ryan correcta en su papel de mujer cargada de afectividad que precisa expandirse, y una espléndida Olympia Dukakis como abuela senil y divertida en sus comentarios paradójicamente lúcidos. La breve aparición de Elena Anaya como novia dada a la fuga resulta convincente y pletórica de fuerza, mientras que lo contrario sucede con el personaje del marido de Sarah, mal esbozado y que debería haberse cuidado más para que aportase contraste al caótico universo femenino que le rodea. Por su parte, Adam Brody se esfuerza por dar vida a su personaje, aunque queda atenazado por el dibujo hollywoodiense que de él hace el guión.

  La propuesta de Kasdan hijo se deja ver como puro entretenimiento sin pretensiones, aunque le falta fuerza en su intento de construir personajes de carne y hueso con sus luces y sombras, y peca de un tono televisivo previsible y plagado de tópicos. No hay nada especialmente recriminable ni tampoco destacable en esta ópera prima, tan frágil y endeble como los sentimientos y planteamientos vitales de sus personajes.

Calificación:


Imágenes de "Entre mujeres" - Copyright © 2007 Castle Rock Entertainment y Anonymous Content. Distribuida en España por Manga Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Entre mujeres"
Añade "Entre mujeres" a tus películas favoritas
Opina sobre "Entre mujeres" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Entre mujeres" a un amigo

 


OTRAS PELÍCULAS

Más extraño que la ficción (Stranger than fiction)     Recortes de mi vida (Running with scissors)     ¡Porque lo digo yo! (Because I said so)     The Darwin Awards: Muertes de risa (The Darwin Awards)     Tara Road

::::: Pincha aquí para añadir LA BUTACA a tus sitios favoritos :::::

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2007 LaButaca.net. Valencia (España).
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | DVD | carteles | top10 | de compras
 
sorteos | libros | videojuegos | reportajes | especiales | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | la ventana indiscreta |
quiénes somos | contacto | publicidad